Del Tintero


MESA DE CONCORDIA, URGE

*Políticos no simulen; concilien

Por: Armando León Lezama


Leonel es un segundo en ocasión. De apellidos Cota Montaño, el oriundo de Santiago, Baja California Sur, solo logró hacer remolinos dañosos para la vida pública estatal.

El primer éxodo de priistas motivado por no candidatear al general José Antonio Valdivia, fue en 1992.

Esa rebeldía le costó una gran pérdida electoral a su partido tricolor de origen.

Dejando un poder ejecutivo estatal débil.

Para 1996 ha 1999 se cocinaba la partida de los segundones, integrado por los “Leonelistas”, en referencia al primer priísta que fue gobernador desde la oposición PRD, PT, y fuerzas menores y dispersas que unificaron votos para ganarle al PRI con su propia tropa.

Por ello, a la distancia de aquel 1999, no se puede decir que los Leonelistas son forjadores de la historia.

Al menos, para la vida pública partidista fue un contaminante de ingratitud.

Hacer crecer la ciudad, no es mérito si solo abrió puertas y no planificó las herramientas técnicas, científicas sociales y naturales, infraestructura, proyectos de producción, capacitación laboral , y sobre todo, si no existió construcción de organización social. Así, cualquier gobierno hace explosión demográfica, crecimiento urbano anárquico, ausencia de procesos de reciclaje de los deshechos orgánicos e inorgánicos, y una suma de bondades ausentes, solo por empezar un nuevo ciclo social, con priistas en la titularidad de cargos públicos sin un auténtico proyecto social, político, económico, que hiciera cultura, al menos en el tema de no tener como basurero público toda la ciudad.

Por ello, no basta que ganen mayorías y gobiernen minorías.

Ahora, saltando al año 2020, ante la antesala de un proceso electoral. Urgente es instalar una mesa de concordia y acuerdos para que quien gane lleve un consenso en temas, tras las sesiones de retroalimentación en esas mesas de la seriedad y la civilidad
Quede claro que el movimiento poblacional de los habitantes del Estado de Baja California Sur, fue secuestrado por políticos con ambición de poder público; pero sin proyecto de ningún tipo.

Más en el 2021, no se ve que haya júbilo para salir a votar como en 2018.

Hay ausencia de emoción de parte de posibles electores y hay deducción que por la vieja táctica de ejercer la política para caer mal, por aquello de la simulación o la falta de generar un vínculo real entre población y político o mujer política.

De manera que establecer un mecanismo suficientemente capaz de reunir a los representantes de partidos políticos , suspirante a cargos de elección popular, y ciudadanía, será necesaria si se quiere mejorar el proyecto social Sudcaliforniano.

Seguir igual es volver a enardecer a la creciente población que en el 2024, puede asumir protagonismo y amplia participación rompe fraudes.

Es así, que si no se hace una mesa de concordia y acuerdos sobre la auténtica agenda pública estatal, que atienda los asuntos de abajo hacia arriba, entonces, habrá nuevo estallido social electoral.

En éste entendido, ojalá la población si encuentre formas de comunicación, concurrencia y acuerdos de organización ciudadana, para al menos empezar a presentar nuestros candidatos a regidurías.

Sea pues el anhelo de un nuevo despertar del pueblo Sudcaliforniano, si los políticos y políticas, sólo hacen politiquería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s