Medios y Remedios


El juego sucio: sello de Morena

Antonio Ceja

La guerra interna que se está desarrollando en el partido Morena está alcanzando niveles si no sorprendentes, al menos lógicos ya que los síntomas señalan que las diferentes tribus harán hasta lo imposible por limpiar el camino de obstáculos con tal de lograr los objetivos políticos al corto plazo.

Ayer la Comisión Nacional del Honestidad y Justicia del Movimiento de Regeneración Nacional suspendió de sus derechos partidistas por seis meses a la alcaldesa de Los Cabos Armida Castro Guzmán luego de que esa entidad diera entrada a una denuncia por nepotismo promovida por Pedro Magallón Juan Qui el 3 de julio del 2019 luego de que el denunciante recibiera las quejas de que la alcaldesa ingresó a su hijo a la nómina del sistema operador de agua potable del municipio cabeño y, una vez “descubierta” Castro Guzmán lo dio de baja. En esas mismas fechas, la alcaldesa anunció la incorporación a la nómina municipal de su esposo David Dimas Domínguez inventando el cargo de “enlace del gobierno municipal” donde aparece en documentos oficiales. Otro caso de escándalo fue cuando nombró a su ahijada Laura Camacho y de ocupación estilista como titular de Atención Ciudadana del ayuntamiento cabeño.

Con éstos antecedentes y entendiendo la guerra sucia al interior de Morena quien debe de estar preocupado es el alcalde de La Paz Rubén Muñoz Álvarez. Luego de la limpia por una supuesta traición de varios de sus colaboradores al cargarse, según el edil paceño, apoyaron en un evento al delegado de programas federales Víctor Castro Cosío rival de Muñoz Álvarez en la candidatura a la gubernatura por Morena. Esos despidos le generaron al alcalde paceño una denuncia que fue presentada por David Moyron en la sede nacional del partido donde denuncio al alcalde por “por hechos que desde nuestra perspectiva son constitutivos de violación a los principios y Estatuto del partido, entre los cuales se encuentra el despido por causas políticas, coacción a través del llamado curso GAP o «Couching» que solo sirvió de pretexto para sacar millonarios montos del erario y obtener información de los trabajadores del Ayuntamiento, entre otros”.

Con esos antecedentes no sería raro que Rubén Muñoz también fuera suspendido de sus derechos partidistas como ocurrió con su homóloga cabeña a quien, por cierto, defendió en redes sociales ante lo que consideró una arbitrariedad.

Lo cierto es que la mano que mece la cuna de esta serie de acciones despacha en Las Garzas y Colosio y se llama Víctor Castro Cosío el cual, desde que tomó el cargo de delegado de programas sociales de la 4t en BCS se ha dedicado a enaltecer su figura en aras de lograr la candidatura morenista para el cargo de gobernador y donde las encuestas no le dan toda vez que Rubén Muñoz le saca una sobria ventaja en las encuestas.

Queda claro que Castro Cosío le apuesta todo al CEN de su partido para que sea él el candidato morenista a la gubernatura, aunque ello genera una ruptura interna pero no debe de olvidar que el Grupo Los Cabos de la familia Agúndez- Cota Montaño tienen intereses familiares en los ayuntamientos de Los Cabos y de La Paz y que seguramente tomarán cartas en el asunto ante lo que consideran un golpe mediático la suspensión de derechos partidistas de la alcaldesa de Los Cabos.

Esto apenas empieza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s