Del Tintero


EL SINDICALISMO: RUTA OBRERA POSREVOLUCIONARIA.

Por: Armando León Lezama.

De las armas; a la casa del obrero mundial.

Ni el porfiariato, ni el huertismo, domaron el fortalecimiento de la clase trabajadora del país mexicano.

El binomio, obreros – periodismo, logró, primero, con los MAGONISTAS y el periódico Regeneración, las huelgas de Cananea y Río Blanco, hacia 1910.

Posteriormente, hacia la segunda década del siglo XX, nuevamente, la suma de otras publicaciones obreras – El tipográfo mexicano; Pluma Obrera; La revista Luz – dieron lugar, además de ejercer la labor informativa y del movimiento obrero sindical, a la fundación de la casa del obrero mundial – en nuestro México -.

Organización que convocó al primer desfile del 1 de mayo, en el año de 1913.

14 años después – 1889 -, de haber decretado, la segunda internacional, la conmemoración internacional, del 1 de mayo, como día del proletariado, en honor a los mártires de Chicago.

Cuenta la historia de papel – digital, que fue realizado ese primer desfile mexicano, en la ciudad de México, que Adolfo de la huerta, condicionó no tocar la figura presidencial ni hablar del golpe de Estado efectuado por él, a Don Francisco I Madero.

Aún así, por la fuerza del movimiento obrero, por el peligro que significaba, al final del desfile, fueron apresados aquellos que con voz en alto, inculcaban expresiones y procedéres de lucha contra la opresión al trabajador.

El sindicalismo, tomaba auge y era la herramienta de unificación obrera de todos los oficios, la minería, las industrias…

Florecía la creación del sindicalismo mexicano; que contrario a los callejones sin salida en que cayeron Emiliano Zapata Salazar y Pancho Villa, y sus huestes, ellos la clase proletaria, creció, creció -no solo en tamaños y número, también en todo el país mexicano.

El sindicalismo, elevó conquistas y permanece en la defensa del gremio, hasta nuestros días.

Ricardo Flores Magón, periodista, dramaturgo y defensor del ideal de una mejor humanidad, en su 100 aniversario luctuoso, merece del sindicalismo nacional y Sudcaliforniano, un minuto de silencio.

Y por encender la mecha de la revolución mexicana interrumpida de 1910; Ilustrar y dar pertenencia a la lucha socal – obrera y no claudicar, muchos aplausos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s