Medios y Remedios


Construir o destruir es la diferencia

Antonio Ceja

Sin duda, la contienda electoral que se avecina en Baja California Sur, será de proporciones épicas principalmente por la polarización social que el mismo presidente de la república ha promovido desde que asumió el poder en 2018.

Sin embargo, creo prudente señalar que, los sudcalifornianos, sabemos distinguir entre las cosas buenas y las cosas malas y que los esfuerzos de los partidos políticos y los candidatos de poco servirán ante la realidad imperante en tierras sudcalifornianas. Las elecciones, desgraciadamente, no las definen, en muchos casos, los buenos o malos resultados de una administración, sino que, hoy, es el fanatismo político el que puede definir en los resultados electorales sin considerar otros importantes factores al momento de emitir el voto.

En un estudio basado en datos del INEGI y elaborado por México ¿cómo vamos? (https://www.mexicocomovamos.mx/) donde se muestra la tasa de crecimiento de los estados en los últimos cinco años, Baja California Sur alcanzó el primer lugar en ese renglón y se ha mantenido entre los 5 primeros lugares de ése ranking en el mismo periodo logrando un promedio del 3.2 por ciento. Es claro señalar que la pandemia ha disminuido en todas las entidades federativas el crecimiento nacional pero no hay que perder de vista que esa crisis, manejada con tino, se minimiza dependiendo las estrategias de los gobiernos estatales para enfrentarla.

Lo anterior, es parte de lo que el elector inteligente debe de recordar al momento de sufragar. No importa si es el PRI, el PAN o Morena el partido que da resultados positivos, tangibles y medibles en todos los sentidos para entender que la continuidad debe o no darse en un futuro.

Si se hace un balance de la estabilidad socio económica de los estados la víspera de un proceso electoral, es inminente sacar a la luz los datos de éxito o fracaso de una administración estatal que permita al elector un juico coherente para votar por la opción que ha hecho un buen papel.

Morena, en casi dos años de estar al frente de la administración federal, ha demostrado que la destrucción sin sentido de la economía mediante la toma de decisiones mal pensadas y los estados donde gobierna mantienen la misma cualidad: la destrucción.

Y es que basar el trabajo administrativo de la función pública estatal bajo el principio erróneo de hacer lo que diga “el dedito del presidente” convierte a los actuales gobernadores en unos simples títeres que no razonan ni actúan en función a os intereses estatales sino en un movimiento arcaico encabezado por el mismo presidente López Obrador tal como lo hacen ya, las Cámaras de senadores y diputados quienes no mueven un dedo si no se los ordena el presidente.

Baja California Sur tiene todavía mucho que hacer, que construir, que ofrecer y solo con políticas adecuadas, conciliatorias y de convocatoria social, podrá seguir adelante mostrando el potencial de crecimiento que, a final de cuentas, beneficia a todos los sudcalifornianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s