Medios y Remedios


Otra vez, a la cola

Antonio Ceja


A poco más de un año de haber entrado al relevo de la alcaldía de La Paz, Rubén Gregorio Muñoz Álvarez simplemente no ha podido caerle bien a la sociedad la cual todavía se pregunta si el voto que le entregó “al aventón” fue un desperdicio que hoy tiene sus consecuencias.

Lo anterior se ve reflejado en la más reciente encuesta de la casa Mitofsky realizada para evaluar la aprobación de sesenta de alcaldes, coloca al ex priista y hoy novel morenista con una calificación baja y tan solo a 7 puntos de caer en el renglón de muy baja; Muñoz Álvarez se colocó en el lugar cincuenta con el 26.9 % de aprobación en su novel gestión administrativa.

Otra encuesta realizada en agosto del año pasado por la empresa C&E (https://www.ceonline.com.mx/2do-ranking-nacional-alcaldes-ce) colocaron a Rubén Muñoz en la posición 44 de 54 de este ejercicio estadístico.

Por otro lado, el fenómeno morenista se ha visto afectado por la falta de aplicación de acciones coherentes a cada región del país y, de acuerdo a una encuesta realizada por el Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) apenas en noviembre pasado, señala que los gobiernos emanados por el partido fundado por López Obrador apenas alcanzan el 48.3 % de aprobación ciudadana. Por otro lado, de acuerdo a GCE, son los gobiernos emanados del PRD, PAN, MC y PRI dejaron en la lona a Morena logrando una aceptación de 49.2, 51.8, 51.9 y 52% respectivamente.

Las cifras en las encuestas seguramente no son del agrado del alcalde paceño, pero se entiende que nada se mueve en el municipio paceño si éste no lo hace a la sombra del presidente de la república cuya gestión ha sido un verdadero fracaso. Defender lo indefendible y destacar, como lo hizo en la reciente entrega de patrullas, que gracias a López Obrador y la cuarta transformación, la ciudad goza del favor federal y no se mueve si no le dicta la famosa 4t.

Rubén se ha complicado la vida solo y mucho daño le hacen sus funcionarios en defenderlo a capa y espada elevando sus obligaciones como si fueran milagros decodificados. Sumado a lo anterior, su discurso ha destacado por pretensioso y poco realizable además de incumplir en varias ocasiones su palabra lo que le ha generado el rechazo ciudadano.

Si fuera cierto lo que dice López Obrador de que para gobernar se requiere del 10% de capacidad y el restante 90% de honestidad, está comprobado que esa fórmula simplemente desgasta al más bien intencionado funcionario público porque lo hace presa fácil de la mentira y el doble discurso.

Rubén Muñoz tendrá, urgentemente, que actuar como Rubén Muñoz y menos como morenista y fan del presidente de la república.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s