Del Tintero


QUINTO ANIVERSARIO DEL FRENTE CIUDADANO POR EL AGUA Y LA VIDA

Por: Armando León Lezama

Se puede vivir feliz, tras el deber cumplido, en la oportunidad de servir al pueblo sudcaliforniano, en la circunstancia y el presente que hace historia, en contra de la apropiación, extracción y explotación de oro en la zona rural de la ciudad de La Paz. Al pie de La sierra de La Laguna, pulmón y nicho de agua dulce, de la región sur.

El saqueo de oro, practicado por generaciones a tras de los presentes habitantes de Sudcalifornia, tiene en su agenda actual, nuevas formas de extracción y grandes capitales para invertir en la apropiación, explotación y comercialización del preciado mineral.

En 2014, por la tarde del día 10 de abril, en un auditorio ubicado en el área del centro cultural Jesús Castro Agúndez, de la capital del Estado de Baja California Sur, reunidos más de un centenar de asistentes, acordamos, en pleno uso de facultades y con derechos políticos salvos para ejercer el derecho de organización y hacer valer, los derechos de manifestación, de audiencia, de petición, de mandato ciudadano, y los que diera lugar en la defensa del agua y la vida.

El pilar del surgido frente ciudadano, es, y será: ¡No, a la minería tóxica!

Al quinto aniversario del frente ciudadano, en pro de impedir la instalación de empresas de gran calado para el saqueo del oro de las entrañas de la tierra sudcaliforniana, bueno es, centren los que asumen protagonismo y asistencia permanente, del liderazgo de voz y membrete del frente ciudadano, sus baterías hacia el Poder Legislativo de nuestra entidad.

Abran paso a los especialistas del derecho y la función legislativa, bajo el mandato de trabajar obedeciendo.

La ley será el arma jurídica, constitucional y legítima, para legar a las descendencias de habitantes, un rigor legal, que impida tarde que temprano, un saqueo atroz, que desmerece naturaleza, flora y fauna, e incluso, vida humana.

Ya se formó cultura. Ya es tema de todas las bocas el ¡no a la minería tóxica!

Ocupamos que no se pierda esa llama de fertilidad social, a favor de un movimiento del pueblo, que merece tomar en cuenta a todos y cada uno de los habitantes del Estado de Baja California Sur, como protagonistas de un revés al gran capital, a empresas forasteras dañosas del patrimonio geográfico de nuestra península.

El ¡No a la minería tóxica! Se escuchó lejos del territorio nacional y muy arriba de las esferas de los poderes públicos y privados.

El ¡No a la minería tóxica! de los sudcalifornianos, hizo tronar a Enrique Peña Nieto y su PRI.

El ¡No a la minería tóxica! de los paceños, le amargó la tarde de fiesta a AMLO como electo presidente de los Estados Unidos Mexicanos, en su visita triunfal.

Pero no basta el movimiento, si no hacemos ley. Urge con calma, que se elabore en la ley y leyes secundarias que haya lugar, la armonía que debe prevalecer entre los habitantes de la media península, la naturaleza y el ambiente.

No parar el movimiento; pero avanzar con la ley en mano.

Porque hay que repetirlo, no es nada más el agua; también es la vida, que implica armonía con nuestro entorno en todo momento y en todo lugar.

No es un romanticismo; es la cruda realidad. ¡No a la minería tóxica!; pero tampoco nosotros seamos tóxicos al ambiente y por consiguiente al agua.

No tirar basura donde quiera, te lo agradecerá el agua.

Mexicanos sudcalifornianos, felicidades a todos y cada uno de los habitantes de Baja California Sur, por cinco años de permanente lucha en la defensa del patrimonio geográfico de y para nuestros descendientes.

El frente ciudadano en defensa del agua y la vida, no tiene dueño, es en sí mismo parte de cada uno de los firmantes, expresivos, manifestantes, declarantes, representantes de los membretes y no membretes de organizaciones ciudadanas unidas en un movimiento del pueblo sudcaliforniano.

Solo se excluyen los moradores colindantes a las posibles minas, porque aunque son primeros en derechos, son abandonados por gobiernos e ignorados por el movimiento en sus necesidades laborales, familiares, personales.

Mis disculpas a ellos. Pido al gobierno federal, estatal y municipal, no se hagan majes y den opciones reales y viables a las familias que las minas les proveerían trabajo y mejor bienestar, que el abandono en que se encuentran. Si no hay minas; que ellos no sean ignorados.

En el día del aniversario de fallecimiento de Emiliano Zapata, el caudillo del sur, que luchó para hacer valer la frase: La tierra es para quien la trabaja. Señores sentados en las sillas de los poderes públicos, no se olviden de los de abajo.

De los de arriba, esos empresarios que quieren poner minas submarinas o en cualquier parte de la geografía sudcalifornana, nos encargamos el pueblo de la hermosa y paradisiaca Baja California Sur.

¡Viva el movimiento de defensa del agua y la vida!

¡Viva el pueblo sudcaliforniano que no se deja!

¡Vivan los mexicanos!

¡Viva México!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s