ABCdario


Por Víctor Octavio García

Extraviados

BCS es más allá de mar y desierto, un gran estado; he tenido la fortuna y el privilegio de ver y atestiguar los cambios que hemos experimentado en los últimos cuarenta años; hoy somos otro estado, mucho más próspero, más desarrollado y con mucho mejor calidad de vida; la clase política y gobernante que tanto han defenestrado han sido, junto con los sudcalifornianos y los venidos de otros estados, artífices de lo que hoy somos, de ahí que cuesta trabajo entender los altos niveles de crispación que ahora privan, de división, crispación e irascibilidad en una sociedad que no era así, hoy todo se ve por un solo lado del cristal, no hay respeto, inclusión, tolerancia, propuestas, debate ni nada más que la descalificación a mansalva, denuestos y el descontón a rajatablas. ¿Qué está pasando?

En mala hora se polarizó nuestro estado dividiéndonos entre buenos y malos, culpa del pasado sí, pero también culpa del presente que no hemos podido gobernar; la lucha entre los buenos y los malos como en tiempos bíblicos nunca ha sido nuestra lucha, nuestra lucha ha sido vencer el desierto, cultivar el mar y sacarle ventajas a nuestra sedienta tierra; aún no alcanzo a distinguir en qué momento nos extraviamos creyendo en cuentas de espejitos y en la llegada de hombres barbados que vendrán a salvarnos; aquel proyecto integrador donde todos cabíamos poco a poco se ha ido extinguiendo en aras de un presente que no terminamos de entender.

Lo que ocurrió este martes en el Congreso del estado con el proceso legislativo de una ley (movilidad) lleno de marrullerías y despropósitos, abrevia muchas explicaciones de que realmente andamos extraviados; la falta de acuerdos, los caprichos, el radicalismo y la polarización por cuestiones político-partidistas han encendido la flama de nuestras apagadas discrepancias e incubado los gérmenes de nuestra propia destrucción; importa más trabajar por el qué dirán y los empoderamiento político-partidista que por el bienestar de los sudcalifornianos; que festejen y aplaudan la forma facciosa y criminal como recortan presupuestos, cercenan programas sociales, eliminan y crean nuevos impuestos, ningunean leyes, cancelan proyectos de infraestructura diversa etc., duele, pero duele más que existan sudcalifornianos –o apátridas– que lo festejen.

En buena medida este estado ya se jodió como se jodió el país, la gobernanza va a ser un tema no solo complicado sino difícil para seguir trabajando y aspirando por mejores estadios de desarrollo y bienestar, ya nada será igual como reza el tango de Libertad Lamarque; hay una franja importante de sudcalifornianos –podríamos decir que mayoritaria en términos de votar– que creen que este país es de corruptos, saqueadores, cuatreros, sinvergüenzas, imbéciles, mala paga, etc., sin detenerse a ver que no solo es el pasado lo que nos duele sino también el presente, un presente incierto, violento, mediocre, pusilánime y sin luz; el viejo régimen ya se fue como se fue el pasado, hoy estamos de frente al futuro y el futuro es lo que debe importarnos porque éste pertenece a las nuevas generaciones.

Poco antes de su muerte sostuve una plática con Braulio Maldonado Sandez, ex gobernador de BC, mi bisabuela lo había conocido de chico y eso permitió entrevistarme con él en 1989, a través de un salvoconducto familiar logre platicar con él por un interés meramente personal más que periodístico, recuerdo que me recibió sentando en una vieja poltrona de madera rústica, con asiento y respaldo de vaqueta; me platico del Gral. Agustín Olachea Avilés con quien mantenía fuertes diferencias, y la forma cómo se hacía política en San José del Cabo en los años veinte y treinta del siglo pasado, se remitió a los dos partidos que existían en ese entonces; el Huarache y el Mocasín, los más pobres y humildes se identificaban con el Huarache y los ricos y pudientes con el Mocasín, pero aún con sus diferencias ambos, el Huarache y el Mocasín, abogaban por el bien del entonces Distrito sur de la Baja California, dejando sus diferencias de lado; hoy guardada la proporción histórica, unos abogan por que le vaya bien al estado y otros, los más, para que nos vaya mal a todos. ¡Qué tal!

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a victoroctaviobcs@hotmail.com

2 comentarios en “ABCdario

  1. Yul Saigon

    Hasta que escribiste algo bueno y acertado ; bién vale la pena de reflexiónarlo e invitar a quienes les interese este estado que nos dió la oportunidad de ser gente de bién

  2. ciudadanoconciente

    buena reflexión de lo que está pasando actualmente en el Estado, lamentablemente parece que hay quienes prefieren que nos vaya mal a todos…no quieren tener beneficios y/ventajas simplemente no quieren que las tenga nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s