Del Tintero


LOS PRETENSOS A GOBERNADOR: Pelayo, Parra y Víctor

  • El reto es el voto de los abstencionistas

Por: Armando León Lezama

La rueda del proceso estatal electoral ya empezó a rodar.

Entre los suspirantes a la candidatura a gobernador, alguno, se siente ya sentado en la silla del poder ejecutivo del Estado de Baja California Sur.

Grave error.

Por mil razones cualquiera de los tres mencionados puede ser o no ser el mandatario noveno de la joven entidad Sudcaliforniana.

Francisco Pelayo Covarrubias, le entró a la contienda con ganas de ganarle a Víctor Castro Cosío del partido movimiento de regeneración nacional – MORENA -.

El panista trae consigo la mala fama nacional de su partido.

Ya que entre el mayoriteo ciudadano pejista, tiene el partido blanquiazul, enemistad a la hora del voto.

Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, no dejaron buen puntaje en la historia política mexicana.

Sin embargo, los tiempos hacen diferentes circunstancias. Es decir, hoy en día, en el Estado 30 de nuestra República, hay un sentir y pensar, nada conveniente para los actuales representantes populares : Presidentes municipales y diputados locales.

Tal pareciera que en ésta patria chica, los del MORENA trabajaron para inhibir el voto para el primer domingo del mes de junio de 2021.

Caen mal y lo que se sabe de ellos públicamente es vergonzoso: Creídos, embusteros, pedantes, ignorantes y una lista grande de palabras existe, gracias a que ellos dan motivo en su actuar personal y su pésimo desempeño en el cargo que realizan.

Se pudiera decir que debido a esa laguna negra que dejan en la historia los morenos, es que se presume que el actuar, el servir y los resultados serán mejor para el ciudadano común si Pancho Pelayo no miente, no roba y no traiciona al pueblo, que al menos en varias encuestas, lo colocan adelante o muy parejo del cuasi gobernador, Víctor Castro Cosío.

En el caso del profe que obedeció el sí señor del presidente de México y dejó plantado al pueblo elector de Baja California Sur, para ser delegado estatal y NO senador, haberse asociado con el priista renegado Leonel Cota Montaño, le ha redituado ir en las espaldas de Andrés Manuel López Obrador y con ello, tener las llaves de las decisiones para poder llegar a los cargos en que se ha desempeñado.

Cierto que ha estado dentro de los gritos de moda contra el PRI a lo largo de sus protestas magisteriales.

Pero revisando bitácora de su vuelo, no encuentro hechos trascendentes por si mismo o por algún liderazgo a favor del pueblo.

Es un arengador que por primera vez debe asumir sus límites.

Aspirar a ser gobernador con los viejos discursos es engañar.

Ahora, lo que se ocupa es de buenos modos para lograr el diálogo permanente con los habitantes de la media península.

No sólo los pobres.

No confundir austeridad con ser méndigos.

Tendría que surgir de tierra Sudcaliforniana, una voz con contenido nuevo y provechoso para sumarse mejorando en mucho el llamado movimiento de regeneración nacional.

No ser eco de lo que dice el buen Andrés Manuel López Obrador.

Por el contrario dar armas jurídicas a la ciudadanía para defenderse de todo gobierno, incluidos los surgidos del MORENA.

Ejercicio pleno del plebiscito, referéndum, revocación de mandato, derecho de petición, derecho de audiencia,…

Hasta el momento Don Víctor Castro Cosío, es un peón más de las luchas libertarias con aspiración a tener banda oficial de gobernador, nada más.

Puros cuadros para sus paredes y para la historia qué?

Urge entonces que deje de andar inflado, diciendo sandeces y haciéndose el simpático.

Seriedad, contenido y nuevo proyecto político, social, económico, que haga cultura de ser mejores cada día y ser reconocidos con dignidad desde la concepción hasta la muerte.

Porque ahora lo que hay es una pompa guinda de jabón en la llamada cuarta transformación.

Hasta hoy, el pueblo, no manda.

Ramón Alejo Parra Ojeda y el reto de lograr el voto de los abstenciónistas.

Respecto al abogado, se ha estado preparando a ciencia y concierncia, para lograr una exposición de motivos que le den sustento a una plataforma político – social a la altura de las expectativas de los habitantes de Sudcalifornia.

No es un ocurrente ni un soñador; tiene más bien tino y tacto para organizarce y multiplicarse, sobre todo en eso de juntar firmas de apoyo ciudadano que le den luz verde para ser candidato a gobernador por la vía de la figura de candidato independiente.

Su mira para afianzar un proyecto vivo, viable y activo son los abstenciónistas de acudir a las urnas en jornadas electorales.

Obvio no es un superhombre, tampoco perfecto, pero de que le está poniendo corazón y cabeza a su objetivo, en eso de comunicarse con sus semejantes e ir construyendo una red de comprometidos ciudadanos y ciudadanas, que al igual que él, no creen en los gobiernos que vienen de los partidos políticos.

Su lenguaje llano y directo le quitan cualquier sospecha de mentiroso.

Ya veremos de que cuero está hecho el también notario.

Porque se vaticina por los vientos populares, que si les dará la contienda y será la diferencia de Pelayo y Víctor.

De manera que en el parqueadero se divisan tres jinetes, El panista, el independiente y el morenista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s