En Corto


LA MARCHA DEL MÉXICO QUE MIENTE

Por Carlos González Muñoz

Muchas de las personas que participaron en la marcha para defender al INE el pasado domingo 13 de noviembre en la CDMX, y en otras cuarenta ciudades del país, seguramente lo hicieron convencidos de estar luchando por una causa justa. ¡Qué decepción!

Quienes salieron ese día a defender a un Instituto Nacional Electoral, INE, organismo que podrá contar con el reconocimiento y apoyo de los partidos políticos que convocaron a la marcha de protesta, el PAN y el PRI, pero que en contraparte ha perdido el respeto y confianza de un sector mayoritario de la sociedad mexicana, particularmente de aquella que se identifica y defiende el proyecto de la Cuarta Transformación que encabeza el Presidente de la República, estas personas que asistieron a la marcha han aceptado sin objeción la versión difundida por los dirigentes de ambos partidos, repitiendo una y otra vez que la reforma electoral de AMLO pretende la desaparición del INE cuando el objetivo verdadero no es desaparecer al árbitro electoral, mucho menos eliminar la credencial de elector, sino democratizar la selección de consejeros y magistrados para que estos sean electos a través del voto popular, facultad que actualmente retienen los partidos políticos. Otro objetivo de la reforma es reducir el número de legisladores federales de 500 a solamente 300, entre otros cambios cuyo objetivo es reducir el gasto.

“El INE no se toca” fue, mentirosamente, el grito de batalla.

Sin embargo lo que verdaderamente motivó a muchos de ellos a asistir a la marcha no fue defender los privilegios del árbitro electoral, sino manifestar su rechazo frontal, definitivo, a la transformación social y política que el pueblo de México y el actual gobierno federal han iniciado a partir de 2018, aprovechar la oportunidad que les ofreció la marcha para poder expresar por primera vez, abierta, colectiva y públicamente, su odio clasista y racista hacia un gobierno que está llevando a la práctica el combate a la corrupción y haciendo realidad la consigna de “primero los pobres”.

La marcha que se llevó a cabo en la CDMX fue la más concurrida de todas y también la de mayor trascendencia política porque unificó en un solo frente rumbo al 2024, tanto a los líderes de los partidos de oposición como también a una clase media atrapada en el individualismo consumista y poco acostumbrada a defender sus intereses de manera colectiva.

La marcha del domingo es el primer ejercicio de gran envergadura que la derecha mexicana realiza con el propósito de acumular fuerza y experiencia para llegar unificada en 2024, condición indispensable para poder disputar a Morena la silla presidencial con ciertas posibilidades de éxito.

Se trató de un salto cualitativo: Del odio y frustración individual expresado por este sector de mexicanos exclusivamente a través de las redes sociales por mucho tiempo, el domingo pasado ese odio y frustración se trasladaron a las calles y avenidas de la nación, se hicieron visibles y de cuerpo entero.

Vaya un ejemplo de muestra: En los noticieros del Sistema Público de Radio y Televisión se hizo viral la doñita de la tercera edad que con el rostro desencajado y una mirada que despide desprecio puro, le reprocha airadamente a Andrés Manuel López Obrador ser “naco” y “un patarrajada”, discurso de odio que solamente se vertía en el espacio virtual pero que ahora adquiría cuerpo.

¿A qué México defiende esta señora?

Obviamente no al país mayoritario de morenos y morenas que somos, tampoco a ese México que figura entre los países de mayor desigualdad social del planeta y que hasta hace poco era líder mundial y ocupaba los primeros lugares en corrupción por culpa de gobiernos que promovieron impunemente el saqueo de los recursos humanos y naturales de la nación por parte de empresas y gobiernos extranjeros.

Mexicanos como la doñita vociferante, el país que defienden es el México del PRIAN, el de los Felipe Calderón, Fox y los Peña Nieto, de los Lorenzo Córdova, nunca el país de los pueblos yaqui o de las comunidades indígenas de Guerrero y Chiapas.

Dos países, dos visiones: Usted ¿qué México defiende?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s