ABCdario


Por Víctor Octavio García

Política S.A. de C.V.

Dentro de un par de semanas asistiremos al inicio de un nuevo gobierno, de un nuevo gobierno que de nuevo poco menos que nada; la misma clase política que surgió en 1999 con la primera alternancia tendrá a su cargo el florido ritual de cambio de gobierno, las mismas caras y “cobijas miadas” que han estado presentes en la política local desde 1999 vestida con diferentes atuendos partidistas; una clase política que se inauguró en el ejercicio del poder con ventas de “garajes” de los bienes públicos de los sudcalifornianos, que siguió con el tráfico de tierras –invasiones de tierras– y que ahora van por la especulación con el agua; una clase política sin visión, corrupta, ignorante, sin ánimo, despojada de todo compromiso para y con los sudcalifornianos.

Una clase política que en poco más de 20 años ha permitido –y solapado– el mayor saqueo que haya padecido BCS, que atentó contra empresas, comerciantes y profesionistas como nunca antes había ocurrido; con ellos llegan al estado las grandes cadenas comerciales nacionales y desaparecen cientos de “changarros” y “banquillos” así como empresas y empresarios que habían sido icono en la vida económica, política y social de BCS; desaparecen los Ruffo, Aréchiga, Coppola, Cota, Canseco, Reséndiz, Castro, Talamantes etc., y con ellos gran parte de nuestra identidad y pertenencia; el arribo de las grandes cadenas comerciales jamás los conmovió a crear o establecer medidas compensatorias que permitieran que comercios, empresas y empresarios locales enfrentarán en mejores condiciones la atroz competencia.

Una clase política local que ya nada tiene que ofrecer, que lo que iba a dar ya lo dio; no obstante que en política los ciclos son relativamente cortos, la actual clase política local –conformada por una suerte de variopintos– vive tiempos extras; el relevo generacional se pasmó y con ello la suerte del estado, hoy vamos a contracorriente al encuentro de un mañana sin orden ni dirección; los nuevos cuadros políticos que se han formado entre los tufos de un pasado que apesta ni siquiera ofrecen más de lo mismo, sino lo peor de más de los mismos; jóvenes atrapados en las mañas de los viejos con sueños de benjamines.

Duele ver lo que está pasando en nuestro estado que, como la canción de la “múcura”, no tienen gracias ni tienen corazón; jóvenes que ven en la política una oportunidad para hacerse ricos y políticos que ve como una alternativa para perpetuarse en el poder; la vieja clase política que gobernó hasta 1999 con todo sus debilidades y fortalezas ofrecían mucho más que quienes ofertan cambios; de no ser porque en los últimos veinte años se produjo una rara mutación en la clase política local diríamos que todo sigue exactamente igual, sin más cambios que aquellos que no hayan sido para desmerecer.

De aquel fin de los privilegios y de los regímenes de canonjías han surgido ranchos, hoteles, residencias, cuentas bancarias en manos de viudas, ganaderos, dueños de ranchos, contratistas, etc., que hoy forman la nueva clase pudiente del estado, los nuevos ricos que comen rib eye como comer frijoles de la olla, al amparo de la manida expresión “no somos iguales”. ¡Quihúbole!

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com

Un comentario en “ABCdario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s