Invita CEDH al curso en línea “Genero, masculinidad y lenguaje no sexista”


El Presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos –CEDH- Elías Manuel Camargo Cárdenas, está invitando al Curso en línea “Género, masculinidades y lenguaje no sexista”, que se llevará a cabo en coordinación con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos del 17 de agosto al 13 de septiembre.

De acuerdo a la información, el curso tendrá una duración de 40 horas distribuidas en cuatro semanas, para lo cual las inscripciones han quedado abiertas por lo que se hace una invitación a las instituciones de los tres niveles de gobierno, así como al sector salud, educativo y personas interesadas, por lo que deberán enviar un correo electrónico a: capacitacion@derechoshumanosbcs.org.mx teniendo como fecha límite este viernes 15 de agosto.

El curso de acuerdo al Ombusperson sudcaliforniano, se impartirá en la plataforma de internet de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y el objetivo es Emplear la perspectiva de género en el quehacer cotidiano, a través del análisis de conceptos necesarios, para analizar la desigualdad social, económica y política entre mujeres y hombres en el contexto mexicano, y transversalizar esta perspectiva, y con ello contribuir a garantizar el derecho a la igualdad y no discriminación de todas las personas.

Los módulos del curso en línea son:

Módulo 1. Sistema sexo-género.

Módulo 2. Perspectiva de género y transversalización.

Módulo 3. Uso de un lenguaje incluyente y no sexista.

Módulo 4. Masculinidades y género.

Al final del curso, los participantes se harán acreedores a una constancia con valor curricular, señalo Camargo Cárdenas.

5 comentarios en “Invita CEDH al curso en línea “Genero, masculinidad y lenguaje no sexista”

  1. Choyero Tahualila

    Agustín Laje – Rescatando el amor: Ideología de género
    •9 ene. 2020

    GRACIAS COLECTIVO, POR DARME ESPACIO Y NO BLOQUEAR ESTA TAN VALIOSA INFORMACIÓN PARA QUE NO ENGAÑEN AL PUEBLO ESTOS INDIVIDUOS QUE VIENEN A ACABAR CON LA SOCIEDAD MEXICANA INTRODUCIENDO IDEOLOGÍAS EXTRANJERAS……

  2. Choyero Tahualila

    Por tanto, las palabras tienen GÉNERO (y no sexo), mientras que los seres vivos tienen SEXO (y no género).

    2.2. Para evitar las engorrosas repeticiones a que da lugar la reciente e innecesaria costumbre de hacer siempre explícita la alusión a los dos sexos (los niños y las niñas, los ciudadanos y ciudadanas, etc.; → 2.1), ha comenzado a usarse en carteles y circulares el símbolo de la arroba (@) como recurso gráfico para integrar en una sola palabra las formas masculina y femenina del sustantivo, ya que este signo parece incluir en su trazo las vocales a y o: l@s niñ@s. Debe tenerse en cuenta que la arroba no es un signo lingüístico y, por ello, su uso en estos casos es inadmisible desde el punto de vista normativo; a esto se añade la imposibilidad de aplicar esta fórmula integradora en muchos casos sin dar lugar a graves inconsistencias, como ocurre en Día del niñ@, donde la contracción del solo es válida para el masculino niño.

  3. Choyero Tahualila

    GÉNERO2. 1. Los sustantivos en español pueden ser masculinos o femeninos. Cuando el sustantivo designa seres animados, lo más habitual es que exista una forma específica para cada uno de los dos géneros gramaticales, en correspondencia con la distinción biológica de sexos, bien por el uso de desinencias o sufijos distintivos de género añadidos a una misma raíz, como ocurre en gato/gata, profesor/profesora, nene/nena, conde/condesa, zar/zarina; bien por el uso de palabras de distinta raíz según el sexo del referente (heteronimia), como ocurre en hombre/mujer, caballo/yegua, yerno/nuera; no obstante, son muchos los casos en que existe una forma única, válida para referirse a seres de uno u otro sexo: es el caso de los llamados «sustantivos comunes en cuanto al género» (→ a) y de los llamados «sustantivos epicenos» (→ b). Si el referente del sustantivo es inanimado, lo normal es que sea solo masculino (cuadro, césped, día) o solo femenino (mesa, pared, libido), aunque existe un grupo de sustantivos que poseen ambos géneros, los denominados tradicionalmente «sustantivos ambiguos en cuanto al género» (→ c).

  4. Choyero Tahualila

    POR ALGO FUE PUESTO ESTE INDIVIDUO… PURAS MENTIRAS DE LA INCLUSIÓN… TODO OBEDECE A IDEOLOGÍAS…..

    género1. Esta palabra tiene en español los sentidos generales de ‘conjunto de seres u objetos establecido en función de características comunes’ y ‘clase o estilo’: «El citado autor […] ha clasificado los anuncios por géneros» (Díaz Radio [Esp. 1992]); «Ese género de vida puede incluso agredir a su salud mental» (Grande Fábula [Esp. 1991]). En gramática significa ‘propiedad de los sustantivos y de algunos pronombres por la cual se clasifican en masculinos, femeninos y, en algunas lenguas, también en neutros’: «El pronombre él, por ejemplo, indica género masculino» (Casares Lexicografía [Esp. 1950]). Para designar la condición orgánica, biológica, por la cual los seres vivos son masculinos o femeninos, debe emplearse el término sexo: «En el mismo estudio, las personas de sexo femenino adoptaban una conducta diferente» (Barrera/Kerdel Adolescente [Ven. 1976]). Por tanto, las palabras tienen género (y no sexo), mientras que los seres vivos tienen sexo (y no género). No obstante, en los años setenta del siglo xx, con el auge de los estudios feministas, se comenzó a utilizar en el mundo anglosajón el término género (ingl. gender) con un sentido técnico específico, que se ha extendido a otras lenguas, entre ellas el español. Así pues, en la teoría feminista, mientras con la voz sexo se designa una categoría meramente orgánica, biológica, con el término género se alude a una categoría sociocultural que implica diferencias o desigualdades de índole social, económica, política, laboral, etc. Es en este sentido en el que cabe interpretar expresiones como estudios de género, discriminación de género, violencia de género, etc. Dentro del ámbito específico de los estudios sociológicos, esta distinción puede resultar útil e, incluso, necesaria. Es inadmisible, sin embargo, el empleo de la palabra género sin este sentido técnico preciso, como mero sinónimo de sexo, según se ve en los ejemplos siguientes: «El sistema justo sería aquel que no asigna premios ni castigos en razón de criterios moralmente irrelevantes (la raza, la clase social, el género de cada persona)» (País@ [Esp.] 28.11.02); «Los mandos medios de las compañías suelen ver como sus propios ingresos dependen en gran medida de la diversidad étnica y de género que se da en su plantilla» (Mundo [Esp.] 15.1.95); en ambos casos debió decirse sexo, y no género. Para las expresiones discriminación de género y violencia de género existen alternativas como discriminación o violencia por razón de sexo, discriminación o violencia contra las mujeres, violencia doméstica, violencia de pareja o similares.

    Diccionario panhispánico de dudas ©2005
    Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s