En la Opinión de Alfredo González


¿Alito, en donde te extraviaste?

Aquel día de los idus ¿Los recuerdas? Ultimaron a Luis Donaldo Colosio.

¿Por qué? Porque seguramente sabían los criminales que era el hombre símbolo de la esperanza de nuestra nación era candidato a la presidencia de la República.

Lo más paradójico de esto es que el magnicidio se planificó y se ejecutó desde las más altas esferas. No les convenía a los mangoneadores nacionales porque era un hombre empático y que de hecho no tenía rival al frente. Querían, pues, seguir siendo el poder atrás del trono, más o menos lo que estamos viviendo ahorita y los otros como aquel que se la fue a jugar por Chiapas, el señor Camacho Solís eran como los cuervos de Acambaro, tenían peso específico pero iban de cabrones entre la parvada. Una red tejida, que no permitiría que un hombre bueno se rodeara de hombres buenos.

Alito homónimo de Iscariote cobro más la cuota de la traición. Judas entregó al hijo del hombre por treinta piezas de plata ¿y Alito? Entregó en una sesión donde se discutía su espalda de plastilina la conveniencia o inconveniencia de que se militarizara el país.

La sonrisa más de satisfacción era de burla, en la vitrina nacional exhibía a los priistas. Tenía en sus manos nada menos que al líder nacional del tricolor. Pero los imponderables en la política nadie los puede prever y la sorpresa fue mayúscula cuando en este primer encuentro inclusive hubo senadores de MORENA que le dieron la espalda a las vehemencias dictatoriales de un presidente deseoso de imponer a una dama la cual manejaría a su antojo y condición. Coloquialmente dicho en otra forma: el primer tiro le salió por la culata.

¿Pero qué fue lo que paso? Le siguieron la huella a Alito, y se encontraron con una residencia con alberca, cancha de tenis, recámaras de ensueño, cuatro o cinco baños y las propiedades aledañas a nombre de sus familiares.

Con esto les dio un golpe bajo al sector agrario, obrero y popular así como a los jóvenes y las mujeres que forman las cinco estructuras de ese partido.

Pero esto sirvió para que voltearan a verse los integrantes del frente opositor, lo que quede de dignidad del tricolor y entonces estarán metidos en un serio aprieto quienes desean comprar la democracia por tres mil ochocientos pesos.

Fue una actitud verdaderamente, no lo de Alito, porque ya es un difunto político sino de que altos funcionarios frente al senado en un hotel llamaban senador por senador para convencerlos que la línea presidencial era la buena, pues ya ven que no.

Una vergüenza histórica para el recuerdo del doctor Belisario Domínguez que en la Tribuna desnudó al cruel asesino de Victoriano Huerta y le costó la vida porque para el cómo está plasmado en las paredes del senado “La Patria es Primero”. El día de los hechos lo siguieron los criminales después de su famoso discurso y en un aislado cementerio lo asesinaron, quemaron su cuerpo con petróleo, le arrancaron la lengua y se la enviaron en un paquete para solaz del marihuano y dipsómano que asesinaba por instinto.

La solución ahora es que quienes ya demostraron que podían enfrentar al todopoderoso tabasqueño mantengan su voluntad que dio paso a retirar el tema de comisiones y esperar tener la mayoría para lograr sus propósitos.

Nada más una pregunta, Alito: Tienes conocimiento de que la esencia de los partidos sin distingo alguno es que su militancia los engrandezca pero esto solamente se logra con alteza de miras, con honestidad. Tu amo y señor muchas veces se ha engalanado diciendo: no mentirás, no traicionarás, y sabes lo que hiciste, traicionaste y mentiste.

El infierno de la desvergüenza y la actitud estupidizante de los traidores te perseguirá toda la vida, porque fuiste a dar un voto a favor de la bayoneta, no fue el partido, fue tu ambición desmedida y tus deposiciones en las que ahora te revuelcas como lo que hacen aquellos que prosperan dándose baños con el albañal.

La frase de hoy: “ quisiste ver un México que solamente existe en la mentalidad de alguien que no está bien de sus facultades, pero poco te pueden importar los Méxicos donde se asesina, los Méxicos donde una mujercita de doce años es vendida en 100 pesos y una vaca, eso eres tú, menos que un pobre diablo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s