Del Tintero


OMAR ZAVALA AGÚNDEZ… NACIDO PARA POLÍTICO

  • Con luz propia

Por: Armando León Lezama

En el escenario de política, desde su orgulloso pasado tricolor, a resultado ser un nacido, no solamente para el servicio público, representación popular; sino básicamente para la política.

Cada oficio, profesión, área de conocimiento, tiene sus personajes que le dan vida.

En el caso del abogado Omar Antonio Zavala Agúndez, primeramente, no lo descarta ser un militante distinguido en las filas de MORENA; por el contrario, lo reconcilia con las mayorías de la población.

De hecho, Andrés Manuel López Obrador, fue un priísta.

Priísta, que al igual que aquellos priístas que integraron la corriente democrática que se salió en 1988 del PRI, para estar del lado correcto de la historia del país mexicano.

De ese bloque de priístas de la talla de don Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano, que impulsaron la lucha de la izquierda mexicana, como obligada actitud honorable, del deber ser.

Sin la denominada corriente democrática, sin Andrés Manuel López Obrador, la historia de las cúpulas que han corrompido todo a su paso, seguiría de intocable.

El movimiento de las masas sociales hacia triunfos electorales, en México, ha sido concretado por el binomio: Pueblo – expriístas.

En el caso Sudcaliforniano, la situación no ha sido diferente.

El PRI, cayó tras 70 años de poder absoluto, obedeciendo a su dirigencia partido – gobierno, quienes se habían asociado con personajes neoliberales.

Esos para quienes todo se compra y se vende por dinero.

Más un priísta – Leonel Efraín Cota Montaño – que abandonó esas filas para pasarse a los terrenos de los partidos políticos de la izquierda mexicana y quitar el poder ejecutivo estatal a un PRI en decadencia, sin credibilidad y viciado en múltiples formas.

El PRI como sistema político, como régimen de gobierno, cayó de la gracia del respetable elector, en un país donde la participación se hiba ensanchándo y democratizándose.

No sé porque la vida impone esta fórmula pueblo – expriístas; pero ha ocurrido a nivel nacional y en el Estado 30 de nuestra república.

De modo que existen personajes que la vida política, social y cultural los hace herramienta de cambio a fabor de las mayorias reprimidas, en pobreza y desventajas ante un grupúsculo envilecido, enriquecido e impune que solamente se sacude, cuando el pueblo entra en rebelión, insurgencia y hambre de no más de lo mismo.

Desde mi observación, quien fuera diputado local y presidente – dos veces – del poder legoslativo de Baja California Sur, la vida le tiene deparada grandes misiones.

Nació para ser político y puede llegar a ser, incluso, gobernador de la entidad Sudpeninsular.

Es institucional, y no busca rebazar a nadie indebidamente; pero tampoco aceptará formas, actitudes, procedéres indebidos.

Es decir, ser institucional; no es ser dócil.

Por ello, de manera natural y con el trabajo de misión cumplida donde lo coloque su actual jefe inmediato, Víctor Castro Cosío, gobernador constitucional de la media península, de 2021 a 2027, va demostràndo tener luz propia y oficio sobrado de político.

Se sigue formándo, y no es alguien para no ser tomádo en cuenta en encuestas que muestrán rostros y perfiles de mermados y potenciables, candidatos ganadores.

Es entonces, que viene con trayectoria propia, no opacado y sí dedicado a servir, sin ser monedita de oro, pero tampoco cobre.

Sí, pura plata.

En las últimas semanas, sigue activo como de costumbre, sin protagonismos; pero sí dejándo bien represrntado a un gobierno de cambio que ocupará de él – Omar – y quienes como él, no le quieren fallar al movimiento de regeneración nacional, ni a la historia nacional, mucho menos a sí mismos.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s