En la Opinión de Alfredo González


Que los niños nunca pierdan la esperanza

Tres hombres ricamente ataviados de finos ropajes representaban otros tantos reinos de oriente. Uno provenía de Europa, el otro de África y uno más de Asia. Es como los señala la historia sagrada: Melchor, Gaspar y Baltazar.

¿Qué hacían lejos de sus lugares de origen? Su conocimiento sobre el movimiento de las estrellas y desde luego de la astrología los tres advirtieron el movimiento de una estrella fulgurante que fue quien los guió hasta la humildad de un pesebre, donde en forma respetuosa se postraron y uno le ofreció el cofre con oro que simboliza el poder de los reyes, un segundo la mirra y el tercero el incienso.

El oro por ser rey, mirra por hombre e incienso por representar a Dios.

Cuando uno de los Herodes decidió matar a los niños que se les recuerda el 28 de Diciembre, día de los inocentes, se debió a que estos tres personajes dijeron que habían tenido la visión en su profecía de que vendría un ser quien sería el más poderoso de todos los reyes.

Anualmente se recuerda el hecho el día 6 de Enero llevando alegría a los niños y consolidando la esperanza quien mejor recurso con el que cuenta el mundo es el ser humano.

Hay lugares donde organismos de servicio social se dan a la tarea de recolectar juguetes para obsequiar a los niños. Un acto de suprema buena voluntad que hace renacer esperanzas porque los niños no tienen la culpa de los distintos de aquellos que no entienden que en ello se encuentra la prolongación de la especie.

Seguramente en diversos puntos de este país no todo puede ser desgracia, y así como hay negro hay blanco, así como hay maldad hay bondad, así como hay robo hay honestidad.

Seguramente en diversos lugares de nuestra entidad se les observó a esas buenas gentes el poder en recursos materiales para llevar un poco de alegría a los niños como homenaje al justo que fue sacrificado.

Así se le vio confundido entre integrantes de áreas de servicio social a Oscar Legss en el municipio de Los Cabos. Colonia por colonia, comercio tras comercio y festejar a los niños del extremo sur de la media península.

Hay muchas formas de manifestar el humanismo como también hay muchas formas de expresar la dureza porque la incredulidad en los techos acecidos hace miles de años los arropa en la insensibilidad. Imaginémonos a los niños en ucrania, donde la rosca de reyes serán bombas y granadas de mano, de asesinatos masivos y del crecimiento de un odio que cada vez nos acerca menos de la frase sublime de aquel justo: “amaos los unos a los otros”.

El pesebre y la presencia de tres hombres sabios, los pastores, y la santidad de una sagrada familia siguen siendo un reclamo a todos aquellos que con sus actos continúan siendo una ofensa a la desgracia.

La frase de este jueves seria: “Amen”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s