Niños y SEP quieren clases ¡ya!… Sus padres aún dudan


Por Carlos González M.

Mientras la mayoría de los 155 mil niños y niñas sudcalifornianos entre los 5 y los 11 años de edad anhelan regresar a clases el próximo lunes 20 de septiembre sus padres, en cambio, muchos de ellos aún dudan en enviarlos de nuevo a la escuela.

Las autoridades locales de la Secretaría de Educación Pública, SEP, también anhelan se atienda su invitación para que niños, padres y docentes acudan a las escuelas tanto públicas como particulares el próximo lunes 20 de septiembre después de más de año y medio de mantenerse cerradas debido a la crisis de salud provocada por la pandemia del covid-19: docentes vacunados e instalaciones sanitizadas están listas, aseguran.

En las escuelas de nivel secundaria, medio superior y superior se espera que acuda una gran cantidad de jóvenes, pero las autoridades educativas prevén no suceda lo mismo en el caso de las escuelas primarias en donde existen padres de familia que han advertido su temor a un regreso a clases que condicionan hasta que las autoridades garanticen al 100% que sus hijos no estarán expuestos al riesgo de contagiarse. Algún padre de familia ha sugerido incluso que el retorno a las aulas se posponga hasta la autorización del protocolo respectivo y se aplique la vacuna  en contra del covid-19 a los menores entre 6 y 12 años de edad. Una verdadera exageración.

La profesora Alicia Meza Osuna, titular de la Secretaria de Educación Pública, por su parte advierte que el regreso a clases es urgente y necesario debido entre otras razones a que existen datos de la institución en donde se revela que 13 mil alumnos de educación básica nunca tuvieron comunicación con su maestro durante todo este tiempo de encierro domiciliario y que otros 30 mil alumnos si la tuvieron pero de manera escasa. Serían 43 mil niños y niñas de nivel básico de un total de 155 mil, el 28%, que estarían en riesgo de abandonar la escuela, advirtió.

La profesora aseguró que se mantendrán las dos opciones de aprendizaje, la virtual y la presencial.

¿Es válido el temor de los padres de familia? creo que si se justifica su deseo de proteger la salud de sus hijos pero ¿que está sucediendo con la salud mental de ellos y ellas después de varios meses de encierro domiciliario? ¿qué sucede con su derecho a aprender y a jugar en compañía de otros niños?  ¿junto con sus maestras y maestros?

Quienes conocen de esto aconsejan que es urgente que niños y docentes coincidan de nuevo en ese espacio único y mágico que es la escuela.

¿No es acaso esta el centro comunitario más importante después de la familia? ¿ no es la escuela sino el sitio en donde los seres humanos aprendemos a serlo verdaderamente? ¿a corregirnos y a superarnos en la colectividad? ¿a respetar y a cuidarnos unos a otros?

Solamente en compañía de otros niños y niñas aprendemos a desarrollar nuestras potencialidades y a limitar o limar los excesos propios de la naturaleza humana.

El temor de un padre a que su hijo  pueda contagiarse de covid-19 es insostenible porque ahora se sabe y así lo han demostrado infinidad de estudios científicos que los menores de edad corren un riesgo mucho menor, casi inexistente, de contagiarse de covid 19 y en el caso de que esto suceda la tasa de mortalidad es igualmente casi inexistente.

Ningún miedo puede ser utilizado como pretexto para atropellar el derecho de la niñez a acudir a la escuela, a jugar y a ser feliz.

Se trata de un derecho elemental de niños y niñas pisoteado de manera obligada debido a la pandemia, si, pero no puede continuar siendo suspendido e ignorado porque en el país ya existen las condiciones sanitarias suficientes para poder ejercerlo nuevamente.

Los niños anhelan el regreso a clases para encontrarse con sus iguales. Están hartos de una convivencia obligada e interminable con familiares y adultos a lo largo de casi dos años ¡por favor! ¡pongámonos en sus zapatitos por un momento!

No se vale desde ningún punto de vista el seguir ignorando a los pequeños porque la democracia también los incluye. Tomemos en cuenta su reclamo.

Respetemos y hagamos realidad su derecho -y anhelo- de regresar a clases.

La obligación de los adultos es procurar que sea un regreso seguro y el Gobierno Federal ha cumplido con su parte al aplicar el plan nacional de vacunación y distribuir recursos para la rehabilitación de las instalaciones.

Toca ahora a la población poner de su parte y rechazar el autoritarismo provenga de donde provenga ¡así sea del propio seno familiar y se disfrace de amor filial!

2 comentarios en “Niños y SEP quieren clases ¡ya!… Sus padres aún dudan

  1. golosa

    no es exagerado en los países como el Salvador. Guatemala Chile y no se diga Estados Unidos ya están vacunando a lo menores de 12 a 17 años . rl protocolos de regreso a clases indica el no uso de aires acondicionados con el calor que hace a ver qué a la del mes quiten el aire a ver di aguantan. pues va a ver más deserción muy mal organizado a y a los padres nos tienen en incertidumbre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s