ABCdario


Por Víctor Octavio García

¡Agua!

* ¿Qué pasa aquí?

Termino no entendiendo qué es lo que está pasando en este país, veo políticos desorientados y ciudadanos corriendo de un lado pa’ otro como insectos sin antenas; la economía mal, la salud de los mexicanos en riesgo y bajo amenaza, niveles de bienestar perdidos, espacios de convivencia mal, desempleo a todo lo que da y todo mundo contento; no importa el pasado ni el futuro solo el momento, se vive –y decir se vive puede resultar una exageración– la inmediatez, lo irrelevante; en la Francia de la ilustración durante la época de los jacobinos y los girondinos que dio pie, tras sus encendidos debates en el viejo parlamento en Tullerías, a la toma de la Bastilla en julio de 1789, se sabía con absoluta certeza por qué se debatía y qué es lo que se quería, aquí no sabemos nada de nada, vaya todavía no terminamos de entender si López Gatell es científico o bufón del presidente.

Vivimos una suerte ciega de no saber qué es lo que queremos, para qué y por qué; si usted me lo permite voy a remitirme al eterno y sufrido problema del agua que de siempre hemos padecido los sudcalifornianos y ¿qué es lo que han dicho, planteado o propuesto el ejército de aspirantes que andan detrás de una alcaldía o diputación local?, con excepción de Milena Quiroga, ingeniera, que ha tenido la preocupación, tino y la voluntad de actualizar la información hidrológica del municipio de La Paz, fuera de ella no he leído –mucho menos escuchado– algún planteamiento relacionado con el agua; la mayoría de los “sacrificables” (aspirantes) creen que con las recomendaciones del filósofo Güemes resolverán el eterno problema del agua y los no menos graves problemas estructurales que enfrentan los ayuntamientos en BCS. ¡Qué chulada!

En los años 90’s, la gracia y visión de nuestros gobernantes consistió en comprar pozos para riego agrícola en el valle de La Paz que por algunos años paliaron el problema pero no lo resolvieron; darle una salida al problema se requiere de mucha voluntad política, sacrificios, compromiso y visión de estado al que hay que dedicarle mínimo treinta años de rigurosa planeación y fuertes inversiones; hay que retener el agua de las lluvias lo más que se pueda y aprovechar la obras hidráulicas construidas durante el gobierno de Alberto Alvarado, la opción de comprar pozos de agua como en el pasado o hacer nuevas perforaciones están totalmente agotadas.

Si usted busca la alcaldía de La Paz o cualquiera de las alcaldías en BCS, ¿Qué propone para atender y aplicarse en el problema del agua?, ¿elevar las tarifas de consumo, eficientizar la administración de los Sapas, invertir en nuevas redes de distribución o esperar a ver qué pasa?; debo decir que la mayoría por no decir que todos los que aspiran a ser alcaldes saben mucho menos de lo que aquí se consigna, quieren ser presidentes municipales por el glamour de ser por el solo hecho de ser, por la robadera y para seguir escalando posiciones políticas y administrativas y que el mundo ruede.

Hoy ni los perfiles de los titulares de los Sapas importa, antes se tenía la prudencia y el cuidado de designar ingenieros, profesionistas afines o servidores públicos honestos y responsables, ahora cualquier chango con cola llega a los Sapas con la firme determinación de tapar los “cochineros” heredados por sus antecesores o de plano, con la espada desenvainada para robar; recuerdo hace unos años entable amistad con el Ing. Miguel Ángel López Gurrola, conocedor del tema, que en ese tiempo tenía un diagnostico muy claro del problema; López Gurrola, ingeniero Civil, catedrático en el ITR de La Paz, conferencista en temas relacionados con el agua y toda unan institución en materia hidrológica; cuando llegó Esthela Ponce a la alcaldía de La Paz, libre de compromisos políticos según decía, conociendo la currícula de López Gurrola pensé que lo designaría titular de Sapa, López Gurrola no necesitaba recomendaciones, mucho menos las mías, su experiencia y capacidad eran sus mejores cartas de recomendación, al final Esthela Ponce se salió con su capricho y designó a un “cuatacho” que tiempo después tuvo que relevarlo para sustituirlo con una amiga muy buena para cobrar los recibos del agua, una vez el voluntarismo político se imponía por encima de la razón. ¡Qué tal!

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s