ABCdario


Por Víctor Octavio García

El Cirguelo

Siempre que pasó por el “Cirguelo” de Muñoz, rancho abandonado ubicado sobre la brecha que va pal “Aguajito” de Moreno donde vive el “Prieto” Sosa, desearía que ese rancho fuera mío, el problema es que no hay agua y si hay está muy profunda; el “Cuto” Sánchez lleva años haciendo un pozo artesiano y no se ve para cuándo encuentra agua, desde el pretil del pozo se alcanzan a ver los chinos en medio de la profundidad; me gusta el rancho para levantar un “juncalito” para pasar mí vejez, situado en un pequeño ancón de tierra fértil (limo) rodeado por un arroyo.

Un día le platiqué a Luis Coppola y me replicó, “a mí me gustaría vivir en un rancho sembrado de viveros y agaves”, me dijo; la verdad que soy menos exigente, un poco de tiempo para leer, escribir, cultivar la verdura que me coma, ordeñar una o dos vacas para hacer una cuajada y tener leche para el café –en lo personal tomó el café negro–, mantener un par de “cochis”, borregos, chivas y un par de caballos –lo ideal dos caballos y una mula– para montar de vez en cuando, gallinas y sobre la sequía (acequia) árboles frutales; guayabos, naranjos, papayos, aguacates, cirguelos, mangos, emparrados, caña, limones, toronjas etc., y esperar los fines de semana que me visite mi familia para agasajarlos con una carne asada, un pescado empapelado, un borrego o chivo asado o en “tatema”.

Eso sí, tener agua, buen baño –regadera y sanitario– y buenas hornillas, lo demás es lo de menos; hace veinte años pude haberme hecho de un rancho, hoy la situación es distinta; me siento cansado y con poco ánimo, hace un mes trate de “revivir” lo de mi jubilación y nanay, se pasó el tiempo, mis amigos me mandaron a la chingada, nunca podré jubilarme; la alternancia me partió en toda la madre.

Hoy ando pensando en asociarme con el “Cuto” Sánchez –sí es que encuentra agua– para levantar un “juncalito” de vara trabada de palo de arco, el “Cuto” tiene grandes sueños; quiere convertirse en un próspero ganadero, yo a lo sumó en un granjero autosuficiente comiendo arroz y frijol en la mañana y frijol y arroz en la tarde.

Hace algunos años el “Cuquita” Romero, con quien siempre he tenido buena amistad, era presidente del comisariado ejidal del ejido Alfredo B. Bonfil, le confié mis intenciones y me dijo, “busca por allí un pedazo de tierra que te guste y sacamos la autorización de la asamblea, no hay ningún problema”, paso el tiempo y no hice nada, en ese entonces pensaba levantar una ramada en las orillas de los filos conocidos como “la agua de las palomas”, que es una zona que me gusta mucho, igual tampoco hay agua como en el “cirguelo”, de manera que por el “Cuquita” Romero no quedo.

Tengo en mente hacer un par de cosas más ya sin los apuros de todos los días; escribir la historia que me ha tocado presenciar y atestiguar de BCS durante los últimos cincuenta años –lo que yo llamó la “historia de las grandes traiciones”– y componerle una canción a mi estado, con eso me doy por bien pagado, lástima que mis amigos, que no eran mis amigos, se achicopalaron antes de tiempo. ¡Échense ese trompo a la uña!

Para cualquier comentario, duda o aclaración diríjase a victoroctaviobcs@hotamil.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s