Del Tintero


SUCESIÓN PELIGROSA

  • 2024, regreso del autoritarismo en gobierno federal

Por: Armando León Lezama

Otro intento de un México para los mexicanos, está en la posibilidad de quedar en intento.

Igual que en la Independencia y Revolución, se advierte, será interrumpida la revolución silenciosa de 2018: vía electoral.

La crueldad de la derecha, de abrir paso a AMLO, con la idea de apagar la inconformidad de más de 30 millones de habitantes mexicanos, que se quejaron del enorme saqueo al erario público de parte de políticos – administradores.

Desde la conquista hasta nuestros días.

Sin embargo, la queja pública, correspondía a las cuatro últimas décadas.

Tiempo, en que se percibió por las generaciones actuales, lo que se llama: Neoliberalismo.

Todo se compra y todo se vende. TODO.

Un malevolismo hecho cultura cotidiana:.

La corrupción somos todos.

Dos asuntos previno el grupo de poder neoliberal.

En 2010, apaciguó cualquier intento de contagio de influenza. El motivo de fondo fue, no permitir la reflexión colectiva.

No fuera, que llegarán a querer replicar nuestra historia mexicana: 1810. 1910…

Lo cierto, que hay situaciones y circunstancias, que no las dominan los personajes del momento.

Más bien, son ciclos culturales de transformación, que mueven cosas por fuerza de la historia de la cotidianidad.

Sin embargo, los neoliberales, llegan a tener asesores para preveer donde intervenir.

Supieron, a finales de 2017, que el pueblo mexicano ya no toleraría ni más Foxes, ni más Calderones.

Que el membrete PRI, era equivalente a provocar rebeldías electorales.

Aquí, el virus de la influenza no tendría fuerza.

Era mejor, dejar que avanzara un personaje exportado de las filas del PRI: AMLO.

Dejar que llegara a la silla presidencial y mandarlo a su rancho: La Chingada.

A diferencia de Villa y Zapata – porque AMLO se vistió para la lucha por la presidencia de México, de opositor al PRI y al PAN, no solo se sentó en la silla de ejecutivo nacional mexicano; está ejerciendo y para colmo, así como no tuvo ingerencia en el banco de México, se espera deje de gobernar antes de su sexenio 2018 – 2024.

A dos años de su toma de protesta y de día a día, apoyarse en la prensa, para ser su propio vocero mañanero.

La situación provocada, por quienes se han visto afectados por este relevo presidencial, que sí! motivó el pueblo mexicano, no ha sido tomado por esas multitudes como suyo el triunfo. Mal acostumbrados a pasar la lista de males al gobierno en turno.

Con AMLO, se torna más sentido y complicado éste asunto, porque era en pretención el gobierno federal de cambio de régimen político, económico, social, cultural e histórico.

Sobre todo, por derrocar con el voto de la ciudadanía a PRI, PAN y los broncos que pegaron brincos por ganarle sin lograrlo.

El enojo de la ciudadanía contra los modos de servirse del erario público y el alejamiento de sus gobiernos, legisladores y presidentitos municipales a defender las causas del pueblo, en mayoría pobre, era polvorín contra el poder.

Hoy, tras un remolino que llegó a tornado para quitar sillas de poderes públicos de mayorías, al PRI y PAN, entre otros actores de menor importancia y dárselos a quienes supuestamente enarbolan y encabezan un proyecto alternativo de nación: Los MORENOS y PT.

Sin embargo el viejo y mal modo de mandar sin consultar, mandar desobedeciendo y sentirse dueños del cargo, no se fue; por el contrario olvidaron que así como llegaron, debieron seguir: Con respaldo de los mandantes: El pueblo mexicano. Olvidaron, que si querían no perder fuerza y tener contingentes organizados para seguir dando la lucha para concretar un cambio de régimen, la necesidad de organización de quienes votaron, calle por calle, barrio por barrio, colonia por colonia, pueblo por pueblo y ciudad por ciudad de toda la geografía mexicana.

La costumbre de trabajo desde la oficina, desde pequeños grupos y al modo y humor de quien ostenta cargos de elección popular, es la columna vertebral de los actuales mandamases que debían ser, dicho con respeto y afecto, mandaderos.

Hacer viva y vigente el decir del añejo e ilusorio dicho de, El Pueblo manda.

Hacer valer el artículo 39 constitucional de nuestra carta magna.

Pero la realidad provocó otro escenario.

Ganó el costumbrismo y se dejó de lado a millones de habitantes y votantes dispuestos a realizar tareas para el bien de todos los mexicanos y quienes vivan en el territorio nacional.

Ese hueco, ese vacío, es aprovechado por los neoliberales que motivan movimientos de protesta hacía el presidente mexicano en turno que raya en libertinaje.

Lo que se debe advertir es que el deterioro de la figura presidencial dará motivo al sucesor de AMLO, de actuar con mano dura.

Ese sucesor, se espera por los poderes defacto, no sea un rebelde opositor del gran capital, de los mangos negocios. Por ello, la oportunidad de aprovechar de parte de la ciudadanía que votó por AMLO, un tiempo para organizar a la población de abajo hacia arriba, no se está utilizando.

Lo que deja confirmar dos cosas: Que el pueblo tendrá el gobierno que merece.

Que los neoliberales que nunca se han ido de las esferas de poder, regresen políticos a modo, a la presidencia, poder legislativo y presidentitos municipales: Todo se compra y todo se vende.

El caos empezó con el triunfo electoral. Se reafirmó durante los meses siguientes.

MORENA, no quiso reconocer, que tras la elección de 2018, quedó rebasado.

Lo pertinente era lanzar una nueva convocatoria para fundar una nueva y gigantesca organización mexicana.

Dónde nombre y membrete fueran sustituidos por otro movimiento de integración nacional y de confirmación de comités de muchos sectores, poblaciones y personalidades, así como de ciudadanía en general; no por una derecha o izquierda.

Sí, por una reconstrucción del tejido social, de promover la cultura del pueblo manda.

Siendo necesarios el impulso de figuras constitucionasles de defensa del deber ser en la política y la administración pública: Plebiscito, referéndum, revocación de mandato, derecho de audiencia y petición, iniciativa de ley ciudadana y en estricto, pasar de la democracia representativa a la democracia participativa.

Es entonces, que se va recorriendo el telón: AMLO, es un elemento más favorable a neoliberales; que al pueblo mexicano.

Su discurso actual, le da solamente para tener cautivos a la prensa.

El pueblo está suelto. Desorganizados.

AMLO está maniatado no solo por el gobierno gringo. También por fuerzas capitales, de corte mundial.

Además pareciera que llegó para desprestigiar a gobiernos de oposición.

De ser así. La corrupción regresará con la misma o mayor intensidad.

Otra vez, y desde ahora los cargos de elección popular, son para los señalados.

Se nos va de las manos lograr con organización social cambiar el esquema de los privilegiados al poder.

La lista de candidatos sigue reducida a un puño y un grupo reducido de levanta manos.

La 4T, quedó en la ilusión y el intento igual que la independencia, las leyes de Reforma y la interrumpida revolución mexicana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s