Del Tintero


LUCÍA TRASVIÑA: La desesperanza

  • No es la misma; ahora está en el oropel del poder

Por: Armando León Lezama

Tras la elección presidencial de 2018, que llevó con la fuerza social, a muchos, hoy actores políticos y legislativos que no hubieran ganado por sí mismos, se les ha ido cayendo la careta, dejando ver sus verdaderos gestos, su pequeñez de mira.

Siendo personajes de latón que hacen ruido porque de lata son; aunque estén pintados de dorado.

De alguno o alguna de esos que se decían auténticos, la historia esperaba que entendieran el golpe electoral, de gran calado, que había recibido el poder establecido desde el siglo pasado.

La oportunidad para generar organización social, comunitaria, laboral, política y económica.

Sin embargo, las burbujas de poder, constriñen, limitan, incapacitan el vínculo con los representados, porque se dedican al ejercicio de la democracia representativa.

Esa manera, que dice: ni te consulto, ni te pregunto.

Ya votaste; no te ocupo.

Olvidando, que en teoría, la insurgencia ciudadana, pide cambio a la democracia participativa.

Esa que obliga a ejercer preguntando, escuchando.

Esa, que de vida activa, a la frase: mandar obedeciendo.

Pero el poder, es una atadura, que únicamente, los verdaderos luchadores sociales logran vencer.

En el caso particular de la senadora de las inasistencias permanentes, Lucía Trasviña W., causa desesperanza.

Es toda su preocupación, y eso, no concentrada mente, puntual y sin faltas, la agenda legislativa.

La frivolidad de las representaciones y eventos de protocolo.

La pose y prisa, por estar en el redondel del privilegio, de ser representante popular; sin pueblo.

Cierto, como si fuera miembro de un club social dedicado al “altruismo”, ayuda dispersa, al que le toca el corazón o la puerta.

Desenmascarada, cuando su humor personal, la hastía: “Como molestan”.

Eso es lo más intrascendente.

Lo lamentable, es que era la esperanza para hace un bloque social, no por una campaña electoral; sí por los derechos y obligaciones de la ciudadanía, de largo plazo, empezando desde su toma de protesta.

Ocupamos organización social de abajo hacia arriba y de la izquierda en adelante.

Para hacer valer la ley de participación ciudadana, para no solamente votar.

Para tener un país, con capacidad para tener un pueblo mexicano que se mueva en la construcción de una cultura democrática de avanzada y al rescate de valores y principios.

El impulso de la ciencia, las bellas artes, el amor, cuidado y protección de la naturaleza y su entorno.

Tras la supuesta caída de los neoliberales de los poderes públicos de la república, sí hay condiciones para con todo y pandemia COVID19, hiciéramos el trabajo de organizar ciudadanía.

Para derrocar también los modelos caducos de subir al poder a los mismos apellidos.

Para obligar por la vía del diálogo, razones y propuestas, que gobiernos, legisladores y políticos, no sigan haciendo más de lo mismo.

Por ello, no basta con lo poquito que usted hace senadora.

La historia esperaba más de usted.

Hoy es la desesperanza.

Una más del montón, con todo y su sello para insultar y decir frases bravas en la tribuna Legislativa.

Que llaman la atención; pero no demuestran ni inteligencia, ni elegancia, mucho menos, un nuevo camino hacia la concordia nacional.

No la unanimidad.

Sí, las condiciones máximas para ejercer la civilidad en las diferencias.

La época de las revoluciones armadas y de mentadas de madre, deben pasar de hoja en la historia.

El México del siglo XXI, y sus mexicanos debemos retomar lo valioso del siglo XIX y demostrar que no somos un pueblo bárbaro.

No bastan informes obligados.

Lo necesario es tener un México con ciudadanía organizada.

Tocaba a usted ser auja para construir una red humana que de abajo hacia arriba hiciera cosas trascendentes, en vez de nada más repartir agüita dizque sanadora del potente y multi homicida COVID19.

Con su pequeñez de mira, mata esperanzas de aprovechar generar una escuela social de nuevos líderes.

Se monta usted a la cabalgata y al paso de políticos que desde arriba se sienten grandes, pero es solo el membrete lo que se ve.

Para el pueblo, un discurso aburrido, frases sacadas de la chistera de los políticos y una mesa compartida con el puñado de iguales que se olvidan que estamos en el desorden de una transformación que puede quedar inconclusa, como la independencia, La Reforma y la revolución interrumpida de 1910.

Le quedan 4 años de gloria.

Sino decide unirse a los suyos y no sigue los pasos de Moisés, de alejarse de los gobernantes egipcios, para sacar a los hebreos de la esclavitud, entonces, guarde sus fotos y discursos en tribuna, porque será lo único que le quede de su paso por el senado de la república.

Será una mujer sin obra trascendente.

En un escrito de 2018, supuse que Lucía demostraría su autenticidad.

Ella, no hace caso de no ir sola en una lucha ganada que tiene o tendría que tomarse de las riendas por la población, empezando de abajo hacia arriba y de la izquierda en adelante.

No ha convencido su mala actuación en la cámara alta.

En los medios nacionales tuvo debut y despedida.

Descubrieron que estaba forrada de oropel.

Se le había quitado lo auténtica.

El poder la transformó para mal de la primera insurgencia mexicana del siglo XXI.

De haber trabajado y asesorado bien, no solo sería un mal chiste como posible candidata a gobernadora.

Sería algo efectivo.

Lo que ha de ser será. Y así es la senadora.

No pedir peras al olmo.

3 comentarios en “Del Tintero

  1. Speedy Tijuana

    Armando León Lezama. Es necesario y humano que busques la manera de ganarte la vida. Tu has escogido el reportaje, la noticia, la entrevista para hacerlo.
    Pero Armando León Lezama, en esa búsqueda debes, debes te repito encontrar los perfiles de gentes que verdaderamente sean dignas de que las saques al balcón, una persona como Lucía Trasviña W., loca, destrampada a más nó poder, mariguana, que le pega a la piedra, traidora, trinquetera, falsa. Pues déjame decirte que sólo Andrés Manuel López Obrador la acepta tal cual y lo hace porque nó le queda de otra pues él lo que busca es que todos los militantes de Morena en las Cámaras voten a favor de sus iniciativas. A nó ser que se halla dejado que Lucía le diera un apretón en el pescuezo del gallo y que en premio a eso le hubiera abierto un espacio en la Cámara de Senadores!!! Pero nó creemos esto, pues la doñita nó esta muy de aquello.
    Armando León Lezama, ponte buzo caperuzo en el desempeño de tú trabajo.

  2. mojarra cumbiera

    vamos trasviña……morena te apoya y el pueblo de baja california ya merece que lo gobierne una mujer….animo los perros ladran pero es que vas caminando.

  3. Yul Saigon

    Chino Lezama esta vez te “cruzaste” con alcohol y marihuana a lo pendejo : De la senadora “chinampa” hay muchísima historia y kilómetros de tela que cortar . Concéntrate para que puedas coordinar bien lo que nos quieres contar .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s