En Corto


CD. JUÁREZ, TIJUANA ¿POR QUÉ MATAR A INOCENTES?

Por Carlos González Muñoz

Los recientes sucesos violentos en varias ciudades fronterizas del país que arrojaron una cantidad impresionante de fallecidos, son diferentes a otros acontecimientos similares en los que las muertes son resultado del enfrentamiento entre bandas criminales que se disputan el mercado de ilícitos.

En estos últimos ataques el nivel de violencia visto es aún mayor y al bloqueo de calles y carreteras, incendio de camiones, autos y tiendas de autoservicio, ahora se sumó la ejecución indiscriminada de transeúntes y de personas inocentes, una verdadera ola de sangre y terror que incluyó una campaña de propaganda de los grupos criminales en redes sociales, llamando a la población a cerrar negocios y a permanecer en sus domicilios, alimentando un ambiente de vulnerabilidad y miedo paralizador.

Todos estos sucesos es evidente que responden a una estrategia de los grupos criminales que buscan así intimidar y doblegar al Estado mexicano para que suspenda el combate emprendido en contra de ellos, un combate serio y verdadero, no como sucedió con la «guerra» simulada de García Luna, Calderón y anexas.

Es lamentable que en esta ocasión la violencia criminal costó la vida de decenas de personas cuya muerte se explica únicamente por haber estado en el lugar y en la hora equivocada.

Pero este es precisamente el punto a destacar: en Ciudad Juárez, Tijuana, Ensenada, etcétera, las bandas y sus sicarios asesinaron por primera vez masiva y deliberadamente a civiles, un acto cobarde y provocador nunca antes cometido en esta magnitud, eventos sangrientos que exhiben a criminales desesperados, reaccionando como cucarachas amenazadas.

Es lamentable reconocerlo pero el incremento de la violencia desatada por los carteles la semana que concluye, tiene sólo una lectura y se explica porque en verdad se les están pisando los callos y afectando sus intereses y privilegios, desde los frentes legal, financiero, de inteligencia y militar, un combate integral.

El Estado mexicano, afortunadamente, ahora tiene al frente a un gobierno que tiene la libertad para decidir ir en contra de ellos porque no está secuestrado ni mucho menos es cómplice de las bandas asesinas.

Este es el país que nos dejaron Salinas de Gortari y sus muchachos, un México que estamos obligados a regenerar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s