Del Tintero


LAS CÚPULAS MALEADAS DEL MORENA

  • Homero Davis, opción de piso parejo, señor AMLO, presidente de México

Por: Armando León Lezama

El suspirante puntero, Víctor Castro Cosío, de las filas del movimiento de regeneración nacional, a decir de un listado al estilo del viejo sistema político mexicano, en buena lid, si no fue senador, no merece ser candidato a gobernador, por ejercer el sí señor ante AMLO.

Desoyó el mandato ciudadano.

Se votó para que fuera representante popular, no achichincle del mandatario federal.

Hoy, saca lo mejor de su charla, de su arenga como maestro disidente.

Ya que es el verbo que le trae aplausos.

Sin embargo, se puso a las ordenes del siempre priísta – y de los de colmillo grande – Leonel Cota Montaño, quien desde 1999, viene ejerciendo a modo de cúpulas MALEADAS.

Sin importar estatutos, privilegiando a sus consanguíneos en sillas de poder y muy buen salario.

Simulando ser populares, porque en su hoja de hechos, no hay escrito nada trascendente a favor de la mayoría de la población.

La triada Víctor Manuel Castro Cosío, Leonel Cota Montaño y Rubén Gregorio Muñoz Álvarez, están montados en la victoria del famoso Peje.

Sin él, nada son en los rines de la política actual.

Siguen sus instintos, no ideales.

Construyen en la sombra y mienten en la luz pública.

O en el mejor de los casos, dicen lo que saben que engatuza al pueblo: “No más de lo mismo”.

Pero muy por el contrario de lo que nutrió al movimiento de regeneración nacional: “La esperanza del cambio verdadero”, la triada miente y simula.

Son corifeos del gobierno estatal en turno, aún siendo panista.

Su labor es meramente de empleados y mandaderos, pero en el campo de la lucha de un mejor hoy para los mexicanos no aportan nada.

Viven en cápsulas, mientras el pueblo en mayoría sin mejoría.

Sin olvidar a la señora de las mentadas de madre, Lucía Trasviña Wanderath, su cargo en el senado de la República Mexicana, la hace caer en la resbaladilla de las oportunidades personales.

Sin más mérito presente que acudir al senado y dejarse llevar por las apretadas agendas en esos menesteres, porque ya lo pasado, pasado es, si de sueños juagiros y luchas de pobre se recuerdan en el ayer.

Al igual que la triada, es como hoyos negros en el universo del movimiento de regeneración nacional.

Lectores, no es afán de demeritar el movimiento de protesta e insurgencia mexicana, de lo que bien se puede asegurar, es la primera revolución del siglo XXI, en nuestro país.

Una revolución social sin más arma que la credencial de elector.

Una catarsis colectiva, que desventuró al PRI y al PAN; pero no al neoliberalismo.

Éstos – Los neoliberales – con mirada y presencia internacional, poco les importan las siglas, el membrete.

Ni siquiera quien es el candidato.

Si gana una elección presidencial por las buenas o por las malas.

En el caso de Los Estados Unidos Mexicanos, en 2018, fue por un sentimiento nacional de hartazgo al PRI y al PAN.

También porque se alimentó a la población con un discurso INCLUYENTE que aterrizó en un boom cultural de “Los de abajo”.

Y de ahí hasta los grupos de poder de facto y formales.

Se generó un personaje de aglutinación: AMLO.

La imposibilidad de detener el estallido social que desde inicios del siglo XXI se manifestó en las urnas.

Dejó en evidencia que los PRIAN, como se les empezó a decir por su relación cercana, ya no eran confiables para una mayoría inmensa que de no controlar con inteligencia, correría mucha sangre.

Pero los tiempos del siglo que va, no son de revoluciones armadas o de represiones violentas.

Se optó por un movimiento pacificador.

Se dejó avanzar al priísta de origen – AMLO – y se le permitió posar la banda presidencial 2018 – 2024.

Se desmanteló a la alta burocracia de privilegios y ganancias inmerecidas.

Se empleo la dádiva como ancla.

Se puso de moda a un presidente, vocero cotidiano de si mismo.

Sin embargo, en los Estados, municipios, delegaciones, y todo asentamiento humano rural y urbano, las penas del diario vivir son iguales.

El cambio de nombres y de cuerpos, de las sillas del poder y del servicio público, son más de lo mismo.

Lo único que sigue fresco y radiante, aunque sin protagonismos, es el respetable elector.

Quizá se le dé por votar por el movimiento de regeneración nacional, porque es la lucha, su lucha y los sentimientos de millones de hombres y mujeres, de todas las edades, que luchar por existir y tener mejoría personal, familiar, social, comunitaria…

2019 y 2020, debieron ser tiempo para establecer las mesas de pensar, opinar, proponer, que le den rostro nuevo y social a las políticas públicas.

2021, aprovechando la guerra de palabras en la política nacional, sirva para que la población y muy particularmente los electores, digan su verdad.

Si ellos simulan; nosotros no!

Solamente, dando vigencia a la democracia participativa, lograremos hacer cultura y práctica del ejercicio de figuras jurídicas, como el plebiscito, referéndum, derecho de audiencia, derecho de petición, revocación de mandato, consulta ciudadana, Iniciativa de ley ciudadana,…

Los políticos, que hoy suspiran por la silla del poder ejecutivo estatal, que alardean ser los punteros y merecedores por parte del MORENA, desmerecen la lucha social, si son candidatos siquiera.

Ya que la situación está tan mal, al menos, causen baja de su pretensión a la gubernatura del Estado de Baja California Sur.

Señor Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en la media península sudpeninsular, le digo: En ésta nuestra entidad Sudcaliforniana, Homero Davis Castro, enemigo de nadie, no solamente podría piso parejo al interior del partido de la esperanza de México; también ante la diversidad de partidos políticos y sectores productivos y sociales.

Por ello, por el bien del movimiento, bien puede ser el candidato a gobernador, el candidato de la concordia en nuestra media península.

A Don Victor le gusta decirle Sí señor!

Bien lo puede dejar seguir su representación o que se vaya de senador, que para eso votó la respetable ciudadanía.

De un tal Gregorio, se miente sólo.

Es un agente de bienes raíces, un turistero merolico.

Solo basta darse una vuelta por la ciudad de La Paz, para notar que además de simular, incumple en su encomienda.

De la dama. Mejor que termine su período en el senado de la República.

O sólo busca colgarse más medallitas de “nuevo cargo”, igual que los antes mencionados.

Señor Presidente, en Baja California Sur, el movimiento de regeneración nacional, sin candidatos, es el enemigo a vencer en las urnas.

Entonces, al menos atienda la opción recomendada por ser sentir de mucha población.

Un comentario en “Del Tintero

  1. Speedy Tijuana

    Quién le dió permiso a Homero Davis Castro para abandonar el anexo donde está interno en un afán de abandonar su adicción al alcohól de farmacia?
    Nó midió Homero el riesgo tan grande que corría de convertirse en un teporocho al andar detrás de la gente grande en asuntos de alcohól y pácatelas! que cae en el vicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s