En la Opinión de Alfredo González


Aconteció en Hermosillo, Sonora

En una visita realizada a la capital sonorense tenia algunas amistades hechas en la escuela de posgrado en Nayarit y aproveche para explicarles que me inquietaba mucho el no conocer a fondo mis raíces paternas. Tenía conocimiento de que mi padre era nieto de un chamán del bacatete. Entonces no dimos a la tarea de visitar al cronista de Hermosillo que está separada por una sola calle e inmediatamente sentimos la empatía de aquel hombre de muchos conocimientos, lo puse al tanto no sin antes saborear unas ricas tortillas de agua hechas por unas mujeronas a doble brazo y las doblaban para enterrarles el diente calientitas, una machaca legitima y unas coyotas auténticas salpicaron la plática.

De sobremesa nos fuimos viendo hasta lo que recordaba y me dijo que era posible que mi padre haya nacido en la escuela Elías Calles que era un cuartel y hospital durante la revolución.

Pateamos por el centro de Hermosillo, regresamos, me obsequio unos libros de la cultura Yaqui y especialmente me entrego una pequeña gamuza que después la conoció el mundo donde venía plasmado el juramento Yaqui.

Voy a transcribirlo porque es un pensamiento profundo que incluye misticismo, ecología, respeto por la tierra y sus frutos, el dominio propio de las pasiones y su amor por los crepúsculos que Dios nos entregó en cada atardecer y dice así: 

¡Oh, gran espíritu cuya voz escucho en el viento”

Y da soplo de vida a todo el universo

Escúchame. Yo soy pequeño y débil.

Necesito de tu fuerza y tu sabiduría.

Permíteme caminar en la belleza y has que mis ojos siempre

El rojo purpura de los atardeceres.

Permíteme que mis manos respeten las cosas que has hecho.

Y haz mis oídos agudos para escuchar tu voz.

Dame sabiduría para que pueda comprender las cosas que tú le has enseñado a mi gente.

Permíteme respetar los tesoros que tú has escondido en cada hoja y en cada piedra.

Yo busco la fuerza pero no para ser más grande que mi hermano

Pero si para luchar contra mi más grande enemigo: yo mismo.

Has que siempre esté listo para venir hacia ti con las manos limpias y los ojos serenos.

Para que cuando mi vida desaparezca

Como se desaparecen los crepúsculos

Pueda mi espíritu ir hacia ti sin vergüenza alguna.

En mi habitación del hotel lo leí una y otra vez. Es una convocatoria a los ecologistas, a los que luchan por el medio ambiente, a los irresponsables que viven en la Rivera por ejemplo del rio Suchiate donde flotan animales muertos, basura, excremento destruyendo lo que esa voz en el viento nos entregó. Es una bofetada para aquellos que piensan que el petróleo es la única fuente de vida y todavía no se percatan que una de las naciones más drásticas que todavía usa la fuerza bruta esta almacenando agua a miles de metros cúbicos porque tienen esa visión que llegara un momento en que el agua sea la moneda de cambio.

Tiene un compendio donde establece el Yaqui que uno de las metas del ser humano es dominarse a sí mismo porque el hombre finalmente es el enemigo del hombre… esa es la voz que escucho en el viento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s