Medios y Remedios


Carnaval: ¿saldo negativo?

Antonio Ceja


Finalmente, terminó el carnaval de La Paz con saldos negativos: pérdidas económicas y daños en la infraestructura de la zona dorada del malecón.

Lo anterior pasaría a segundo término si se toma en cuenta que la sociedad paceña abarrotó, como siempre, la zona maleconera para asistir a las actividades artísticas que finalmente le costaron a las arcas municipales 12 millones de pesos dejando, en voz del alcalde Rubén Muñoz y sus números, “una derrama económica de 9 millones de pesos”. Y aunque las cuentas son claramente alegres, en la práctica el carnaval paceño sigue siendo un verdadero dolor de cabeza en materia de promoción paceña donde todavía no se encuentra la fórmula adecuada para que sea un evento que genere un verdadero interés a nivel nacional o al menos con una presencia importante en el noroeste del país.

Aunque ya lleva varias décadas siendo lo mismo, con la administración del alcalde Rubén Muñoz, que le han tocado organizar dos carnavales, la historia no inició bien luego de que el ex director de Zofemat y co- coordinador del carnaval 2019 Víctor Martínez de Escobar renunciara a su cargo luego de fracasar en su intento de hacer del carnaval 2019 un evento austero al grado de gastar solo 2 millones de pesos y con ello “hacer un evento completo” cosa que, finalmente, no ocurrió porque los conflictos al interior al comité central de carnaval detonaron con la renuncia de varias compañías de danza y un par de candidatas a reinas carnestolendas entregando, para variar, un carnaval igual a los anteriores.

Este año no fue la excepción y, como siempre ocurre, la sociedad paceña, ávida de espacios de entretenimiento, dio la nota fiel para que el carnaval tuviera “éxito” por la enorme y tradicional asistencia que enmarcó el evento anual donde siempre se encuentran los mismos en el mismo lugar.

Como novedad, el alcalde anunció que los carros alegóricos harán un recorrido en Los Planes y La Ventana reciclando el desfile tal como lo hicieran el año pasado en Todos Santos.

Un ejercicio saludable para saber a ciencia cierta si el dinero que se le invierte al carnaval vale la pena que éste salga de las arcar municipales ante la demandante necesidad de servicios públicos cuya ineficiencia intermitente no termina de convencer a los paceños, es que el comité central de carnaval de a conocer los montos de ingresos y egresos pese a que, como ya se escribió líneas arriba, existe, aparentemente, un déficit de más de 3 millones de pesos que el alcalde dio a conocer semanas atrás.

En definitiva y desde la perspectiva del sentido común, es claro que el carnaval debería ser reinventado porque no solo no genera ganancias al comercio local, pero si desfalca las arcas públicas y, lo que es peor, genera gastos innecesarios como las reparaciones al pavimento debido a los daños de los ferieros que instalan sus monstruosos juegos mecánicos anclándolos con barras y marro en el piso recién remodelado del malecón.

Corre, desde ahora, el tiempo para rendir cuentas y buscar cambiar el concepto carnestolendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s