Medios y Remedios


Gas Bienestar: de vuelta a la prehistoria

Antonio Ceja

Ayer, el presidente López Obrador hizo el anuncio de que su gobierno lanzará su propia marca de Gas LP bajo el nombre de Gas Bienestar siendo, ésta, la tercera vez que el gobierno que encabeza el tabasqueño proponga la creación de empresas paraestatales hoy prácticamente desaparecidas.

El motivo de crear Gas Bienestar es el precio elevado que ha alcanzado el combustible tanto para la industria como para los usuarios domésticos ya que el precio, en los últimos meses, se ha incrementado hasta en un 40 por ciento en el territorio nacional, algo que, para el presidente, “es imposible detener”. Ante éste panorama, la solución, según el macuspano, es crear una industria propia que “distribuya gas a los más pobres”, el proyecto iniciará en la CDMX y poco a poco se irá extendiendo a todo el país.

Con la creación de Gas Bienestar, el gobierno federal suma una iniciativa más como proveedor de servicios. En 2019, López Obrador prometió crear una empresa que ofrecerá Internet a todos los mexicanos a un costo irrisorio. También, debido a la “voracidad” de los gasolineros, el presidente anunció la fundación de sus propias gasolineras. Éstas ideas son iniciativas que ponen a nuestro país en un proceso de actividades controladas en el pasado por el gobierno y que, a la larga, resultaron ser más onerosas que una solución ya que el control de precios genera una falsa percepción sobre los costos reales al momento de fijar los precios finales al consumidor.

Actualmente, el gas que se consume en México proviene de los EEUU y se paga en dólares, algo que López Obrador no entiende. En consecuencia, invertir en instalaciones para distribuir “gas barato” será un disparo en el pie de las finanzas públicas ya que los precios se fijan en el mercado internacional y eso no está al alcance del mandatario mexicano. Nuestro país depende del gas que se le compra a EEUU alcanzando 5 mil 639 millones 936 mil pies cúbicos al día mientras que la producción nacional apenas llega a los 2 mil 485 millones 811 mil pies cúbicos diarios en un claro desbalance oferta- demanda.

López Obrador aseguró, también y justificando la creación de Gas Bienestar, que, en México, no existe la libre empresa y que el gas –distribución y venta- está monopolizado cuando en realidad existen 7 empresas mayoritarias que se distribuyen el mercado nacional y 300 más que lo hacen en regiones más pequeñas por lo que no puede decirse que existe un monopolio gasero en el país.

Crear empresas paraestatales para abaratar precios es ficción y riesgoso para las finanzas nacionales. PEMEX y CFE son un claro ejemplo de que el Estado, cuando invierte sin conocer los mercados internacionales, siempre se tendrá números rojos al momento de hacer cuentas. Además, AMLO, al hablar de monopolios, no reconoce que PEMEX y la CFE, son precisamente eso que pretende atacar: monopolios.

4 comentarios en “Medios y Remedios

  1. Fernando

    Claridad, lo que pretende hacer AMLO, es misión imposible, algo similar a lo que quiso hacer con las medicinas, que por sus caprichos hace las cosas sin pensar en las consecuencias, si realmente quiere bajar el precio del gas, es más facil y barato subsidiarlo, que andar creando empresas que más que solución, se convertirán en un problema, al tiempo se lo dejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s