ABCdario


Por Víctor Octavio García

¡Qué tiempos aquellos!

* José Amador, el “cuervo”, el huertero

Si volviera a vivir está vida viviría la misma vida; he hecho lo que me gusta hacer y lo disfruto por encima de las regañadas en casa y las reprimendas de mis cachorros, de mi “pequeño demonio” y Christian, que siempre me advierten de peligros y de pasos en falso; mi infancia trascurrió como la de cualquier chamaco de rancho, donde a falta de comodidades sobraba el ingenio y las travesuras.

Allá por 1963-64, recién ingresado a primaria aprendiendo a “bailar el trompo en la uña”, –dicho con el que arengó el final de algunas de mis notas–, decidí darme mis escapadas para ir a robar frutas en las huertas a la par con el juego de las canicas, la rayuela y el trompo; en ese tiempo Caduaño (mi tierra) era un vergel; huertas con árboles frutales, siembras y agua en abundancia (ojos de agua) ¡Qué tiempos aquellos!; a finales de mayo cuando comenzaban a “pintar” los mangos era una costumbre muy arraigada entre nosotros (chamacos) ir a la “ringlera” de los Ojeda a “apedrear” las matas de mango para tumbar los mangos que comenzaban a “pintar”; los Ojeda que era una de las familias acomodadas tenían a José Amador, mejor conocido como José el “cuervo” de huertero; un señor entrado en edad, alto, delgado, correoso, sordo –como yo– con mala vista, de tez muy morena (de ahí el sobrenombre de José el “cuervo”) y muy celoso con sus patrones (lambiscón), e implacable cuando nos “agarraba” tumbando mangos y no era para menos, para tumbar un mango que comenzaba a “pintar” tumbábamos cientos de mangos verdes.

La vagancia normalmente la pasábamos en las huertas entre los cañaverales o en el ojo de agua cazando palomas pitahayeras con las que mi mamá nos preparaba en caldo con arroz y papas, o fritas con ajo y orégano, para mí era un manjar que aún disfruto de vez en cuando (cada vez que “tumbábamos” una paloma con tiradores (resorteras) gritábamos, a la veeeeeerga jajajajaja) y “robar” aguacates a finales de septiembre y principios de octubre; a diferencias de tumbar mangos, robar aguacates exigía destreza, valentía y agilidad; había que subirse a las matas, matas muy altas de aguacates criollos (pescuezones), y eso aumentaba los riesgos de que José el “cuervo”, nos sorprendiera encaramados en las matas; robar mangos daba la oportunidad de correr cuando divisábamos que venía el huertero escondernos detrás de las matas de mango o en los sembradíos, pero encaramados en las matas de aguacate había que enfrentarlo con todo y su furia; al huertero más que miedo le teníamos pavor sin que fuera un hombre malo, simplemente cuidaba los intereses de sus patrones.

Los Ojeda vivían en la parte alta de una ladera, al pie de un cerro, desde donde dominaban toda la huerta; tenían un corredor grande techado con palma donde se sentaba la matriarca, doña Leonor Montaño Vda. de Ojeda, siempre divisando hacía la huerta; en ese tiempo debe de haber andado peinando cerca de los cien años, una señora menudita, de facciones delicadas, baja de estatura y de mirada bondadosa (después me enteré, leyendo numerosos libros de historia, que es una de las fundadoras del apellido Montaño en BCS); la “ringlera” como su nombre lo indica, era una ringlera de centenarias matas mango criollos sembrados a un lado de la “sequía” (acequia) por donde corría el agua proveniente de una pila que era abastecida por un ojo de agua; cerca de la pila del agua donde había unos enormes “cirguelos” (ciruelos) amarillos y colorados, tenían sembrada caña cuya “zafra” furtiva (ilegal) corría por nuestra cuenta; recuerdo que Carlos “peco” Castro, primo hermano mío, era muy “lamido” de caña y sumamente miedoso, era mayor que yo como cinco o seis años, criado por mi abuela; siempre hacía mancuerna con él para ir a robar caña, aguacates o mangos, cuando íbamos a robar caña –nunca no más de dos cañas– se llevaba una hachita que tenía mi nana con la que “machucaba” la carne seca (machaca); llegábamos al cañaveral, volteaba para todos los lados como los aprendices de espía, le pegaba un hachazo a la caña y corría despavorido, le valía madre dejarme en medio del cañaveral o cortarme una caña; él iba por lo de él, ya después de mucho rogarle me daba un pedazo de caña (siempre la punta de la caña donde los brotes están más seguidos o apeñuscados).

Diez años más tarde, en 1974, Fernando uno de mis hermanos menores, fue sorprendido encaramado en una mata robando aguacates; en ese tiempo reinaba el “Cálate León”, líder agrario muy mentado en esa época, que había “emancipado” confrontando a los ejidatarios contra los “pequeños propietarios”; esas productivas huertas no tenían “papeles” (aunque alegaban tener títulos de Benito Juárez, como sucede en la mayoría de los ranchos de BCS) eran simples concesiones o posesiones que habían pasado de mano en mano, de generación en generación entre la familia, así que ante la más mínima insinuación de restregarles en la cara que no tenían papales resultaba prácticamente una condena; un deslinde entre los que tenían y los que no teníamos nada; de ahí que cuando sorprenden a mi hermano (Fernando) encaramado en una mata de aguacates y le grita uno de los dueños de la huerta desde el tronco de la mata, “bájate sinvergüenza, lamido, esos aguacates no son tuyos” a lo que sin el menor rubor le respondió; “meeeee, si vas a chingar, a ver, primero enséñame los papeles”; obviamente no se bajó de la mata hasta que el dueño de la huerta se enfadó y se fue; a partir de este “incidente” le fuimos perdiendo el miedo a José el “cuervo”, y la costumbre de robar fruta se desbordó de suerte que hasta la gente grande iba a robar fruta a las huertas “que no tenían papeles” –que en realidad eran todas las huertas– jajajajajaja.

De esto hace más de cincuenta años y Caduaño ya no es el mismo, quiérase o no perdió ese provincial encanto que disfrute en mis años mozos; las huertas se secaron, la mayoría de los ejidatarios han vendido sus derechos ejidales convirtiendo mi tierra en un territorio de gente desconocida, ajena a nuestra idiosincrasia, identidad, pertenencias y costumbres, el agua se la vendieron a otros arribistas (fuereños) que lucra con un balneario mientras el pueblito padece de sed, no siembran nada ni siquiera cilantro para los caldos, la gente vieja que conocí y traté la gran mayoría ya murió, los jóvenes no los conozco y tienen otras costumbres y otra forma de ver la vida; varios ojos de agua que existían –siete– se han secado, ya nadie come caldo de palomas pitahayeras con arroz y papas, el molino de caña (trapiche) hace más de veinticinco años que dejo de moler caña, los cañaverales ya o existen. ¡Pobre tierra mía!, se fue a pique creyendo a pie juntillas en el cambio y en las cuentas de vidrio perifoneada por izquierdistas que en 1972 fundaron la cuna de las izquierdas en BCS en Caduaño, y con ello la perdida de muchos valores que por años nos nutrieron de identidad, pertenencia y orgullo de haber nacido en esta bendita tierra. ¡Pobre tierra mía!. ¡Qué tal!

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a ABCdario_@hotmail.com

SOBRE EL CABRESTO
En estos momentos las comisiones unidades responsables de elaborar el dictamen de la Ley de Movilidad para el Estado se encuentran en un intenso periodo de análisis y mejora de los temas trascendentes para la conformación de este ordenamiento legal, dio a conocer la Diputada Milena Quiroga Romero. La también Presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política de la XV Legislatura , aseguró que durante estos meses en el Congreso del Estado se ha logrado una real inclusión de los diversos sectores sociales y de servicios, quienes formarán parte importante de la toma de decisiones en este tema de gran relevancia y urgente para la sociedad sudcaliforniana. Quiroga Romero se refirió a la ciudadanía y el respaldo que han mostrado en esta etapa de la elaboración de la Ley, asegurando que “hoy más que nunca los ciudadanos se han sumado al proceso de elaboración de esta norma y han sido escuchados por las distintas comisiones dictaminadoras que trabajan en la elaboración del documento de lo que será la Ley de Movilidad para la entidad”……..“Somos aliados en las coincidencias ya que nos interesa lo mismo, los ciudadanos de Los Cabos” aseguró la alcaldesa del H. XIII Ayuntamiento de Los Cabos Armida Castro Guzmán al reunirse con el sector empresarial y el gobernador del estado Carlos Mendoza Davis, a quien reconoció el trabajo coordinado por el bienestar de las familias cabeñas. Castro Guzmán, destacó la importancia de trabajar todos de la mano, unidos por un mismo fin que se llama Los Cabos, al afirmar que la Administración Municipal que representa se suma al esfuerzo de empresarios, siendo empáticos para que el desarrollo equilibrado continúe, mismo que se ha dado gracias a la insistencia, esfuerzo y persistencia de los empresarios con el respaldo de los Gobiernos. “Queremos ser parte de las coincidencias y de la solución, invitarlos a que nos ayuden ya que el desarrollo ha traído consigo un rezago social del cual nosotros como Ayuntamiento tenemos que ser conscientes y buscar las soluciones en coordinación con los tres niveles de Gobierno” puntualizó la presidente municipal. En este sentido, se pronunció como aliados y colaboradores ante los integrantes del Consejo Coordinador de Los Cabos, al enfatizar en que cada uno tiene responsabilidades puntuales en estas mesas de trabajo, tareas distintas pero enfocadas a un mismo fin; un crecimiento responsable y ordenado contando con el apoyo del H. Cabildo de Los Cabos…….Un total de 40 reconocimientos fueron entregados a emprendedores por haber participado en el curso “Empresas Familiares”, la Secretaría de Turismo, Economía y Sustentabilidad, la Fundación para el Desarrollo Económico y Social (FUNDES Latinoamérica) y el H. XIII Ayuntamiento de Los Cabos, realizaron la capacitación gratuita para adquirir las herramientas necesarias para hacer crecer su empresa. Al respecto, el delegado de Cabo San Lucas Óscar Leggs Castro expresó que estas capacitaciones se hacen a través de las coordinaciones delegacionales de la Dirección General de Fomento Económico y Turismo, así como la Dirección Municipal de Vinculación Empresarial, siendo conferencias que se realizan través de internet por parte de FUNDES, la cual en esta ocasión se llevó a cabo el curso “Empresas Familiares” en la sala de juntas del inmueble delegacional.…….Salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s