En Corto


Por Carlos González M.

“YO TENÍA 16 DIPUTADOS…AHORA SÓLO OCHO”

“Yo tenía 10 perritos…” pero de uno en uno se fueron yendo todos hasta no quedar ninguno, dice la canción infantil. En Baja California Sur casi le sucede igual a Morena.

En junio de 2018 este partido junto con sus aliados PT y el PES, conquistó 16 diputaciones locales de un total de 21. Sin embargo en junio de 2021, tres años después, sólo ocho de estos legisladores siguen identificándose y actuando cómo morenistas: la traición hizo presa de la otra mitad y fácilmente se apoderó de sus débiles y corrompibles “cuerpecitos”.

Es justo y necesario que la sociedad sudcaliforniana conozca -y reconozca- los nombres de las y los ocho legisladores locales que aún se mantienen firmes en su compromiso de representar a los ciudadanos que confiaron en ellos al otorgarles su voto y continúan defendiendo los intereses populares por encima de los propios. Ellas y ellos son: Rosalba Rodríguez López , María Petra Juárez Maceda, Milena Quiroga (con licencia), Mercedes Maciel (con licencia), Humberto Arce, Esteban Ojeda, Marcelo Armenta y Homero González Medrano.

Los otros ocho no tiene siquiera caso mencionar sus nombres y apellidos por respeto a sus padres que nunca serán responsables de las debilidades y delitos cometidos por sus hijas e hijos.

Es fácil acusar a Carlos Mendoza Davis de ser el principal responsable de la parálisis legislativa que ha afectado gravemente la vida democrática e institucional de la entidad, característica de su gobierno que le acompañará siempre y llevará pegada como tatuaje de su biografía personal, cierto, pero la estrategia del ejecutivo estatal de neutralizar y avasallar al poder legislativo habría sido inútil y un fracaso rotundo si la traición no se apodera del alma de los ocho diputados que abandonaron la coalición y rompen la unidad que conformaron originalmente Morena PT y el Partido de Encuentro Social . Al romperse la unidad el caos sobrevino: Son ellos también los culpables.

Al enemigo no puedes acusarlo jamás de traición porque esa es su esencia. En cambio a un amigo sí porque la infidelidad es el delito que cometió el grupo de los ocho: traición a la patria.

No exagero: cuando la traición se da en el plano personal o familiar los efectos invaden el espacio inmediato del idividuo.
Pero cuando la traición sucede en el plano social o en el político, su efecto puede ser devastador porque en el caso de Baja California Sur la “debilidad de carácter” de las y los ocho que abandonaron el barco, si afectó el impacto original de la Cuarta Transformación en Baja California Sur.
Como dice el poeta: “existen aves que atraviesan el pantano sin mancharse sus plumas”, y de ese tipo son Rosalba, Petra, Milena, Mercedes, Humberto, Estéban, Marcelo y Homero: Vaya un doble reconocimiento a las y los ocho legisladores locales que cumplieron con su compromiso y honraron su palabra. No fue fácil porque en este país ¡vaya que hay pantanos! ¡y vaya que hay traidores!

Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s