EN CORTO


Por Carlos González M.

LA SUCIA HISTORIA DE LAS ENERGÍAS LIMPIAS

“Cuando recurrir a un bien para resolver un mal provoca daños aún mayores al original significa que el bien seleccionado no era el correcto” (sabiduría purépecha)

¿Estaría usted de acuerdo que el vecino de enfrente con el pretexto de ser un experto en la materia fuera él en su lugar quien decida a qué hora se encienden o apagan las luces de su casa?, ¿ limitar o interrumpir a su antojo la cantidad de electricidad a consumir?, ¿prohibirle a su familia prender velas o hacer fogatas?

Nadie en su sano juicio y cumpliendo con responsabilidad su papel de jefe de familia admitiría ceder a otro el control de aquello que sucede al interior de su propia casa y que sea el entrometido quién intervenga en la intimidad del hogar.

Sin embargo existen los “cornudos” a los que poco les importa incluso quién duerma con su esposa por las noches pero si a cambio del honor perdido esto les asegura el disfrute de algunos minutos diarios de electricidad. “Vale más prender mi televisión a toda hora que defender la cama deshonrada”, se justifican.

TRASNACIONALES vs. CFE
En México -nuestra casa común- sucede algo similar con la historia de la industria eléctrica nacionalizada en la década de 1960 por el presidente de la república Adolfo López Mateos porque a 60 años de aquél acontecimiento histórico que dio nacimiento a la Comisión Federal de Electricidad y permitió al país ser autosuficiente en energía al atender el 100% de la demanda, actualmente la empresa pública propiedad de la nación genera apenas el 50% de la electricidad que se consume en el país.

¿La causa? Sucede que varios “cornudos” han podido colarse a su interior y enterrar sus uñas corruptoras en las entrañas de la empresa pública para destruirla desde adentro.

En los últimos años 20 un puñado de empresas extranjeras han desplazado a la CFE y apoderado paulatinamente de la otra mitad del mercado, instalando por todo el territorio pero sobre todo en el norte del país plantas generadoras de electricidad que operan con gas natural, energías solar y eólica, compitiendo con el combustóleo, carbón y diesel utilizads por la Comisión en sus plantas generadoras, instalaciones que sus críticos acusan de consumir combustibles fósiles.

FOX, CALDERÓN Y PEÑA LOS MÁS CORNUDOS
México ha dejado de ser autosuficiente en la manufactura de bicicletas y la pérdida es lamentable pero intrascendente. En cambio perder soberanía en renglones básicos como son salud, alimentación y electricidad esto sí es un verdadero problema porque ceder terreno en estas materias significa empeñar el presente y futuro de los mexicanos para depositar en manos ajenas el destino del país.

Los responsables de esta política desnacionalizadora tienen nombre y apellido: fueron los gobiernos desde Carlos Salinas de Gortari hasta Fox, Calderón y Peña , quienes desde Los Pinos se encargaron de abrir el mercado de la generación de electricidad a empresas extranjeras y adecuaron las leyes mexicanas para justificar y encubrir sus objetivos privatizadores en perjuicio de la Cmisión Federal de Electricidad.

Una de las reformas legales promovidas por los neoporfiristas que más afectó el presente y futuro de la Comisión Federal de Electricidad es aquella que la obliga a privilegiar la distribución en sus redes de la electricidad que producen las empresas extranjeras porque hasta que esta energía se transmite en su totalidad, sólo entonces la empresa pública tiene autorización para subir a las redes la energía producida en sus plantas. Mentras tanto tiene que apagar turbinas y calderas porque la ley le obliga a hacerlo…¡por “cochi”!

¿Acaso Biden o la señora Ángela, el francés Macrón o el español Sánchez, se habrían atrevido a tanto para privilegiar a la mexicana CFE, en perjuicio de sus propias empresas?, ¡seguramente los habrían colgado de las “partes nobles” por ceder la soberanía energética de sus países al “gigante” azteca!

Pero además de las reformas legales, los neoporfiristas se esmeraron en la aplicación de medidas financieras y administrativas con el propósito encubierto de asfixiar a la empresa pública y convertir paulatinamente en chatarra su infraestructura para justificar así el arribo al país de empresas españolas y estadounidenses presentadas como limpias, innovadoras y creadoras de empleos bien remunerados.

Los gobiernos del PRI y PAN, en lugar de dedicarse a fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad y modernizarla, todos estos años prepararon el camino para el predominio de empresas foráneas que han sustituido completamente a la Comisión Federal en el campo de las energías renovables y condenarla al estancamiento tecnológico.

VIEJITAS PERO CUMPLIDORAS
Las recientes nevadas en Texas provocaron un apagón en ambos lados de la frontera pero de este lado la escasez de electricidad puso también al descubierto el alto grado de dependencia tecnológica y energética del país.

La decisión del gobierno de Texas de suspender sin previo aviso las exportaciones de gas natural a México afectó el suministro de gas utilizado por las empresas foráneas que dependen por completo de la importación de éste y las maquiladoras de Ciudad Juárez, Tijuana y Matamoros, las industrias de Monterrey así como también la vida cotidiana de millones de mexicanos que viven en el norte del país, todos ellos vieron de pronto suspendida y amenazada su cotidianidad por la suspensión total de las actividades productivas.

Pero la crisis también permitió a muchos mexicanos comprender “de golpe y porrazo” el valor y la importancia que tienen tanto la soberanía energética como la independencia tecnológica porque sin ellas ningún país es realmente dueño de su propio destino.

Sin embargo ante la adversidad el gobierno federal y la CFE decidieron echar a andar las calderas y turbinas de las plantas silenciadas por los neoporfiristas durante tres décadas y en cuestión de horas los técnicos y profesionistas de esta empresa propiedad de todos los mexicanos ¡lograron restablecer el servicio de energía eléctrica gracias al diesel, carbón y combustoleo!, ¡gracias a las viejitas… pero cumplidoras!

¿QUÉ SIGUE?
Casi coincidiendo con el apagón en el norte del país, AMLO envío al Congreso de la Unión una propuesta que reforma la Constitución que devuelve a la CFE la facultad de que sea ella y no las empresas extranjeras quien tenga “la mano” para subir a las redes de distribución la electricidad que producen sus hidroeléctricas y demás plantas generadoras, privilegiando esta reforma a la empresa del Estado porque…ahora le toca su turno a la nación.

Se trata de un gran paso adelante que sienta las bases legales para que la Comisión recobre el papel preponderante que tuvo antes en el sector energético y frenar así el crecimiento abusivo de empresas que vienen al país en búsqueda de lucro y ganancia aunque envueltas en ropaje de ambientalistas. ¿mentira?: Ahi está la empresa “limpia” y favorita del gobernador panista de Baja California Sur, la consentida de Carlos Mendoza Davis, ¡ apenas instalándose allá por los rumbos de Pichilingue y ya ha destruido manglares y despojado a vecinos de sus predios!, ¡invadido terrenos ganados al mar y acumulado demandas en su contra!

¡Cuánta Innovación señores!, ¡qué limpieza!

2 comentarios en “EN CORTO

  1. La Mano Negra

    Definitivamente el señor que escribe la nota, no sabe absolutamente nada de lo que esta hablando, solo repite lo que escucha todos los dias en las mañaneras, seria bueno investigar un poco antes de lanzar este tipo de seudoreportajes..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s