En la Opinión de Alfredo González


  • Aniversario de Loreto 70
  • Presente el gobernador del estado
  • Castro Cosío honra a su entidad

La importancia de su historia es la relación de los sucesos acontecidos apoyándose en el procedimiento de la filiación que consiste en analizar el pasado, compararlo con el presente y trazar el futuro sin contratiempos.

Desde el plebiscito de 1920 la fecha de Loreto 70 transcurrió una centuria.

Mucho nos place que el gobernador del estado sea sensible al último parte aguas que se llevó a cabo en un plano de orden: organización y fundamentaciones.

Pero debemos reconocer que para llegar a Loreto 70 tuvo que ver mucho el plebiscito cuando un grupo de gentes le decían a un vendedor de máquinas y representando a una empresa minera de Sonora que si porque no había un gobernante de la región, quizá aquí surja el vocablo de regionalismo. Pasó el tiempo y un grupo de personas enviaron unos mensajes siendo presidente Venustiano Carranza para que de acuerdo a sus facultades que indicaba el artículo 89 de la fracción segunda pudiera nombrar o remover los gobernantes de los territorios federales y que se deseaba una elección eminentemente democrática. Carranza denegó la petición pero poco tiempo después es muerto en su camino hacia Veracruz y llega al interinato don Adolfo de la Huerta, aquel mismo que escuchaba a los lugareños terrisureños que querían un gobernador de aquí y aprobó el plebiscito. Compitieron por los civiles el contador y ganadero Agustín Arriola Martínez y por los militares el coronel Urbano Angulo. Gano el civil. La administración Arriolista fructificó, envió a los primeros estudiantes a la Ciudad de México porque al centralismo chocante era que no teníamos gente preparada.

Pues en la rotonda de los sudcalifornianos ilustres esta Jesús Castro Agundes, Agustín o lachea Avilés, Rosaura Zapata Cano, Manuel Márquez de León e Idelfonso Green Ceseña. Esos botones representan guerreros, maestros, e introducción del sistema preescolar a esta tierra.

El camino fue largo, después vinieron los fuses: 1945, 1958, y 1965 hasta llegar Cervantes del Rio que no era nativo aunque si civil. Quizá el único error de don Bonifacio Salinas fue que en un acto de ira declaro que los sudcalifornianos éramos flojos y muertos de hambre.

Cuando el boleo retiró su contrato en 1954 los mineros cachanias demostraron de que acero estaban forjados y el pueblo se negó a morir como se está negando ahora, con ayuda de gentes como Oscar Legss con la firmeza de Víctor Manuel Castro Cosío y con los llamados recurrentes de Edith Aguilar Villavicencio el pueblo recobra su calma. Hoy al cumplirse más de 50 años de la gesta de Loreto 70 tal vez porque no lo recordaron no fui convocado, quizá por las limitaciones que tengo en la espalda baja pero me hubiera animado pedirle un aventoncito al señor Castro Cosío porque también me siento parte de ese pueblo. Esa actitud de respeto del ejecutivo porque conjuntamente con los loretanos recuerdan con la nueva generación la memoria de los que se marcharon, indica que no se ha olvidado de su tierra.

Es bueno, que el gobernante vea por sí mismo lo que le ha hecho y lo que falta por hacer, se ama una tierra cuando se le conoce y cuando se sienten sus problemas y esta sensibilidad política del gobernante insular por alguna razón me trajo a colación la vida de un joven músico franco polaco en la época en que un movimiento juvenil fue ahogado en sangre por los soldados rusos.

Una tarde noche que el joven Chopin honraba la memoria de los caídos con la polonesa, la heroica se apersonó un soldado de grado y le ordenó que tocara una música rusa. Aquel joven polaco se levantó, dio un pequeño golpe a las teclas del piano y dijo: yo no ejecuto para quienes sojuzgan a mi pueblo… sin duda era un auto sentencia de muerte. Esa misma noche Chopin fue sacado por las vías adecuadas rumbo a Francia y hay quienes aseguran que una mano le entrego una bolsa de tierra conteniendo tierra de Polonia y le dijo: “para que nunca te olvides de tu patria”.

Quizá la analogía no sea exacta pero las incursiones que se hacen a San Bartolo, quizá a todos santos este día, reiteradas veces a Mulegé este configurando la geografía espiritual que todo gobernante que se precie de serlo debe tener de esta tierra dura, agreste pero forjada con el sentimiento y el musculo del hombre peninsular y con la bienvenida de aquellos que no habiendo nacido y que la respetan, hombres o mujeres, deben hacer lo propio. Nada mal, señor, nada mal.

La frase de este día: la tierra es buena, la tierra es tierna. Por ello el gobernante no necesita de gente que también saben tocar muy bien el piano (pero al revés).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s