ABCdario


Por Víctor Octavio García

¿Por qué ladran los perros de los ranchos?

¿Por qué ladran los perros de los ranchos?, es una de las grandes interrogantes que me han intrigado a lo largo de los años que por fortuna estoy por resolver tan complejo dilema después preguntar e investigar aquí y allá ¿Por qué ladran los perros de los ranchos?; de haber preparado alguna tesis doctoral este habría sido el tema y título que habría escogido ¿por qué ladran los perros de los ranchos?, pero como soy de lento aprendizaje y de escasa memorización, la interrogante me ha acompañado por años.

De acuerdo con mis sesudas observaciones –como el gringo metiche de John Akerman, que presentó su tesis doctoral realizando profundos estudios antropológicos para comparar y encontrar similitudes entre los hot dot con los tacos– los perros de los ranchos ladran porque oyen ladrar otros perros, las hipótesis de que ladran porque ven animales o figuras extrañas son absolutamente falsas; ladran porque oyen ladrar otros perros.

En sus memorias, Gonzalo N. Santos, (a) el “Alazán Tostado”, narra con amenidad y desgarrada certeza del ¿Por qué ladran los perros de los ranchos?; la aportación que hace Gonzalo N. Santos sobre el delicado tema perruno, ora sí que meramente empírico, permitió que el autor de ABCdario sustentara sus hipótesis en tan profunda conclusión; después de los sesudos estudios antropológicos de Akerman que lo llevo a comparar los hot dot con los tacos, ABCdario presentará su tesis doctoral del ¿Por qué ladran los perros de los ranchos?, justo en vísperas de las elecciones de 2021. ¡Buena bola!

Hoy amanecí cabizbajo, preocupado por el delicado estado de salud de mi esposa que me trae grody, ora sí que como un insecto sin antenas, pero desde chico me ensañaron y medio aprendí hacer lo que se pueda y cuándo se pueda, de ahí que hoy garabatee este tema en medio de la intrascendencia que se vive en nuestro país, donde se festeja y replica cada gracejada del presidente, ojalá que algún día comprendamos –y asimilemos– que México es mucho más grande y trascendente que un patán.

Las preocupaciones de la ministra alemana Angela Merkel son distintas; levantar la economía los 10 puntos porcentuales que cayó el PIB por efectos del Covid 19, en tanto nosotros sin logaritmos económicos, sin trabajo ni capital, sin mayores complicaciones ni nada de nada, esperamos que nuestra economía se recuperé en seis meses sí es que no en agosto; se podría dudar de los planes y estrategias de la primer ministra germana con los que piensa recuperar el crecimiento en su país e incluso sí en su país azotó o no la pandemia, lo cierto es que en México la recuperación económica es cosa de un par de meses, según se dice.

Siendo así, todo plano y sin mayores explicaciones no tengo el menor empacho en revivir el tema ¿Por qué ladran los perros de los ranchos? en mis trances de ocio, apremio o enfado, de suerte que tal revelación habrá que inscribirla en una de mis mayores aportaciones al pensamiento crítico y filosófico de mi tierra; mis malquerientes que insistentemente cuestionan cuál es y ha sido la aportación que he hecho a mi estado hoy les digo con orgullo y harta satisfacción; revelar la vieja y manoseada intriga del ¿Por qué ladran los perros de los ranchos?. ¡Qué tal!

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com

Un comentario en “ABCdario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s