En la Opinión de Alfredo González


Reflexiones

Nos dimos a la tarea de buscar el significado y el vocablo de reflexiones y esto nos arrojó: “Pensamiento o consideración de algo con atención y detenimiento”.

Lo anterior fue lo que percibí el miércoles por la mañana cuando asistí a una invitación que se me hiciera de parte del Lic. Guillermo Mercado Romero con un grupo de sudcalifornianos nacidos o venidos de otras partes y que su desempeño en estas tierras son aceptados por el núcleo social.

La idea central fue la de presentar el modesto esfuerzo titulado “El Último Trecho” que había sido pospuesta desde la última semana del año anterior por un problema respiratorio que fue el mismo incapacitado para hacerlo pero que la plática para hablar sobre el texto fue dinámica. Dieron sus opiniones. Hubo opiniones estimulantes para un servidor no solamente desde el punto de vista de aprendiz de escritor sino también por las diversas actividades que a través de 50 años se han venido desarrollando. La emoción nos arrojó y en el primer contexto les dije que me hizo recordar la humildad del viejo roble impulsor del normalismo en esta entidad, el maestro Domingo Carballo Félix que al recibir el máximo galardón de maestro de maestros dijo con palabras muy sencillas: “No creo haber hecho tanto para merecer tanto”. Por mi parte reconozco que fue uno de mis días porque pensé que pasaba inadvertido pero fui encontrando mi opinión como un hombre que ha dedicado su vida a las comunicaciones como Feliciano Núñez Enciso a la constituyente María Luisa Salcedo Morales. Viejos amigos en el tricolor como Jesús Murillo Aguilar, Antonio Ortega Salgado, a la señora Irene Caballero y Nieta, a la nobleza de Francisco Martínez Mora y su esposa Lupita de la Peña. En fin, a un manojo de inquietudes que no están ajenos a lo que sucede en el ámbito nacional y estatal.

Pero la participación se remontó hasta la altitud del ranchero sudcaliforniano, al que aprobó el plebiscito para elegir al primer gobernador nativo y un servidor dijo claramente que hay una lucha de 100 años, de 1920 hasta 2020 donde se tuvo que batallar contra la arrogancia y abusos de autoridades militares claro está con las honrosas excepciones de Mujica, Juan Domínguez Cota y Librado Abitia. En ningún momento hubo agresiones verbales para nadie, y como no se está escondiendo nada se insistió en que se debe ciudadanizar todo planteamiento político. El camino todavía es largo pero entre más pronto empecemos se ira avanzando.

No fueron actitudes nostálgicas enfermizas sino el deseo de sentirnos vivos. Hubo merecidos reconocimientos porque causó impacto la portada del libro donde aparece el hombre surgiendo de la tierra misma y que siendo un artista reconocido se negó a cobrar un solo centavo.

Todas estas cosas hacen la reflexión. Como nunca es tarde hubo personas presentes como el prestigiado medico Francisco Martínez Mora, un hombre que todavía no se alcanzan a medir sus reflexiones en el congreso del estado cuando se conservaba la H de Honorable. Creador de los congresos infantiles y juveniles aunque a veces hay incapacidad de honrar porque mucha gentuza se ha olvidado que el honrar honra y algunos ni siquiera se han dado cuenta la grandeza de contar entre los otros a todos aquellos que han sobrevivido como María Luisa, Eligio Soto López y el gran ausente de los eventos por su edad, el maestro Armando Trasviña Taylor.

Por eso cuando alguien propuso que se me preguntara si quería pertenecer a un grupo no dudamos en decir con mucho gusto y por una razón: porque me sentía entre amigos, viejos y queridos amigos como Norma Castañeda y por una persona que no se me pego el apellido llamada Juanita.

Reflexiones también es un llamado, una convocatoria a jóvenes, adultos a los de la tercera edad y con mayores responsabilidades que están a cargo de un puesto público que lamentablemente en algunos casos mercadean con su autoridad.

Pienso que para la semana que entra daré más detalles de esto último.

La frase de este viernes es: reflexionemos que no podemos vivir permanentemente polarizados. Reflexionemos en que un administrador de segunda o de tercera no puede ofrecer posiciones pasando por encima de una máxima autoridad. Reflexionemos de que todo en la vida tiene sus limitantes”. Que sea para bien.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s