Medios y Remedios


Orgasmos políticos

Antonio Ceja


Ya hemos puesto en duda la calidad del trabajo legislativo que desempeñan un buen número de diputados, especialmente los de la bancada de Morena y uno que otro que navega con bandera de lambiscón buscando, mediante regalos, sorteos o dádivas frutales, ganarse el voto en un fututo electoral.

Apenas ayer, uno de los diputados morenos no solo puso en tela de juicio su cordura, también, el hecho de que existe la plena posibilidad de que la calidad del trabajo en su curul estaría basado en experiencias fantasiosas muy ajenas a la máxima tribuna legislativa del estado.

El diputado Homero González Medrano, un adulto mayor de 70 años cuya ficha en la página web del Congreso de Baja California Sur muestra que es licenciado en sociología (Estudio de las sociedades humanas y de los fenómenos religiosos, económicos, artísticos, etc., que ocurren en ellas) le ha dado un “puchoncito” a la inutilidad del cargo cuando declaró, hace un par de días, que soñó con el presidente de la república narrando en su cuenta de tweeter los pormenores en un resumen somnoliento y candente para muchos de lo que fue ese orgasmo político para el legislador local.

Aunque la ficha oficial del diputado González Medrano indica que no tiene partido, es clara su filiación al Morena que fundó su protagonista en dicho sueño que, motivado por el interés estatal de esa revelación donde se funden en un abrazo no sin antes estrechar sus manos, decide compartir con todos esa experiencia.

Cierto es que los sueños son incontrolables a menos que una experiencia terrenal motive al sub consciente a armar un sueño o una pesadilla. Existen casos similares como el del dictador venezolano e ídolo de la cuarta transformación Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, donde los sueños rigen el destino de un país y es que el ex camionero contó la experiencia de que su antecesor, el asesino Hugo Chávez se le apareció en un sueño en forma de pajarito y lo bendijo con motivo del inicio de su campaña reeleccionista.

Existen tiempos y momentos para compartir un sueño o una pesadilla y, la mayoría de los casos si no es que todos, solo a un insano se le ocurriría hacer públicos los hechos que ocurren en sus momentos de sueño o descanso y, lo que es todavía peor y, desde luego insultante por ser un representante popular, es el hecho de tratar de quedar como bien –quien sabe con quién- ante la negativa racha de resultados en materia legislativa.

Con lo anterior, el adulto mayor y diputado deja ver que su capacidad para ejercer el cargo se basa en sueños y premoniciones tal como lo ha hecho el presidente López quien, entre sus estupideces, dice hablar físico, haber viajado al futuro y creer que los aviones se repelen entre muchas otras incongruencias dignas de un demente y las cuales, obligarían a revisar su cargo como servidor público.

Homero González, con sus orgasmos políticos, no gana nada sino la burla nacional de que en Baja California Sur basta con soñar a López para justificar su cargo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s