En la Opinión de Alfredo González


  • A 110 años de laboratorio de 1910
  • Avances y retrocesos
  • Solidaridad de Castro Cosío y Oscar Leggs

Un siglo y una década desde aquella tarde del 18 de noviembre cuando en Puebla de los Serdán se estremeció la opinión publica nacional al ser atacado el domicilio de Carmen y Aquiles por una soldadesca y obedecían a diestra y siniestra las órdenes del dictador. Eso hizo detonar lo que ya se miraba venir.

Han existido avances y retrocesos, no se puede negar pero la valoración entre una cosa y otra conllevo abusos, hizo añicos la dignidad humana, se hicieron concesiones y en esto tuvo que ver mucho el otrora, héroe del 2 de abril cuando la intervención francesa, el general José de la Cruz Porfirio Díaz Mori su frase célebre cuando había inquietud social: no me alboroten la caballada, mátenlos en caliente. Los errores de Madero que era un hombre bondadoso y que pensaba que todo debía arreglarse bajo normas educativas y afrancesadas. Firmo su sentencia de muerte cuando le entrego el poder del ejercito a Félix Díaz, su sobrino y a su secuaces Aurelio Blanquet y Victoriano Huerta. Sobrevino la escena gráfica, el 22 de febrero de 1913 en una oscura callejuela de la Ciudad de México fueron asesinados el y vicepresidente José María Pino Suarez y Félix Ortega Aguilar en junio del mismo año lanza el plan de la playitas de las concepción, Villa pasa por el norte, y por el sur Zapata. Triunfa la revolución. Hay que restablecer el orden constitucional. Carranza convoca al constituyente. Hay que decir que uno de los más bravos e inteligentes era el visionario Francisco J. Múgica. Para formar el constituyente se convocaron muchas gentes anarco sindicalista, líderes, obreros, intelectuales. Gente del calibre de Ignacio Ramos Praslow, Heriberto Jara y muchos otros, eso fue el 5 de febrero de 1917. Con Cárdenas nace el departamento agrario, la escuela normal superior, el departamento de asuntos indigenistas, se declara la educación laica y gratuita y en su esencia tuvo especial vocación por la nación yaqui, por todas las injusticias que se habían cometido por ella y se ponía en cuclillas cuando en giras acompañaba a los campesinos a comer el taco recalentado porque así se daba cuentas de lo que en realidad estaba pasando. Un corazón muy grande, ya lo quisieran tener algunos.

Así hemos venido caminando después de aquellas fechas, una de las más señaladas la de Emiliano Zapata en el crimen el general revolucionario Pablo González y del cual no desconocía Venustiano Carranza por su enojo por Emiliano, no le quiso entregar las armas. Para ello el coronel Guajardo mato a 70 de sus hombres cuando el sureño le exigió una prueba de su lealtad. El 10 de abril de 1919 después de haberlo engañado a costa de 70 vidas asesina a Zapata en Chinameca pero eso no es lo más trágico. Lo que más arde en el pecho es que el presidente de la republica le entrega el grado de general de división al coronel Guajardo pero también le obsequia 50 mil pesos de aquellos. Con esto no deseamos decir ni negar los méritos pues al final son los errores al fin humanos, un error bastante grande.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s