En la Opinión de Alfredo González


  • Posibilidades para Alejandra Estrada Obregón en Los Cabos
  • Su rostro a veces no expresa una virtud.
  • Un hecho que revela su humanismo y el amor filial.
  • Nos llenamos de satisfacción cuando Armida nos lo comunicó, como con muchas posibilidades.

Primero queremos saludar al maestro Oscar Leggs, edil cabeño si es que Alejandra forma parte de su equipo en el área de difusión. Un saludo maestro.

Siempre hemos admirado a gentes como Alejandra que con los problemas incidentales que ha tenido va de un lado para otro para estar atenta con la información amena y objetiva. Como ella he observado muchas como Aracely de tan bella memoria, Maricela Talamantes, Armida Torres de Caloca que se han fajado en el periodismo insular.

En el caso de Alejandra viene al caso mencionar que en la vida nos podemos tropezar y lastimarnos. No hay quien escape a esa posibilidad pero son muy pocos o pocas las que se levantan y se rehabilitan y siguen adelante. Doble mérito.

Hay un hecho que no lo presumió ella, lo que le da mayor valor. En cierta ocasión tuvo necesidad de salir fuera en el estado hacia la frontera norte. Su señor padre estaba siendo atendido de un problema renal y estaba en el procedimiento de diálisis y al no quererlo dejarlo solo lo montó en su vehículo y siguieron rumbo. Cada tanto tiempo después de haber recibido un entrenamiento rápido le pedía el vehículo y ella misma cambiaba las bolsas para el aseo los riñones. Fueron y vinieron. Se necesita temple, coraje y valor y sigue trabajando, también corriendo de un lado para otro.

Siempre hemos pensado que honrar el mérito de los demás también es honrarse a uno mismo. Ojala que pronto veamos a Alejandra Despachar en la oficina de difusión del municipio de Los Cabos.

Tableta en mano, grabadora en la otra y el celular han sido sus compañeros. En lo personal y creo que casi todos estarán de acuerdo con un servidor, que en el periodismo como en cualquier otra actividad, la mujer se ha desempeñado con atingencia, con capacidad. La semilla de Flora Zermeño, Dominga G. de Amao, entre citamos a algunas, ha germinado en las periodistas serias como María del Refugio Nogales y muchas otras que han dejado sus mejores esfuerzos al servicio de la información.

Sirva esto como un modesto estímulo para una compañera que en estos tiempos difíciles va a otra prueba que habrá de librarla con satisfactores por su experiencia y su seriedad cuando contrae un compromiso.

La frase de este día:

“vamos, Alejandra, dale otro varejonazo al macho”.

La expresión anterior era de mi tata Valente González García cuando todavía les quedaba una distancia por recorrer e incitaba a sus acompañantes que apresuraran el paso para llegar a tiempo y con toda comodidad. Felicidades Maestro Oscar Leggs, creo que no se ha equivocado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s