ABCdario


Por Víctor Octavio García

 

PRI, partido útil

La entrega de hoy no gustará –como frecuentemente ocurre con mis malquerientes–, sobre todo a los anti sistemas y resentidos que nos han llevado una y otra vez de crisis en crisis votando por cambios que no son cambios hasta el actual estado de degradación que nos encontramos, sin embargo, y hay que decirlo, el único cambio válido solo será posible mediante levantamientos armados violentos que desmonten el viejo régimen a balazos no con reformas o modificaciones a la constitución, creer que las buenas intenciones modificarán el actual statu quo es como creer a pie juntillas en el resurgimiento de la Atlántida.

Hoy esos ciudadanos anti sistemas, contreras, resentidos y anarquistas que le apuestan al caos le prenden inciensos al PRI al igual que los curros de la vela perpetua ¿Por qué? por la sencilla razón que el PRI, ese partido que todo mundo defenestra y habla mal definirá los resultados de la elección de 2021, ya sea a favor de Morena o a favor del PAN, un partido útil hasta la caída en su desgracia ¡increíble!; realidad que se pulsa y se vive en el árido estado de BCS que quieran no, reconozcan o no, habrá de protagonizarse de cara a la reñida competencia por la gubernatura del estado, alcaldías y diputaciones federales y locales.

Morena y el PAN necesitan al PRI para garantizar sus triunfos o llorar sus derrotas, un PRI jugando el papel de bisagra, de fiel de la balanza, del justo medio en un proceso electoral donde no hay nada para nadie, un PRI que en noventa años de gobernanza se constituyó en un verdadero partido político nacional con militantes y simpatizantes en todos los rincones del país, un partido que hoy está pagando con rudeza una elevada factura por los excesos y abusos cometidos por malos gobernantes incapaces de encontrarle salida a los tremendos rezagos que enfrenta y ha enfrentado el país, rezagos que siguen siendo los mismos en las alternancias panistas y ahora con Morena en la presidencia de la república, ora sí que como reza un viejo estribillo en la jerga política “todo cambia para que todo siga igual”.

Un PRI que, contra todos los malos augurios no desaparecerá, un PRI que ganará incluso una o dos gubernaturas y algunas posiciones federales en la cámara de diputados y será, quieran o no, guste o no, decisorio en los triunfos o derrotas de Morena y del PAN a lo largo y ancho del país, tema del que no es ajeno BCS donde uno y otro partido –PAN y Morena– pelearán distrito por distrito, alcaldía por alcaldía y la joya de la corona, gubernatura del estado, como nunca había ocurrido en una elección después de la traumática derrota de 1999.

La alternancia que hoy vivimos, exitosa o no, fallida o trunca, difícilmente se explicaría sin la acomedida presencia y participación oficiosa del PRI que ha alimentado y retroalimentado los cuadros dirigentes y políticos que gobiernan bajo la sombra del PAN, Morena, PRD, PT y Partido Verde, una verdadera alternancia variopinta que resalta los colores patrios del viejo instituto político que ha gobernado el país haciendo escuela buena o mala, funcional o no pero efectiva y de resultados a lo largo de noventa años que, con sus claroscuros, caídas y levantadas, cosas buenas y cosas malas –como sucede en cualquier partido político– tiene el honroso mérito de contabilizar el mayor tiempo de permanencia en el poder. ¡Échense ese trompo a la uña!

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s