Narciso, el asesor


Por Carlos González M.

Cuando la carrera política profesional de Víctor Castro Cosío estaba en franco ascenso en la primera década de este siglo XXI y su creciente liderazgo comenzaba a provocarle comezón y urticaria al exgobernador Leonel Cota Montaño, pocos se atrevieron a desafiar al entonces todopoderoso caudillo y optaron dócilmente no solo por distanciarse y darle la espalda al ahora en 2021 gobernador electo,sino llegaron incluso a descargar golpes bajos y financiar costosas y agresivas campañas mediáticas sobre su cada vez también más cotizada y valorada espalda con el fin de obtener así el reconocimiento político y la amistad personal del exgobernador.

Uno de los pocos que se atrevieron a desafiarle y ofrecer en cambio una mano amiga y protectora a Víctor Castro Cosío, ante los embates del crecido y entrometido exgobernador, fue precisamente Narciso Agúndez, entonces gobernador en funciones. Acudir en apoyo de su amigo Castro Cosío lo hacía con el cálculo político de también él sumar esfuerzos y resistir así la injerencia constante e intromisión grosera y cotidiana en asuntos de su gobierno del nacido en Santiago, el astuto personaje de la política Sur californiana que puede jactarse de ocupar y seguir ocupando un sitio privilegiado en el círculo del poder donde se toman importantes y trascendentes decisiones que han impactado la vida política económica y social de la entidad en las últimas dos décadas… aunque ya no lo haga con la misma intensidad ni prepotencia.

Por su parte Víctor Castro siempre ha hecho público su reconocimiento aquél acontecimiento del pasado y agradecido en toda ocasión el gesto de solidaridad del también entonces poderoso Narciso Agúndez.

La amistad entre ambos no es una noticia ni tampoco una relación personal pasajera y superficial, mucho menos una sorpresa.

Es algo real aunque inusual.

Víctor y Narciso son amigos y cuando hubo la oportunidad de demostrarlo el ahora gobernador electo fue también de los pocos, poquísimos personajes de la política local que le visitaron en prisión.

Víctor Castro no abandonó ni mucho menos hizo leña del árbol caído cuando tuvo la oportunidad de hacerlo como muchos si lo hicieron.

Más allá del hecho anecdótico del encarcelamiento y posterior liberación, Agúndez fue objeto de una venganza política en la que participaron no solo personajes panistas locales sin incluso Felipe Calderón Hinojosa, el mismo personaje a quien siendo Narciso el gobernador de Baja California Sur, le reconoció prematura y oportunistamente como presidente de la nación, a pesar de las acusaciones de fraude electoral denunciadas por Andrés Manuel López Obrador y el PRD y el PT, los dos partidos políticos que le hicieron su candidato a la gubernatura de Baja California Sur.

Aún así Víctor Castro le visitó en prisión. ¿Cuántos se atreven a poner en riesgo su prestigio y capital político acumulado y dejar abandonado al caído? ¿al señalado? Víctor Castro fue a verle en la cárcel a pesar de una opinión pública manipulada que había convertido a Narciso en casi un demonio al que había que aniquilar.

Eso sucedió hace muchos años y ahora uno de los dos amigos será gobernador de Baja California Sur a partir del próximo viernes 10 de septiembre e invitó al otro a colaborar con él como su asesor.

¿A quién sorprende eso? Creo que al nombrarlo asesor Víctor Castro ha dado en el clavo por varias razones: primero porque se quita de encima la sombra de que en su gabinete “otro árbol” de igual peso y tamaño estaría haciéndole sombra.

Segundo, a los hijos de Narciso el distanciamiento de su padre del gabinete les abre la oportunidad de operar políticamente en un espacio de mayor libertad que no tendrían si Narciso fuera a ocupar algún cargo de responsabilidad de primer nivel y tercero: Víctor Castro Cosío le envía un mensaje reconfortante a todos quienes al interior de Morena y de la sociedad en general, no olvidamos que Narciso al reconocer a Calderón Hinojosa como presidente de la nación, hizo a un lado principios y valores democráticos que muchos mexicanos y mexicanos de la Cuarta Transformacion consideramos esenciales y que jamás haríamos a un lado.

Finalmente no hay que olvidar que un asesor solo aconseja y a este solamente se le escucha. Que un asesor no toma decisiones ni firma contratos ni cheques y tampoco maneja presupuestos.

Así entonces ¡todos contentos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s