Del Tintero


TIEMPOS PEQUEÑOS EN BAJA CALIFORNIA SUR

  • Dos proyectos: Neoliberal y de Regeneración nacional
  • Urge mesa de conciliación y acuerdos: Todos por Sudcalifornia

Por: Armando León Lezama

 

Gobiernos, legisladores y políticos del Estado de Baja California Sur, es necesario, hagan un alto en su camino.

Basta de auto aplausos.

Deben reconocer su pequeñez. Entender, que solos, cada uno por su camino, gobiernos, legisladores y políticos, ni avanzan a favor de los habitantes de la joven entidad integrada al pacto federal mexicano, ni tampoco trascienden.

Se quedan en la ambición de grupos, en el personalismo. Transformando el erario público en una temporada de trabajo pequeño, para la foto, la nota publicitaria. Cierto, en algunos casos, no paran todo el día; pero no basta en los gobiernos, legisladores y políticos, que sean como los burros: Puro trabaje y trabaje.

Se quiere de ellos, líderes que trasciendan. O impulsores de líderes.

Por lo general, se quedan, en malos administradores y endeudando al pueblo sudcaliforniano, sin consultarlos, sin mediar diálogo.

La geografía sud peninsular, es plena de riquezas minerales, de testimonios rupestres de la prehistoria. Es desierto y oasis. Tiene historia e identidad que se va desdibujando año tras año.

Es el Estado 30 de la república mexicana, lugar donde nacen atardeceres. Con costas, mares y playas hermosas, que hasta a las ballenas les gustan.

En contraparte, existe un crecimiento poblacional, que vuela al millón y contando ya en 2019, los 810 mil habitantes.

A más de cuatro décadas de su arranque como entidad libre y soberana, gobiernos, legisladores y políticos, han fracasado o hecho demasiado poco por la entidad sudcaliforniana y sus habitantes. Sudcalifornia va a la deriva.

Quizá se agobian por el mucho trabajo que dicen tener a diario; pero la verdad, es que trabajar mucho no es la meta de ser gobierno, legislador o político; más bien sería trascender para bien, en vez de pasar a la historia como personajes de arena que tras dejar su cargo, se desmoronan.

Es urgente y necesario, que quienes ejercen gobiernitos municipales, poder ejecutivo estatal, poder legislativo, partidos políticos, e incluso, aquellos que aspiran, ser relevo tras el proceso estatal 2020 – 2021, dejen sus protagonismos enfermizos, para establecer una mesa de conciliación y acuerdos sobre la construcción de una agenda común a beneficio de todos los habitantes del Estado de Baja California Sur.

Sobre todo, ahora que pesa sobre el Estado sudcaliforniano, la puesta en marcha de dos proyectos opuestos: El neoliberal y de Regeneración Nacional.

Sin embargo, hay que encontrar el punto de equilibrio para que no siga yéndose la entidad sudcaliforniana y sus habitantes, por el camino de la desintegración social y los males de las grandes ciudades, como ya está sucediendo, principalmente en los municipios de Los Cabos y La Paz.

Cierto, que en lo macro, a decir por indicadores formales, parece que vamos bien.

Pero no podemos presumir de nuestras ciudades y zona rural, la contaminación ambiental que domina: Basura, basura y más basura.

Es necesario, de manera auténtica, encausar a nuestra población, a los saberes productivos que se requieren en el presente y futuro, en los sectores convenientes: Turismo, servicios, industrial, minero, agropecuario, educativo,…

En lo micro social, hay incertidumbre, desorden, ausencia de identidad, explosión demográfica, y muchos males que provienen de la ausencia de diálogo sin cortapisas entre gobiernos, legisladores y políticos con la población.

La prensa, no arrea causas sociales, ni las atiende. Son, junto con las redes sociales, embarradores de tinta e imagen, que lo que difunden, confunde, o no llega al fondo del asunto, ni les da seguimiento. Estamos en orfandad en materia de comunicación entre pueblo y gobierno. En el caso de la radio: Aventadores de palabras al aire.

Por ello, insisto, entiendan la importancia de establecer una mesa de todas las voces, permanente, vinculatoria, formal, capaz de lograr acuerdos satisfactorios, para todos los habitantes sin distingos. Se trata hacer de la vida social, cultura de la democracia participativa.

Los habitantes de Baja California Sur, debemos aprovechar autonomía y soberanía estatal para lograr armonía entre los distintos grupos políticos que se disputan los cargos de los poderes públicos, gobiernitos municipales y partidos políticos.

No debe continuar, un pasar del tiempo, que deje perdida la oportunidad de dar nuestros propios pasos como habitantes soberanos de la media península, junto con sus gobiernos, legisladores y políticos.

Dejen de jalar el mantel del poder, y mejor pónganlo, en la mesa de conciliación y acuerdos que debe instalarse a la de ya.

La república a la que pertenecemos, merece, la atención de la cosa pública, por parte de la soberanía popular.

Repartamos culpas por no empezar antes, la correcta planeación de las políticas públicas de largo plazo, imperecederas, trascendentes, que den fortaleza a la población de la geografía mexicana, llamada constitucionalmente: Estado de Baja California Sur.

Más, empecemos ya, en concordia y civilidad, la gran mesa permanente, para dibujar, planear, proyectar y hacer realidad, una agenda pública, favorable para todos y cada uno de los habitantes de Sudcalifornia, no en despensas y otras dádivas, sino poniéndole las patas que sean necesarias a la mesa permanente, vinculatoria y formal, capaz de lograr acuerdos satisfactorios, para todos los habitantes sin distingos.

Una mesa, que se vaya ampliando y mejorando, con la academia, investigación, especialización en saberes de profesionistas, científicos; así como voces venidas de cualquier lugar de la entidad, de todas las edades, oficios, artes,…

Se trata de hacer de la vida social, cultura de la democracia participativa.

Gobiernos, legisladores y políticos, no abusen más de la democracia representativa. No se crean dueños de nada. Dejen de hacer del erario, fábrica de ricos para unos cuantos.

Mejor trasciendan. La mejor manera para hacerlo es escuchar. Dejar el nombre propio, solamente para deslindarse de lo que no conviene a su ética, valores y principios.

Pero a la hora de mandar; háganlo obedeciendo lo que surja de la mesa de conciliación y acuerdos.

Las mesas, se deben multiplicar en sus entornos. Con el gabinete, asesores, personal a su cargo, militancia. Para subir a la mesa mayor: Donde el habitante sudcaliforniano, tiene voz y hace historia. Nos conviene a todos. Porque en cabeza de pocos; no está funcionando ni gobierno, legisladores y políticos. Somos Estado joven con males viejos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s