Medios y Remedios


Aliados incómodos

Antonio Ceja

Era de esperarse. Dentro de Morena, las incomodidades políticas empiezan a multiplicarse y cada día que transcurre se vislumbra que dentro de ese partido hay todo menos unidad y mucho menos congruencia.

La división que provocan las ansias de poder y que son generadas por las aspiraciones particulares de sus militantes, dejan al descubierto que el enemigo a vencer está dentro del partido formado por López Obrador y que en Baja California Sur ya empieza a mostrar signos de preocupación entre la militancia.

Todos conocemos las diferencias que existen entre el grupo formado por el ex titular de programas sociales de la federación Víctor Castro Cosío y la dupla formada por Armida Castro –alcaldesa de Los Cabos- y Rubén Muñoz, el más visible para competir por la nominación morenista a la gubernatura del estado. Por un lado, Castro Cosío apela a la generosidad del CEN de Morena para manejar los hilos necesarios para lograr ser el ungido a la gubernatura mientras que, por su parte, Muñoz Álvarez opera haciendo alianzas que ponen en duda su compromiso con el partido que lo convirtió en alcalde de la capital de Baja California Sur.

En el Congreso local, la bancada morenista, sin duda, está, sin duda, con el proyecto político de Castro Cosío mientras que Rubén Muñoz busca, aparte, el apoyo de personajes desligados del morenismo como un Yuan Yee Cunningham, cuyo pasado político no es precisamente un referente para formar una alianza política como presuntamente pretende el alcalde paceño. Otro síntoma de que Rubén Muñoz trata de generar simpatías para lograr los votos necesarios para alcanzar la nominación de su partido es el de anunciar que ya se encuentra en pláticas con gente del PANAL, un antiguo aliado que le demostró apoyo hace dos años cuando Leo Graciano, empresario local, renunciara a su proyecto político del partido magisterial para apoyar la candidatura rubencista, hoy, Leo Graciano ocupa, como agradecimiento a la declinación, un puesto dentro de la administración municipal. Además, es evidente que la planta laboral de primer nivel del ayuntamiento paceño tiene la orden de promover a diestra y siniestra la imagen del alcalde como estrategia de penetración entre la sociedad.

Ante ello, el coordinador de la bancada morenista en el Congreso local Humberto Arce Cordero se mostró indiferente ante la estrategia de suma de voluntades del alcalde Rubén Muñoz, pero advirtió que, si el alcalde necesita aliados, que renuncie al partido porque, de acuerdo al diputado, en Morena “no caben los proyectos personales”.

Aunque Rubén Muñoz tiene la opción de buscar la reelección al frente de la comuna paceña, lo cierto es que eso no le interesa ya que la evidente búsqueda de aliados lo colocan como un funcionario que solo busca avanzar en sus aspiraciones políticas cuando, según los números, ha hecho las cosas bien al frente del ayuntamiento por lo que, si la lógica se impone, repetiría, sin problemas, el cargo que hoy ostenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s