Alcaldesa Iliana Talamantes disimula y alienta la vejación y represión de policías municipales


Por Guillermo Marín Franco

Policías Municipales de la Dirección de Seguridad Publica han desatado una ola de abusos y vejaciones que irrita y enoja a la sociedad comundeña, pervirtiendo el precepto de proteger, auxiliar, asistir y hasta socorrer al que requiere del deber y obligación del exacto concepto de la palabra “policía”, como protector de la integridad poblacional de la que han jurado servir para portar con dignidad y orgullo el uniforme.

Pero tal parece que la alcaldesa Iliana Talamantes no entiende, la exigencia para establecer rígidamente estos conceptos y principios por la que nace la más importante figura de seguridad y protección a la sociedad en los Municipios, no nada más en México, sino en el mundo y vinculado a la base, armonía y respeto humano “la justicia”. Permitiendo y tolerando y tal parece alentando estas graves violaciones y abusos de autoridad, con la evidente presunción de recaudar recursos para que pueda operar esta corporación, sin importar la indignidad, el atropello y el rechazo social.

Hecho intolerable que denigra a la corporación policiaca por presumible y equivocado criterio de la presidenta de ingresar recursos a las arcas municipales.

Y esta denuncia brota de un hecho intolerable, rapaz y hasta vulgar que protagonizaron un grupo de policías municipales que deja al descubierto el estilo y la marca de abuso de autoridad y represión que la presidenta municipal presumiblemente alienta y protege como equivocado criterio de ingresar recursos a las arcas municipales.

Este sábado entre 9:30 Y 10.30 de la noche en las calles de Durango y Obregón en la colonia INVI. Juan Domínguez Cota, transitaba un Pick Up llevando a bordo alrededor de 10 jóvenes unos en la caja y otros en la cabina, dejando de fusionar repentinamente e intentaron los jóvenes reparar el desperfecto eléctrico, pero descargando la batería del vehículo, estando en este lapso estacionado cerca de una hora, cuando decidieron pedir auxilio a los vecinos de la colonia, llegando a mi domicilio y solicitándome “cables para pasar corriente”, que no tenía, pero los acompañe con otros vecinos y buscando esa herramienta pasa corriente. Para esto arribo una patrulla Municipal y bajan varios policías y pensé- “vaya llegaron a auxiliarlos”. Ya para a meterme a mi domicilio, vi que varios de esos jóvenes corrían y les pregunte que pasaba, y me contestaron que los policías en lugar de ayudarlos los detuvieron y se los llevaron junto con el Pick-Up a la Direccion de Seguridad Publica.

Aprehensiones ilegales, infracciones y sembrando acusaciones de los “Polis Municipales”.

Me dirigí a las oficinas de Seguridad y Tránsito Municipal para indagar “que había sucedido”. Ya habían llegado los jóvenes aprendidos por los policías junto con su Pick Up, por lo que pregunte a un policía el motivo de su detención y uno de ellos me contesto que por vándalos que andaban derrapando en la calle, me quede de a “6”, y me metí, para hablar con el comandante o encargado, y amablemente solicite me llevaran con él, sacandome a empujones. ¡Zas!, le reclame oye sabes soy de prensa y solicitó los datos. Me aventaron con la reja en las narices y abrí mi micrófono y transmití “en vivo” narrando los hechos entrevistando a los jóvenes que me dijeron “nos acusaron de que les reportaron andábamos derrapando en la calle”, y como andaba manejando una joven menor tenían una larga lista de infracciones.

No habían ingerido bebidas alcohólicas, (les hicieron prueba de alcoholemia), creo que venían de un ensayo de baile del día de muertos y andaban repartiendo en sus domicilios a todos los integrantes. Arribo la “Guardia Nacional“ les informe los hechos y amablemente dijeron, creo iban hacer un reporte, y se fueron.

Salió un policía y me dijo que no lo grabara, pero que ya se estaban arreglando, le reclame “que yo había sido testigos de los hechos y me permitieran pasar, y que además no podían ejercer ninguna infracción, ya que el vehiculó estaba y estuvo más de una hora estacionado.

Y le pregunte- “o que, por la forma violenta de detenerlos había reporte de robo, asalto o terrorismo?…Contestándome “que no”, solo son faltas administrativas. Las pagan y se van.

Ya padres de familia estaban cooperando para la infracción y les propuse esperarse al día siguiente para “formular una denuncia, por abuso de autoridad”, Cuando llego un comandante y le reseñe los hechos y dijo “que si el vehículos estaba estacionado y no había denuncia de algún delito, el vehículo ni las personas son acreedoras a ningún infracción”.

Me espere luego de un rato salieron los jóvenes ya liberados y que solo iban a cobrar una multa de doscientos pesos.

Me filmaron un video relatando los hechos y quedando como testigo y me fui.

No sin indignarme, y decepcionado de una policía municipal, y una presidenta municipal que “alardea” ser justa y hacer todo lo contrario, recordando “que quieren sacar a toda costa de la población, lo que a la población le deben de dar”.

Y aclarando no todos los policías son unos mozalbetes, me consta que hay muy buenos elementos y amigos que exaltan y se enorgullecen de su uniforme, pero creo que la “línea” de Presidencia va contra esos principios.

Operativos de represiones policiacas, en lugar de disolver concentraciones de jóvenes revoltosos en Halloween los aprehenden y crean un “Campo de Concentración Policiaca” ajeno a los establecidos por Ley Estatal y la Constitución… “Violatorio de todo concepto de Derechos Humanos”. No!…Si son Barbaros!.

Esta celebración del día de brujas “Halloween”, luego de dos años reprimida por la pandemia, y la población y jóvenes ávidos de restaurar esa tradición y celebración, la Dirección de Seguridad Publica de Comondú, implemento un operativo absurdo de privar de la libertad, violando Derechos Humanos a jóvenes que celebraban y se reunieron solo divirtiéndose sin provocar ningún delito. Traspasando las líneas de la legalidad, y extremándose en una represión jamás vista, edificando un “Campo de Concentración” ajeno a la Dirección de Seguridad Publica autorizada para detenciones administrativas, “inventaron inconcebiblemente” UNA CARCERL o “Campo de Concentración” en las instalaciones de un parque, ajeno a la Dirección de Seguridad Publica y encarcelando a jóvenes que a su criterio que “vandalizaban e irrumpían el orden público”, con el pretexto de separarlos en este Campo de Concentración, para que no fueran a A CONTAGIARSE DEL COVID 19, y claro sin AUTORIZACION DE COEPRIS ESTATAL, y en lugar de disolverlos prefirieron encarcelar a una veintena de menores y otros tantos jóvenes de diez ocho años y cobrando sendas multas. Violando la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el Apartado de Garantías Individuales y Derechos Humanos en los Artículos 14, 16 y 21 del Sistema de Justicia Penal, amén del Derecho del Menor y los jovenes tipificado en Código Penal y la Constitución Política Estatal, que prohíbe estas prácticas de concentración Ilegal fuera de los establecidos por la Ley actualizándose una privación ilegal de la libertad, y por ende “tortura física y emocional” al edificar cárceles ajenas al Sistema Penal o Administrativo . Pero esta Ley no existe para Iliana Talamantes, ya sea por ominosa ignorancia o por imposición ilegal y represión y actualizándose un grave delito consumado.

El doble discurso de justificación para evitar que los jóvenes se contagien de Covid “encarcelandolos” en un Centro Inventado por el Ayuntamiento, “para protegerlos”, cuando en la Plaza de la Casa Amarilla en Constitución, se concentró amplio publico el Día de Brujas y múltiples espectadores en el escenario artístico sin cubrebocas, sana distancia, como en los corredores de este centro, sin que ninguna autoridad exigiera respetar los Protocolos, ni la Policía Municipal, ni Coepris, ni regidores, NADIE. Pero eso si encarcelar jovenes en Campos de Concentracion ilegales “para protegerlos de contagios”.

EL CONGRESO DEBE LEGISLAR PARA SUPRIMIR POR LEY TANTOS ABUSOS DE POLICIAS MUNICIPALES EN TODO EL ESTADO CON UNA FISCALIA ESPECIALIZADA Y AUTONOMA.
Los abusos de policías municipales son constantes, continuos y permanentes e históricamente de los menores o hasta los graves como asaltos, crímenes, secuestros, etc.. Con antecedentes aterradores como el crimen del joven Asael Valtierra e hijo del periodista Jesús Valtierra que fue asaltado, secuestrado asesinado y quemado en su propio vehículo por policías municipales de Comondú.

Un comentario en “Alcaldesa Iliana Talamantes disimula y alienta la vejación y represión de policías municipales

  1. Y eso que eres reportero. Ese tipo de agresiones las hacen a diario. El motivo? Agarrar dinero a costllas de los desprotegidos, de esos que saben ellos que no alzarán la voz y los «vacunarán» quitándole lo poco que tienen. Y decirle a la comunidad que esto es real. Que no nos demos cuenta o que no nos halla tocado es OTRA COSA.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s