Del Tintero


INSURGENCIA Y ALTERNANCIA EN SUDCALIFORNIA

  • 30 años de la última insurgencia del siglo XX en Sudcalifornia.
  • 23 años, de alternancia del poder ejecutivo estatal en Baja California Sur.

Por: Armando León Lezama.

Pisé geografía Sudcaliforniana, en julio de 1973.

Aún su ambiente era el de La Paz de antaño.

Para ése entonces, anhelos, sudores de lucha y persistencia del Frente de Unificación Sudcalifornina – FUS – y Loreto 70, estaban por ver el amanecer de un Estado libre y Soberano: Baja California Sur.

Para 1975, ése hecho se consumó.

Pasaron 17 años – 1992 -, y la mala fama del partido revolucionario institucional – PRI – a nivel nacional, empezó a rebozar en todo el país mexicano.

Fue cuando la población de la entidad sudpeninsular, mostró el lado insurgente.

Sin embargo, políticos experimentados de las filas del partido tricolor – PRI -, impulsaron desbandada de militancia al partido acción nacional.

Aprovecharon la efervescencia social, de malestar contra el llamado partido de Estado y colaron sus candidatos con camiseta blanquiazul.

Donde si surgió un grupo de panistas de la nueva ola, fue en el congreso local.

Ya que durante el proceso electoral 1992 – 1993, el elector, utilizó el voto de castigo contra el PRI.

La insurgencia del pueblo, debilitó en las urnas del día 7 de febrero de 1993, el poderío del partido presidencialista, que desde 1929, tenía sentados sus reales en la antigua California.

Con el PAN, fueron mayoría de representantes en el poder legislativo y se obtuvo mayoría en los ayuntamientos.

Fue una fiesta cívica por la democracia participativa.

De 1993 a 1999, hubo gobernador débil del PRI.

El cuarto mandatario, desde la transformación de territorio a Estado.

Como en el país, las cosas iban de mal en peor para el PRI, y las fuerzas partidistas de la izquierda mexicana, crecían como opción al electorado, durante años previos al proceso electoral 1998 – 1999, se aprovechó de nueva cuenta, el enojo de la ciudadanía con el viejo partido revolucionario institucional.

Ésta vez, nuevamente, militantes del PRI, impulsando a sus candidatos.

Ahora, desde las filas de un frente opositor muy amplio, donde los partidos de la revolución democrática – PRD – y PT – del trabajo – fueron protagonistas.

Ellos pusieron la legalidad, los PRI las candidaturas y el pueblo los votos.

Fue entonces, que el día 7 de febrero de 1999, perdió el PRI, la representación de los poderes del Estado.

Ganó el pueblo el gobierno del Estado, utilizando a un priísta.

Ganó mayoría en el congreso local y mayoría en los ayuntamientos.

Desterraron al PRI de la gubernatura del Estado de Baja California Sur y hasta la fecha – febrero de 2022 – el elector, lo tiene en la banca.

Desde 1999, el pueblo Sudcaliforniano, venimos ejerciendo la alternancia del poder ejecutivo.

De 1999, a la fecha, hemos logrado con la alternancia en el voto constitucional, dos gobiernos con priístas portando banderas de la izquierda.

Cada gobierno de seis años.

Otros, dos priístas con banderas del partido acción nacional – PAN -.

El primero duró cuatro años y medio para homologar elecciones estatal con las federales.

El segundo gobierno, de seis años.

De junio – septiembre de 2021 a la fecha, la alternancia que practica la población de nuestra media península, más otras variables extrañas, llevaron al poder ejecutivo de Sudcalifornia, a un militante de la izquierda mexicana, que se abrazó al torbellino que provocó AMLO en lo nacional y en lo local, estuvo también del brazo del héroe o villano, Leonel Efrain Cota Montaño.

El mandatario que ganó en 1999 el honor de un voto histórico masivo.

Pero también, la estima y la esperanza de miles y miles de habitantes que a la distancia, parece van olvidando a un político, que ganó glorias; pero entró a nubes obscuras de la historia.

Ahora, el gobernador es de las filas del partido movimiento de regeneración nacional – MORENA –

Y va en cuarta, y en cuesta arriba.

Ya veremos si sube la loma y pasa de ser un gobierno de esperanza a uno de realidades.

El surco que han dejado sus antecesores no lo deja ver más allá de lo cotidiano, porque el camino es trillado.

Ocupa abrir brechas nuevas en el andar de la política de gobierno.

Porque antes, el camino era nada más, para la democracia representativa.

Ahora, son muchos caminos, nuevos senderos, son los andares de la democracia participativa.

Resúmen: En 47 años de madurez política de la ciudadanía; los políticos, legisladores y gobernantes, están en la infancia.

Han sido intrascendentes.

Simples pasajeros que olvidan fueron rendidos en protesta constitucional, para tomar el timón de mando.

Sus hechos son polvo de camino.

A como pasan; se disipan.

Será que debemos ir como ciudadanía, preparando otra insurgencia pacífica; pero beligerante, que nos permita abrir espacio a las candidaturas independientes?

7 de febrero, fecha para rememorar y reflexionar.

A 30 años de la última insurgencia pacífica ciudadana por la vía electoral.

Y a 23, del comienzo de la alternancia del poder ejecutivo en el Estado de Baja California Sur.

No más de lo mismo.

Por ello, al actual mandatario estatal, le digo, usted puede ser la diferencia y la verdad de un gobierno donde lo que importe es ser trascendente; no ordinario.

Para lograrlo, al menos, no mienta, no simule y no traición a más de 30 millones de votantes que desde 2018 dieron el doble sufragio a MORENA: El de la confianza y el de «sí se puede».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s