En la Opinión de Alfredo González


  • La agonía de los dictadores es la misma que la de sus alcahuetes
  • Una axioma: nada es para siempre.
  • La cultura no se lleva con los sátrapas y los dictadores

Quienes desde el inicio de un mandato no van a tratar de llevar a cabo los compromisos, sufren agonías adelantadas porque está inscrito en política que aquel que llega a la meta sabe que el primer segundo que transcurre después que toma posesión del cargo se inicia el descenso.

Hoy quienes han llegado al fondo de las cosas y las han resuelto han puesto de frente sus ojos al sol. Sin embargo hay otros que han sido tema de noticia nacional por sus barbaridades como dijo José Ingenieros: “cruzan el mundo por temor a que les digan que son contrabandistas de la vida”.

Les hace crisis adelantadas las nostalgias del poder y es cuando les brota la doble personalidad de abusos, crímenes y hasta violaciones a las leyes que nos rigen. Sujetos que se trasformaron en reyes midas, estrangulando pueblos dejando que murieran gente de la tercera edad por una pandemia que aun los tiene de boca abajo, y confunden las áreas de trabajo en las cuevas de Alí Babá.

El axioma de que nada es para siempre se aplica a los políticos y más en estos tiempos, cuando las regresiones de los perversos parecen haberse apoderado de la auténtica personalidad.

No hay peor error que al escalar el poder se olviden que el tiempo no se detiene y que tarde o tempano habrán de encontrarse con los rostros masacrados de dolor, de la antidemocracia, de la estupidez queriéndola convertir en inteligencia, pero eso no es posible. El pueblo de México está demasiado desierto para que se le vea como los antiguos tamemes que eran los criados de los conquistadores. Hubo un punto culminante donde anuncia con bombo y platillo el Tlatoani Mexicano lo de: ciudadanos alertadores, se llega al holocausto de la imbecilidad para formar ciudadanos delatores convirtiéndolos en enemigos jurados de sus hermanos y criando en las fuentes de trabajo envidias y traiciones, eso no puede ser un presidentes, porque un ejecutivo autentico educa con sus actos, actos que ennoblezcan y no que denigren a la condición humana.

Cada vez que e habla de cultura recuerdo la obra Quo Vadis, que denuncia los desvíos morales sociales en Francachelas y manteniendo al pueblo con pan y circo que ahora se le llaman pensiones para adultos mayores, Quo Vadis la escribió Henryk Sienkiewicz.

Había una enemistad abierta ente TRIGELINO el jefe de la guardia pretoriana, el chismoso mayor, el soplón de Nerón, y el llamado árbitro de la elegancia, el gran tribuno Petronio. Al sátrapa le daba por componer versos cuya calidad era escasa debido a que se trataba de un sujeto anormal.

En una ocasión, convoco a sus allegados que se decía hijo de Dios y leyó y todos sus cortesanos contaron sus imbecilidades. Le dijo el tribuno era un hombre reposado, zagas e inteligente, al preguntarle nerón que sí que le parecían sus versos palabras más palabras menos contesto: simplemente es lo peor que te he escuchado. Son horripilantes, no tienen pie ni cabeza, no llevan un mensaje espiritual y social. A medida que le decía el tribuno la verdad el rostro del loco de Nerón iba enrojeciendo y contrayéndose. La voz se puso como un trueno “¿qué, que, que, queeee?” ¡¿Por qué me dices eso!? Entonces con suavidad le dijeron: si eres hijo de un dios, escribirías cosas más bellas, entonces el rostro se fue apacentando y la calma volvió y cariñosamente le echo la mano al hombro a uno de los mejores hombres de Roma.

Al grado que el emperador cuando preguntaba por la salud de alguno de sus allegados era porque pensaba matarlo, cuando se le pregunto a Petronio por la salud del emperador decidió no darle el gusto y convoco a sus mejores amigos y se suicidó cortándose las venas pero antes de que la última de su sangre saliera relato un comunicado para Nerón y lo envió con un criado: nerón hipócritamente lloro y pidió el lacrimero real y deposito una lagrima por su “amigo” y otra por él.

Entonces qué bello el gesto de mi amigo, acordarse de mi de último momento. Palabras más palabras menos la carta decía:

“Nerón, perdone que hayas mandado abrirle el vientre a tu madre para ver donde te habías formado, guarde silencio cuando incendiaste Roma y le echaste la culpa a los cristianos. Me avergoncé de muchas cosas que nunca dije, entonces nerón se iba contrayendo y las líneas llegaron a lo máximo cuando dice el distinguido tribuno:

Inocencia, mata, asesina, sigue inmolando a los cristianos pero por favor ya no compongas versos, son horripilantes, ¿no te has dado cuenta que la humanidad se ríe de ti y te desprecia?

Así hay cosas que desde el pasado nos viene a recordar que muchas larvas quedaron para desgracia de la humanidad. Fue de las peores épocas de Roma, donde hubo actos de valentía, de conversiones al cristianismo y aquellos ídolos que se creían dueños de Dios y dueños de vidas sacrificadas inútilmente, fue el precio para que nunca jamás permitamos que esas personalidades se repitan y hacerlo por los hijos de nuestros hijos. La pregunta de la semana:

¿Se podría concebir a un árbitro de la elegancia, estudioso, extraordinario orador que sabía cómo manejar aún n despreciable sujeto, diciendo: me canso ganso, ya te conozco mosco, son otros puntos de vista, yo tengo otros datos, la obra se hace llueva, truene o relampaguee.

Pues aunque no queramos ya tenemos.

Arrion: al que se le cataloga sencillamente ante la negación de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s