En la Opinión de Alfredo González


  • La gira presidencial.
  • ¿Por qué no? Avances.
  • Logística fallida.
  • Los Cabos: Material reciclado y gente buena.

Alfredo González González

La reciente gira presidencial, demostró un ambiente de tranquilidad en la entidad, y por el más elemental sentido de la proverbial anfitrionía de los sudcalifornianos.

Sin embargo, los encargados de logística de los asuntos presidenciales, indican que fueron tomados del montón. Creemos que todos recuerdan que los encargados de las mamparas del primer informe de AMLO, estamparon: III INFORME. Hoy los responsables hacen malos cálculos y la aeronave de su arribo llegó con una hora de retraso y esto no tendría más importancia, pero el caso es que mucha gente quedó sin entregar un documento, de cambiar una impresión o sencillamente darle la mano.

Sin embargo fue un recorrido por llamarlo así, normal, hubo algunos, que todavía no se percatan que los tropiezos en política se pagan caros. A esos se les vio lejos, apartados de la comitiva y causó extrañeza porque entre ellos estaba quien declaró olímpicamente: “Soy un soldado más de López Obrador”.

Hubo repudios y apoyos. El primero expresado con cordura por el sector salud, que han de recordar el año anterior hubo un subejercicio del 68% del presupuesto de la federación y este acontecimiento fue en todas las entidades. Grave, muy grave.

La fuerza eólica proporcionará a La Paz ambientes saludables. Debemos reconocerlo, ¿Por qué no?

Por su parte Mendoza Davis en forma natural demostró que es un político efectivo y diplomático.

Por otra parte, las señales que provienen de Los Cabos no son del todo gratos por la traición. Según las encuestas, Oscar Legs es el favorito por Morena para suceder a Armida Castro Guzmán, aunque el propósito lo esté determinando una encuestadora. Sin embargo, en el último minuto o antes el ciudadano puede cambiar de preferencia. Quedan en evidencia los traidores morenos que abandonaron el Congreso para ir a anidar al municipio cabeño. Quejumbroso y frustrado Ernesto Ibarra Montoya queda completamente rezagado.

Hace algunos días comentaba en forma genérica que pronto se le ajustarían cuentas. Quizá se le investigó, tal vez no, el caso es que durante el sexenio anterior colaboraba con un sujeto, tipificado como un delincuente nato cuyas iniciales son Armando Sandoval que después timado a muchas gentes con terrenos, le dio una golpiza a la mujer y lastimó al hijo de la pareja. Muy pronto le llegó el karma. Su castigo o penitencia será el no llegar al sueño dorado, al edificio de Bulevar Mijares.

Frente a estas cosas, hace varias semanas por una interpósita persona y solicitándome unos datos sobre un hecho histórico, conocimos vía telefónica a un hombre bien aceptado, respetable, cordial y amistoso con la gente. Y esto, hablando de facto fue de un momento dado cambiar el estado de las cosas, y aunque Rigoberto Meza no haya sido registrado, recibimos comentarios de que era un buen hombre y leal institucionalmente.

La frase de este viernes:

“No hay peor traición que la que se ejerce a la sombra de la ley y el calor de la justicia”.

Es de Montesquieu. Con dedicatoria de pensionados y jubilados a quienes niegan sus derechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s