En la Opinión de Alfredo González


¿Para que quisiera ser billonario?

Para ser sincero pensé que la ambición de ser billonario del Canelo Álvarez había sido la ambición de tener mas dinero y disparo su peso y en los últimos asaltos se le vio completamente agotado.

Reflexionando pensé que este hombre que es un verdadero deportista que se prepara a conciencia y que teniendo lo suficiente quería tener más, porque haciendo un recorrido por la vida del Canelo parte de su fortuna ganada la ha dedicado a establecer espacios donde la niñez y la juventud se prepara en forma gratuita y de esta manera la labor social del púgil mexicano va compartiendo recursos económicos a quienes salva de vicios que los arrastran y al vicio del fango.

Muchos púgiles mexicanos despilfarraron sus fortunas como el mantequilla Nápoles, Julio Cesar Chávez Jr, Kit Azteca, Rubén Olivares, entre otros que se dejaron llevar por el mareo de la fama, los amigotes que nunca faltan y el vino hizo lo demás. Anotamos que de los primeros púgiles que pensaron en invertir fueron Joe Becerra con una cadena de restaurantes en Guadalajara y aquel que estuvo al paso de conquistar el campeonato mundial de los gallos, Raúl “Ratón” Macias, que dio a la juventud gimnasios que logro recaudar de sus ganancias.

Hoy, el Canelo solicita la revancha, es un hombre tesonero, disciplinado, y quizá pueda dar la sorpresa si es que el ruso no le alza pelo. Aunque por ley esta obligado a demostrar el por que se levantó. Si lo ratifica ni hablar, el ex campeón con cuatro cinturones tiene el digno derecho de recibir la oportunidad.

Tenemos muchos valores en el deporte y en ocasiones han tenido que botear para completar sus boletos de avión para viajar. Esto no es culpa de López Obrador, es culpa de otros tiempos y han dado una lección de suprema dignidad al traerse los primeros lugares y las medallas doradas.

En el caso de la natación ha habido sudcalifornianas que han hecho un papel decoroso con medallas doradas o plateadas entre ellas Paola Espinoza, Aranza Vazques, hubo un gobernante que por cierto tenemos un pollito pendiente que comernos que gustaba tomarse la foto con la primera campeona que tuvimos diciéndole al pueblo que se impulsaba el deporte de la natación con lavado. Nunca aprenden estas cabezas cuadradas y nunca entenderá Narciso Agudez.

En las olimpiadas del 68 el “Tibio” Hernández gano medalla de oro en natación en 200 metros, el crédito se lo daban a las autoridades y don Gustavo Diaz Ordaz se pavoneaba. El padre del Tibio debió declarar como lo hizo, que a el le costó la preparación de su hijo, con un entrenador especial y las onzas de jugo que tenia que tomar y alimentos, lo tenia de 6 a 8 horas en la alberca. Como siempre el lector tiene la mejor opinión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s