Del Tintero


LA PAZ, CIUDAD AL ABANDONO: GOBIERNOS MUNICIPALES DE PASO

Por: Armando León Lezama

Ojala que los gobiernos mandaran obedeciendo. No es así.

Se apropian de lo que no es suyo. }

Por tradición del régimen priísta, “herederos del poder”, tras la revolución fallida de 1910 de los mexicanos oprimidos y marginados por la dictadura de Porfirio Díaz, el poder público es la fábrica de ricos de los políticos, legisladores y gobiernos.

Los PAN que surgieron como oposición al PRI, al llegar al ejercicio del poder ejecutivo de México en el 2000, no estuvieron a la altura de miras de esos miles y miles de mexicanos en la miseria y pobreza, en lo rural y lo urbano.

El PRI, controlaba, contra su voluntad a miles de obreros y campesinos, a través de un sistema corporativo: CTM, CROC,… Además de la dádiva y el fraude electoral.

La gota que derramó el vaso de 30 millones de votos efectivos en la elección presidencial del 1 de julio de 2018, además de un efecto cíclico cada cien años en los mexicanos – 1810, 1910, 2018 – fue un nuevo intento desde abajo, para volcar un tren de vida fastuoso de quienes deberían de ser los defensores del pueblo: Políticos, legisladores y gobiernos.

El dinero transforma a quienes no tienen principios, arraigo a los sentimientos de los mexicanos; entonces, ideales no importan, las mayorías no importan y el dinero del erario público, pasa a formar parte de las arcas de políticos, legisladores y gobiernos.

El sueño de más 30 millones de habitantes de México, en intensión profunda, es que todo vaya mejor para los muchos que están en miseria y pobreza; que vaya bien para cada familia de quien voto por AMLO, aunque parezca que votaron por MORENA.

Esa insurgencia que se manifiesta cada cien años en los mexicanos, que ya no pudo ser contenida más en lo que va del siglo XXI, solo comenzó y la historia de lo que ocurra se está escribiendo por nosotros, la generación mexicana de la primer revuelta electoral contra el neoliberalismo en el presente milenio.

AMLO va de paso y puede servir de encauzamiento a un movimiento mayor de los mexicanos. Durante, su terquedad por llegar a la presidencia de México, el pueblo generó el movimiento político – cultural, anti fraude electoral.

Preguntas necesarias a contestar por los mexicanos son, ¿queremos un México sin identidad?, ¿seguir como un país peón de Estados Unidos de norte américa?, ¿ser vulnerados en nuestra opción política económica como en Brasil, o con intromisión de voces extranjeras como en Venezuela?

La temporada AMLO sirva para sacudir conciencias, para que la población se organice en el campo y la ciudad, por si misma. Porque los políticos, legisladores y gobiernos no esperemos que cambien por decreto.

Por ello hay que exigir, ya que no están acostumbrados a obedecer, a políticos, legisladores y gobiernos que impulsen hacer cultura vigente en nuestra carta magna, con todo y su reglamentación, del plebiscito, referéndum, revocación de mandato, derecho de petición, derecho de audiencia, iniciativa de ley ciudadana, consulta ciudadana y fortaleciendo la figura de candidaturas independientes. Así mismo, hacer eco vigente en todos los Estados de la república mexicana de ésta misma condición.

Ojala que tengan el candado de la mayoría ciudadana del padrón electoral para no eliminarlas en los gobiernos por venir.

Ya aterrizando en la ciudad de La Paz, capital del Estado de Baja California Sur, con gobierno MORENISTA en su ayuntamiento, con un presidente municipal que no tiene plan a largo plazo, ni se inserta en el proyecto alternativo de nación, que va a la deriva, llevado por la corriente neoliberal, que es la influencia mundial del orden económico de muchos de los gobiernos que desoyen a su pueblo y empequeñecen ante el reto gigante de sacar a su pueblo de las manos del opresor, como Moisés en Egipto con los hebreos.
De ese tamaño es la tarea del gobernante que mande obedeciendo principios, valores, ideales; no hacerlo, es ir en sentido contrario.

Hasta el momento, después de su paso de territorio a Estado libre y soberano, los gobiernos municipales del ayuntamiento paceño, van de paso, como autoridades de arena, que se desvanecen antes de terminar su gestión, que no dejan huella imperecedera.

El recién llegado a la silla del poder municipal paceño para el trienio 2018 – 2021, va trabajando sobre las rodillas, va deslumbrado de su logro circunstancial.

No trabaja en torno a un gabinete con voz y voto, más bien con un poder unipersonal, ocurrente, bien intencionado tal vez, pero que no basta para hacer permanecer la algarabía general de los votantes, ni llenar las expectativas de la población; más bien queda en la misma esfera de sus antecesores, que no le permite bien escuchar para mandar obedeciendo.

Es entonces que las cosas no van bien en la ciudad de La Paz, donde solo se administra; pero no se consensa lo que se va a hacer, ni se da pertenencia a la población, quien vive en sus temas y dramas de todos los días: transporte público de tercera; excremento de perros por doquier; basura, basura, basura; carestía de la vida; pérdida de poder adquisitivo; ausencia de líder municipal.

No basta ser presidente municipal.

Los nuevos gobiernos, lanzan las convocatorias a extremo públicas de cada cargo que no pasa por el visto bueno del sindicato. No debe ganar nada más, el grupo en torno a un candidato ganador. Mi pariente, mi compadre, mi familia, mis conocidos, el recomendado…

No habla; más bien escucha y apunta, para obedecer al campesino, obrero, empleado, vecino, ciudadano, estudiante, ama de casa, infancia…

Porque no es posible que no exista un memorial de las audiencias públicas de manera formal y se tenga que improvisar un número aproximado a la hora de la pregunta, ¿cuántas van?

Denota que no son bien valorados los solicitantes de audiencias, que se escucha como un rey a sus soberanos, que la vida institucional que obliga a dejar asentado cada acto de gobierno, no se ejecuta.

Nos urge al menos, saber, que podemos lograr en tres años, que sea de tamaño histórico de parte del mandato del presidente municipal paceño en turno. Y digo, si deja cultura auténtica de limpieza en la ciudad, estará usted en la galería de los que trascienden.

No se trata de levantar más basura en los hogares; más bien de generar el ciclo virtuoso de la basura. Que deje de ser contaminación de todo lugar en el mar, las playas, los asentamientos humanos, ferias, eventos públicos, actos políticos electorales o de gobierno, carreteras, montes, cerros.

Si como presidente municipal, le gana su grupo de gobierno la batalla a la basura, como foco de contaminación en la ciudad de La Paz, podrá soñar y realizar mejores cosas como gobernador, si acaso llega. Usted no fue contratado, recibió un mandato popular constitucional, para llevarnos a dónde queremos; pero empiece, limpiando bien la ciudad.

2 comentarios en “Del Tintero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s