En la Opinión de Alfredo González


  • A ver si nos entendemos con Víctor Castro Cosío
  • La pensión vitalicia está bien… Pero
  • Cuando campea un espíritu democrático se respeta al pueblo
  • Se respetan las instituciones o se respetan

Hace unos días el maestro Víctor Castro Cosío manifestó que no era ninguna “ocurrencia” devolverle al pueblo lo que le pertenecía.

En ello estamos de acuerdo que la pensión universal fue mandatada por la carta nacional. Si otros no lo hicieron muy mal hecho, en lo que no coincidimos, es en una estrategia torcida cuando se usa como un instrumento electorero.

Debemos entender que es una concesión graciosa sino que son un producto de las relaciones sociales de México.

Los malabares que hacen con la semántica es parte vital del político supuestamente ponderado pero si entra el doble discurso corren el peligro de convertirse en hombres de paja.

Por otro lado la pensión de jubilados y pensionados. Un día aparece la noticia que van a ser integrados todas aquellas cosas que podrían favorecer a los trabajadores del servicio de poderes de la unión. Y otro día aparece la noticia que no va a ser así. Debe haber alguien que exija la puntualización de la devolución de ese dinero. Ejemplificamos con todos aquellos que se pensionaron o jubilaron en 1993. Un día en las redes dice que hay sorpresas para los jubilados pero otro día haciendo gala del amarillismo publicitario dicen que no es posible por diferentes razones. El caso es que más de 500 mil seres humanos esperan se les haga justicia laboral.

Cuando se respeta al pueblo se honra a la democracia que tanto se pregona en un sexenio como este. La pensión vitalicia está bien, que la entreguen. Repetimos, lo que no está bien es que se las entreguen mientras que el ingreso está muy por debajo de los costos que se han disparado en artículos de consumo humano, por ejemplo.
Las instituciones son respetuosas y respetables por eso apoyaremos decisiones justas de estas y definitivamente tomaremos el lugar que nos corresponde cuando se vean lesionadas sus lángaros y trepadores porque cuando se pretende poner una mordaza al pueblo con aquellos que se creían que sin ellos el diluvio. Bastarían unos botones como ejemplo: Calígula, Nerón, Hitler, Batista y una caterva de dictadores de las cuales algunos políticos nuestros de allá arriba de la perla de asfalto han tomado muy mal ejemplo. Nuestras abuelas decían como haciendo una advertencia: ustedes les andan buscando tres pies al gato aunque sepamos que tenga 4. Sin comentarios.

Un famoso escritor español Adolfo Suarez decía: “Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro.“

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s