Del Tintero


Por: Armando León Lezama

 

EL GENERAL, SÍ TUVO QUIEN LE ESCRIBA!!


Saludé en días de éste mes de enero de 2020, al General, José Antonio Valdivia, un personaje que cambió el rumbo de la historia exitosa del partido revolucionario institucional – PRI – hasta 1992, en el Estado de Baja California Sur.

No haber ungido como candidato a gobernador del partido tricolor a José Antonio Valdivia, provocó la rebelión de los seguidores del general, quienes enfilaron a tomar el membrete del partido acción nacional y desde ahí, con un candidato de arrojo como lo fue en ese momento, Crisoforo Salido Almada, quién tomó la estafeta de candidato a gobernador opositor al PRI con los colores azul y blanco y su frase, “esto ya no lo detiene nadie”, original de Maquio, un político por la presidencia de nuestra república mexicana en 1988.

Fue tal la estampida de priistas, que el PAN, no tuvo ni necesito oficinas, ya que la suma de una población harta de más PRI, a los priistas en autodestierro, tomaron como plaza politica, calles, avenidas, boulevares, con las enormes caravanas de vehículos de motor, llamadas “Gallos”, en la comunidad Sudcaliforniana. Eran, kilométricas.

El caso, que la fortaleza política del general José Antonio Valdivia, alcanzó hasta 1998, – 1999, para entregar en una tarde noche, en una de las esquinas de la calle de su domicilio, miles de sus simpatizantes que nuevamente se pronunciaban por un candidato a gobernador con botas.

De ese tamaño era el aprecio de tan distinguido Sudcaluforniano. Ocurrió que se apego a su condición de priísta militar y renuncio a ser un insurgente civil que disputará la gubernatura al PRI a quien se debía. Pudo más su sentido de lealtad.

En 1993, según el dicho de voz en voz, la cúpula del PAN, negocio al alto nivel el triunfo de Crisoforo Salido Almada, dejando ese año la silla de ejecutivo estatal a un priísta que con mariachi festejo su débil llegada al poder.

Al entregar el general a sus leales a Leonel Cota Montaño, para combatir electoralmente al PRI en 1999 por la gubernatura, desde las filas de la izquierda partidista – PRD – PT, y otras fuerzas menores, pero multiplicadoras del voto.

Es entonces, que el eco bien sonado del malestar de los valdivistas, llegó hasta el 7 de febrero de 1993 y junto con el hartazgo de PRI, PRI, PRI, a grado tal que le quitaron el poder ejecutivo estatal y municipios de Baja California Sur.

Con la salida del PRI de mandos en el servicio público municipal y del Estado, se desmoronó la llamada clase política Sudcaliforniana y se paso a un sistema de alternancia del poder, que no logra cuajar, ni porque esos priistas que desnucaron a su partido tricolor, se disfracen con los colores y el membrete del movimiento de renovación nacional – MORENA – desde la elección homologada estatal y federal de 2018.

Al releer, los pasajes de lo que representó el general José Antonio Valdivia, en esos momentos que hoy son historia, se encuentran relatos con aspiraciones de gobiernos del pueblo y para el pueblo.

A 45 años de Estado libre y soberano, cuatro gobernadores del PRI, dos del PRD y dos del PAN, han sido gobierno, y muchas de las aspiraciones de los Valdivistas, siguen pendientes, sobre todo, gobiernos del pueblo y para el pueblo.

Por su parte, el ciudadano y General , quién fue senador de la república mexicana, y diputado federal, quién motivó la rebeldía e insurgencia de priistas por no darle la oportunidad de ser el cuarto gobernador del PRI. Tal vez, su llegada al gobierno estatal, hubiera aireado los humores al interior del PRI y mantenido su hegemonía en el poder político y de representación popular, que desde finales de los años 20, enarboló.

Su no llegada a una candidatura a gobernador, fracturó al PRI.

Fue parteaguas en la vida política del Estado de Baja California Sur.

Por mi parte, en mi estadía en canal 10, me gané a pulso se hiciera un buen conocido, y hasta un buen vecino de y en la ciudad de La Paz.

Al principio, tras conocerlo, competía en maratónica exposición de discursos en parques, colonias y comunidades con Leonel Cota Montaño y Mario Vargas Aguiar.

Y se me olvidaba, la ocasión que como estudiante universitario de las filas de la izquierda mexicana, venido del CCH de la preparatoria José María Morelos y Pavón, una líder priísta que me invitó a escuchar a un candidato del PRI, al estar presente en la reunión casera, me comprometió a hablar ante ese auditorio.

“Usted que sabe de politica, diga unas palabras”.

Me gané el aplauso del respetable público, a costa de tundir al PRI.

El suspirante y personaje central de la reunión, era el mismísimo General José Antonio Valdivia.

Actualmente, dónde nos vemos, nos saludamos. Ya en tiempos de mi formación de periodista, cubrí un mitin aglomerado de sus seguidores en el parque Revolución de 1910. Ahí le cortaron a un muñeco el dedo, “DEL DEDAZO, de la imposicion”.

Ahora, en 2020, en la antesala de un proceso electoral para elección de gobernador, los habitantes de nuestra media península, también piden juego limpio, mejores candidatos para mejores gobiernos, y no imposición.

El general, si tuvo quien le escriba.

Un comentario en “Del Tintero

  1. Speedy Tijuana

    El General Valdivia es una persona muy acomplejada. Es un tipo que creyó merecerlo todo y ahí estuvo su falla. Sus precampañas estuvieron marcadas por sus errores personales. Su trato despótico y farolón lo mandaron al carajo. Nunca concibió que un trato correcto, amable y sencillo a las personas es la primera estrategia que cualquiera que se presuma político debe poner en práctica. El nó, sus complejos personales terminaron con sus aspiraciones de ser Gobernador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s