Del Tintero


QUE SE ESCUCHÉ LA VOZ DE SUDCALIFORNIA

  • A los suspirantes a cargos de elección constitucional

Por: Armando León Lezama

El gran compromiso en la temporada de campañas electorales, es consigo mismos.

Refiriéndonos a quienes arriben al registro formal, legal y legítimo, de candidaturas para gobernador, diputaciones de mayoría y representación proporcional.

Así como para presidentes municipales, síndicos y regidores.

No se trata de pensar en forma tan diminuta.

Decir, “gano, sigo la agenda establecida tradicionalmente y seré nuevo rico con credenciales de autoridad”.

Más de lo mismo, no!

Ese pensamiento es lo común hasta nuestros días.

Hay impedimentos entre cada uno de esos cargos, que no caminan a un mismo paso ni en la misma dirección.

Cada uno vive inflado y como si fueran peces que vivieran en peceras diferentes.

Se trata de adquirir un serio reto, de parte de cada uno de quienes jurarán hacer cumplir la constitución en caso de “ganar”.

Porque además del juramento, se espera sean bondad humana, estudiosos, civilizados, con capacidad para escuchar y entender razones, reflexiones, anhelos, sentimientos, y no hacer como si el deber ser de cada uno, es cumplir una agenda frívola, recibir aplausos y administrar y /o recibir manejo discrecional de beneficios.

Sumar en su capacidad de pensar. un cabal entendimiento de la explosión demográfica que vivimos en el Estado 30 de nuestra República mexicana.

Saber que hace falta hacer mucho más que “pasarla bien”.

Hay que tener genio e ingenio para trascender en las historia de sus cargos y en la historia general del país mexicano.

Pasar de “más de lo mismo; a una evolución social.

Pero para poder evolucionar como población y joven entidad, no es la diminuta voz de los políticos, gobernantes y legisladores, la que vale la pena escuchar, sino traen en su palabra, autenticidad de saber escuchar, legitimidad que les dé verdadera representación.

Si no tienen en el contenido de sus palabras, el sentimiento social actual.

Porque han de obrar con sabiduría para guiar los anhelos de la gente.

No sus aspiraciones o sus ignorancias.

Deberán dejar caer los muros invisibles y dialogar como servidores públicos y entre servidores públicos, para ponerse a tono con las metas de sus representados.

Pueden proponer, pero sin perder la brújula.

No deben ser vanas sus obras.

Más bien, que sean imperecederas.

No hagan castillos de arena; mejor, hagan que se escuche, la voz de Sudcalifornia.

Cómo Estado libre y soberano, se puede mostrar el rostro de la concordia política.

Se deben desterrar insultos, calumnias, fuego amigo,… ; para pasar a la civilidad.

Hechos y propuestas viables y de utilidad social.

Porque lo importante no debe ser quien gane o quien pierda la elección.

Lo trascendente es que se puedan establecer mesas de conciliación y acuerdos, pasadas las votaciones.

Porque ahora, el presente obliga a ser mejores.

No sólo decirlo; si hacerlo.

Mejores políticos, mejores ingenieros, abogados, pintores, carpinteros, boletos, amas de casa, burócratas, enfermeras, empleados…

Se trata de cambiar de actitud y provocar un optimismo realista.

Se trata de no simular.

Sin embargo, ya veremos qué pasa con los actuales suspirantes, quienes a partir del día 4 de abril, los que logren registro ante los órganos electorales, podrán mostrar cualidades y capacidades.

O su ignorancia e incapacidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s