Lo bueno, lo malo y lo feo de… «Operación Mochila»


Por Carlos González Muñoz

LO BUENO: ¿Es acaso Adriana López Monje, la nueva titular de las siguientes secretarías de Estado? A saber: ¿Educación, Gobernación, Derechos Humanos, Salud, Bienestar y DIF, todas a la vez?

Sucede que la señora López Monje es presidenta de la Asociación de Padres de Familia de Los Cabos y el día de ayer asumiendo un poder y representación que no sé quién le otorgó, anunció a la prensa que “en breve se comenzará con los operativos mochila en los planteles escolares de este municipio”. ¿Así nomás? ¿Es ya un hecho?

Reconociendo estar muy impresionada por los recientes sucesos en una escuela primaria de Texas, en donde armas de fuego en manos de jóvenes fueron utilizadas para asesinar a niños, la madre de familia explicó que por esa razón es necesario retomar el “operativo” de “controlar” lo que llevan los niños y jóvenes en sus mochilas y recordó que “hay escuelas en donde desde que se inscribe a los niños y jóvenes a las instituciones, se les hace firmar una carta responsiva de que facultan, a través del magisterio y debidamente con la autorización de la directiva, el poder revisar las mochilas y que los niños nos muestren lo que traen”.

LO MALO: ¿Está debidamente analizada, evaluada y aprobada por las autoridades educativas del estado tal medida represiva? ¿han sido consultados psicólogos y pedagogos al respecto? ¿los niños y jóvenes son bultos inermes sin poder de decisión propia? ¿comparten este punto de vista otras asociaciones de padres y madres de familia? ¿en su caso, no sería mejor involucrar al padre de familia y no al niño en este tipo de decisiones difíciles de tomar, incluso tratándose de adultos?

Seguramente si lo consultó pero con alguna empresa de seguridad privada o pidió consejos al gobernador de Texas, el xenófobo Greg Abott.

El sólo término que utiliza la señora de “operativo”, denota y delata el pensamiento autoritario que está detrás de esta medida represiva y policíaca que convierte a la niñez sudcaliforniana en carne de cañón de experimentos que nada tienen que ver con el proceso educativo y mucho menos con la salud mental de niños y jóvenes.

En su afán de justificar esta medida policíaca López Monge afirmó que “en la mayoría de los reportes en las escuelas cabeñas se han encontrado a jóvenes con armas blancas…como en el Cobach, donde una niña agredió a otras dos con un cuchillo y otro joven sacó una navaja”, por lo que hace un llamado “para cuidarlos de ellos mismos”.

Señora ¡Quiero los nombres de las escuelas que exigen dicha carta compromiso para excluirlas como opción para mis nietos!

LO FEO: A las madres y padres de familia, a sus asociaciones, se les reconoce su importancia como agentes acompañantes del proceso educativo en todos los niveles, desde el nivel de preescolar hasta el superior, si, pero su campo de acción jamás debe traspasar límites e intervenir en territorio ajeno, mucho menos sustituir a las autoridades, profesores y especialistas en educación y salud mental.

La “operación mochila”, apesta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s