En la Opinión de Alfredo González


  • Un éxito el foro juvenil.
  • Pelayo-Barroso armonizan. Darán buenas cuentas.
  • Ante la única oportunidad de no sobrepasar la hora veinticinco.

Frente a un combate con el sello del propósito de subestimar la labor de la administración pública estatal, Mendoza Davis que lidera al sector oficial y al sector privado en los asuntos que pueden dañar en la sociedad está estipulando a la dirección de protección civil a fin de estar preparados dada la cantidad de acciones que pudieran hacer impacto sobre todo en la parte austral de la península. Recordemos que estamos entre el océano pacifico y el golfo de California.

Ha dejado que los partidos políticos actúen y es que la medición que se hace en cuanto popularidad entre el ejecutivo federal y el estatal, Carlos Mendoza en sus convicciones rebaza mucho por cada una de las barrabasadas que están cometiendo el presidente de la república.

El proyecto de Pancho Pelayo de un programa que abra las perspectivas de una juventud a través de la cultura se dejó sentir en el foro el viernes anterior donde hubo una respuesta favorable. No se hacen promociones de dadivas sino de buscar las formas idóneas de que los muchachos que comprobadamente asistan a las escuelas tecnológicas o universidades con promedios mínimos de 8 deban tener un estímulo pero además esto quizá sea lo más importante es escucharlos porque hay mucha gente joven con buenas ideas y mejores propósitos. Dicho foro fue formado por instrucciones del candidato del frente opositor por el joven Lic. Luis Bareño Domínguez quien se mostró satisfecho por la confianza de Francisco Pelayo.

Ayer decíamos y esto es una sugerencia, que deben ampliarse las acciones a través de eventos interinstitucionales para que los muchachos del estado se conozcan. Hable del teatro de la ciudad que se pueda hacer un encuentro que pueda consolidar la identidad desde ahora de los jóvenes sudcalifornianos. Lo decimos sin ningún ánimo peyorativo. Nuestra entidad ha tenido destellos culturales muy importantes. Hacia mediados del siglo XlX, en la comunidad del Triunfo, municipio de La Paz ya funcionaba un teatro llamado “El Niño Artillero”. Había tertulias dominicales y en cada casa existía un instrumento musical y no hace mucho se remodelo la casa de la cultura. En San Antonio, también municipio de La Paz hay una casa de la cultura que lleva el nombre de Dominga G. de Amao, esto es por citar unos ejemplos. Reflexionamos en el sentido de que lo que corresponde para el municipio de La Paz y el gobierno del estado pudieran hacerse más cosas y si así lo decidieran sería lo mismo con Comondu, Loreto, Mulege y desde luego La Paz. Sería una acción conjunta y a través del arte y la cultura, del intercambio artístico, de certámenes de oratoria, etc. Solidarizamos para siempre la identidad de los sudcalifornianos. Algo así cambiamos las ideas con Luis Bareño Domínguez. Un joven que hace bien las cosas y dedicado por completo a su trabajo.

Por lo demás ha sido un éxito el foro “Rescatando a la juventud a través de la cultura”.

Los jóvenes son un presente y un futuro. En los años de la revolución que resultó ser el hermano incómodo, el General Maximino Ávila Camacho se encontraba con su estado mayor en uno de sus pueblos cuyos comercios se dividan en secciones: una para vender telas, hilos, alimentos para procesar, etc. y la otra era para vender bebidas alcohólicas. Un buen día llego un joven de estatura poco común acompañado de su novia y lo vio entrar. Lo mando llamar con gesto despectivo, le arrimo una botella de 3/4 de aguardiente. Con un bramido le dijo: “usted se va a tomar esta botella”. El joven se le quedo viendo y lentamente destapo el recipiente y de dos tragos se la tomó, acto seguido le dijo al militar: permiso. Tomó a la novia por el brazo y con todo equilibrio salió y a los veinte minutos regreso. Se le notaba bajo la chamarra de gamuza en su brazo derecho un poco más abultado. Llegó, saco una botella de un litro y le dijo: “señor general, ahora usted se va a tomar esta botella”: ya iba solo. Se midieron con la mirada los dos y lentamente destapo la botella el general Ávila Camacho y tardo un rato en acabársela, cuando la concluyo el muchacho le dijo: gracias, general, con permiso. Al rato los oficiales le preguntaban el por qué se había dejado intimidar por un jovenzuelo. Y Maximino Ávila Camacho le contesto:

¡Si ustedes lo hubieran visto la mirada a ese muchacho, hasta mierda hubieran tragado!.

Sin comentarios.

No los subestimemos. Animémoslos para que salgan al palenque y puedan medir sus zancas con quienes se piensen que son superiores. Como un dato curioso en el terreno científico en 1969 cuando alunizó el apolo once mientras la nave nodriza giraba en la órbita lunar fue una jovencita de apenas 24 años la que hizo los cálculos para que el águila llegara con exactitud al momento en el que la nave se insertara en la nave espacial.

Hay mucho que hacer por la cultura, Pelayo, seguramente Barroso, y todos aquellos que se dediquen con mística a la tarea cultural habrá de lograr muchos objetivos.

La frase de este miércoles es: “¿Cultura? y López Obrador dijo: ¿Es acaso otra pandemia?”.

Un comentario en “En la Opinión de Alfredo González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s