En Corto


Por Carlos González Muñoz

¿TRAIDORES? ¿CONSERVADORES? ¿DE DERECHA? ¿REACCIONARIOS?

En el México de hoy se escuchan a diario palabras que hace apenas cinco años casi nadie escuchaba porque simple y sencillamente tampoco casi nadie las pronunciaba. Vivíamos en el mundo de la simulación.

Ahora tanto en los medios de comunicación en manos de particulares como en los públicos, sobre todo en estos pero también en las calles y plazas de ciudades y comunidades rurales, es común escuchar palabras como “conservadores”, “derecha”, “izquierda”, “democracia”, “reaccionarios”, etcétera.

Impulsada desde la propia Presidencia de la República y replicada por cientos de miles de improvisados pero comprometidos comunicadores del pueblo, ahora predomina en el país la idea de que la vida pública debe ser cada vez más pública y se procura que una mayor cantidad de gente participe en los asuntos de interés del país, que no se oculte nada. Esto disgusta a quienes les favoreció un país enmudecido y en el que solamente los “especialistas” tipo Loret de Mola tenían el monopolio de la información.

Es el propio Presidente quien desde “La Mañanera” se encarga a diario no sólo de informar cómo va su gobierno, las obras, el combate a la inseguridad, etcétera. También responde las preguntas de los periodistas e intencionalmente convierte las respuestas en clases y lecciones de historia, en un “pretexto” para entrelazar el presente con algún episodio del pasado, mostrar la trascendencia y exhibir el rostro y perfil ideológico de los actores y actrices principales de estos hechos, dibujarlos sin máscara, tal como fueron en realidad: información verdadera, sustancial.

A algunos les molesta el lenguaje que utiliza AMLO en sus conferencias de prensa y la oposición lo califica de “polarizador”, de estar “dividiendo a la sociedad mexicana”, cuando en verdad sólo se trata de un político que hace uso de un lenguaje directo, sin maquillaje: al pan llamarle pan y al vino, vino.

Entre las palabras más utilizadas por AMLO resaltan tres: “conservadores”, derecha” y “reaccionarios”, ¿qué significan?

Según el diccionario “conservador” significa “el partidario de mantener el orden político y social establecido” y “derechista” es “formar parte de la sociedad más conservadora”. Por último la palabra “reaccionario” significa “aquél ser que actúa en respuesta a la acción de otro”.

En México ¿cuáles son los partidos políticos, organismos empresariales, embajadas de gobiernos extranjeros y actores de la política nacional que encajarían en estas tres definiciones? En primer lugar estaría la COPARMEX, enseguida el PAN y a la cola de ambos, el PRI, PRD y MC.

No está por demás añadir algunos otros “tips” que ayudan a identificar a quienes forman parte de los “conservadores reaccionarios de derecha”:

  • Aquellos que se identifican más con la bandera de las barras y las estrellas que con el estandarte del águila y el nopal.
  • Los que prefieren viajar con su familia a Disney Word que ir a Chichén Itzá.
  • Quienes se tomaron la foto con Ken Salazar, embajador de los EU, muy juntitos y orgullosos la difundieron en redes sociales, reconociendo pública y gráficamene ser sus marionetas..
  • Quienes se tomaron la foto con Santiago Abascal, diputado español del partido VOX, de extrema derecha, fascista, y la difundieron impúdicamente en sus redes sociales, proclamando a los cuatro vientos que van a recurrir a todos los medios a su alcance para detener el avance en Latinoamérica de gobiernos como los de AMLO, Boric, Lula y Evo Morales.
  • Las y los ofendidos porque la gente les grite en las calles que son unos traidores a la patria por haber votado a favor de las empresas extranjeras de electricidad.
  • Aquellos que saltan de alegría y aplauden cuando Trump, Biden o sus enviados vienen al país para humillar e intentar doblegar al gobierno mexicano.
  • Quienes infunden miedo a las nuevas generaciones con la narrativa de que “portarse mal” con los gobiernos de Estados Unidos y Europa “es perjudicial” para el país y que es preferible “no alzar la voz”, optar por la sumisión, por el “si patrón, como usted lo ordene”.
  • Las y los mexicanos que lo son solamente porque en público beben tequila y se colocan encima un huipil oaxaqueño pero en privado se burlan de Yalitzia Aparicio, rechazan a los “prietos” y reniegan de la historia patria.
  • Las y los que odian en público y además reconocen en privado que si les gustaría quemar vivos en el zócalo a todos los simpatizantes de Morena, comenzando por AMLO.
  • Finalmente estarían entre los conservadores- reaccionarios- de derecha, todos aquellos que se niegan a aceptar lo evidente: el Presidente de la República si está transformando a México en beneficio de los más pobres, como lo prometió.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s