Skip to content
Anuncios

Del Tintero


FRANCISCO JAVIER MONROY SÁNCHEZ

 

Entre lo electoral, la judicialización de la política y el prestigio social.
En medio de un remolino de expresiones de ¡no! a la minería tóxica, hay que recordar a un ciudadano que no sucumbió a la tentación del poder económico y en el hecho, facilitó la tarea de la sociedad civil durante su breve mandato, para que no pasara el acta de la sesión de cabildo que favorecía a la empresa minera de extracción de oro, a los documentos formales del ayuntamiento.

 

MAL QUERIDO DEL P.A.N.; BIEN QUERIDO POR EL PUEBLO.
“Sí entregué informe notariado”, afirma.

Por: Armando León Lezama

En el tema particular de la posible judicialización de la política, en la persona de Francisco Javier Monroy Sánchez, con tintes de golpeteo de fuerzas de poder político hacia sus opositores electorales, resultó ser un bumerang, que golpea a quien lanzó la acusación: La autoridad municipal.

Los documentos de acusación, no levantaron la ola azul de su denuncia, más allá de un delito no grave, que debe o puede, transformarse en absolución al paso del proceso legal, en el marco del viejo sistema de justicia penal.

La fianza cubierta con el depósito legal de un predio ubicado en la ciudad de La Paz, hace efectiva la frase popular, “los bienes están, para remediar los males”.

“El pueblo no tiene dinero en efectivo, y yo tampoco” expresaría el corredor de vehículos off road y expresidente del ayuntamiento del municipio de La Paz, capital del Estado de Baja California Sur, al conocer la cantidad de la fianza.

En la pequeña oficina donde se le leyó la acusación a Nacho Monroy, los testigos de cargo pasaron a testigos de descargo, las indagaciones de la investigación ministerial confirmaron que efectivamente se realizaban los trabajos de reparación mecánica de las unidades de motor que se entregaban a la proveedora del servicio. No hay empresa fantasma.

Se supo entonces que desde administraciones municipales anteriores, la proveedora del servicio operaba eficazmente y por tanto seguía dando la atención. En estricto, lo cobrado económicamente, fue por trabajo realizado, de cara a todos.

Y lo interesante, Nacho Monroy nunca es señalado por los testigos presentados por la parte acusadora. Si acaso, es el denunciante quien motiva un proceso penal en un intento de judicializar la política y a decir del presidente del actual ayuntamiento, “nada más para deslindar y aclarar”, lo que para ellos es irregular. Más el asesor jurídico municipal, parece tener tirria personal al caso, o línea política, por adoptar una postura inquisidora. Sobre todo al declarar a la prensa: “buscaremos más pruebas”. Seguramente porque las presentadas, se desvanecen.

Queda claro que no hay un intento de desfalcar a nadie. Simplemente resultó un proveedor que pudo cobrar su dinero. Como ya dije, hay testigos presentados por la parte acusadora que afirman, “llevábamos a arreglar las unidades y luego las regresaban reparadas”.

Incluso se etiquetó en delito NO grave. Y de haber sido otro el acusado, se le hubiera bajado la fianza y se hubiera ido.

Sin embargo, más valió prevenir que sufrir los embates de personajes de la política. Tomando en cuenta que el acusador es el gobierno municipal con filiación en el partido acción nacional – P.A.N. – y el señalado, Nacho Monroy, de las filas del partido revolucionario institucional – P.R.I. –.

EL ANTECEDENTE
El mal querido del P.A.N. resultó ser Francisco Javier Monroy Sánchez al llegar al ayuntamiento la administración 2015 – 2018, que hoy encabeza y maneja el dinero del municipio paceño. Lo desconocieron constitucionalmente y se adjudicaron la auto toma de protesta del cargo, omitiendo el acto protocolario de sucesión.

La misma que intentó motivar escarnio en la persona de Francisco Javier Monroy Sánchez, sin lograrlo.

Ya que tanto fuera del CERESO, como dentro, el personaje tiene prestigio social. Reafirmó y crecieron sus bonos de amistad.

Monroy, “Run Run”, Monroy, “Run Run”, pasaba frente a Francisco, un muchacho en las horas que pasó recluido previo a la comparecencia y la fianza. Y al preguntarle, por qué decía eso, respondió: “Por la RAM, por las carreras”, “no te enojes a pá”.

Efectivamente, como corredor de carreras of road, Francisco, tiene aficionados que lo estiman y el eco de éstas correrías le han ganado simpatías que han conformado, prestigio social.

No es un desconocido. Es uno entre nosotros en la ciudad de La Paz, conocido como hombre de trabajo, priísta, corredor histórico de of road, o por acciones altruistas que practican como familia de manera silenciosa.

Familia muy singular, al formar lazos de convivencia más allá del hogar. Fue de hecho, muy de película, ver a su familia acompañándolo en las oficinas del Ayuntamiento paceño, apoyándolo en su ejercicio de presidente municipal suplente con responsabilidad durante poco menos de seis meses. No estorbando, si sumándose a servir y ser útiles a Francisco y la población en general.

Por cierto, la bulla y la crítica de la opinión pública fue de señalamiento para Esthela de Jesús Ponce Beltrán, de quien se presume por el actual ayuntamiento paceño, “hay cuentas pendientes” y en consecuencia ha presentado una lluvia de denuncias por mucho dinero en juego.

En este juego de acusaciones, que pasan de serias a chiste del pueblo, pueden volver a repetirse si la nueva administración 2018 – 2021, es del P.R.I., de MORENA o de BCS coherente.

Como en los trabajos de carpintería u otros oficios, el que llega descalifica el trabajo de su antecesor. Así se las gastan en la política también.

SU PASO POR EL AYUNTAMIENTO COMO SUPLENTE
Ni feria ni que feriar le dejaron sus antecesores – Esthela de Jesús Ponce Beltrán, quien al parecer no fue omisa al tema Monroy, tras su presentación a la autoridad, e hizo llamadas pertinentes para tal caso – y Fausto Álvarez Gámez, encargado de despacho tras la figura de primer regidor.

Sin embargo, afrontó la encomienda constitucional que no le permitieron terminar en las últimas siete horas del último día de su ejercicio de mando municipal y dijo al llegar: “Ánimo palomilla” al grupo de trabajo del ayuntamiento y procedió a atender su responsabilidad.

Lo mismo se le vio vencer al líder sindical, Francisco Frías Osuna, acostumbrado a vivir de sus gestiones, como hasta la fecha lo hace de manera particular, quien entorpecía las funciones del ayuntamiento, insistiendo de manera prepotente, beneficios para sus representados, sacando del cajón de lo guardado, tiempo atrás, una solicitud de renuncia. Le tomó la palabra y lo sacó de la jugada.

Tomó el toro por los cuernos en la huelga de trabajadores. Algo insólito, no rehuyó presentarse ante la asamblea establecida y les habló cara a cara con sinceridad. “Hay voluntad para atenderles y trabajo de gestión. Voy a México y regreso. Pero no le fallen al pueblo”.

Ese día anduvo Francisco Javier por la mañana, manejando un camión recolector de basura, en equipo con funcionarios y su gente de confianza. Se les vio por toda la ciudad de La Paz. Por mutuo propio, trabajadores sindicalizados, regresaron a trabajar. Entendieron que Monroy, al salir y dar la cara, era uno de ellos.

Lo insólito de Monroy Sánchez, entonces, presidente municipal del Ayuntamiento de La Paz, fue “romper” la costumbre de los gobernantes locales de no dar la cara a los movimientos sociales ni laborales, sean de casa o de fuera. Mandan a los terceros en mando, colocan policías e invitan a una comisión.

Seis meses no son nada a la hora de gobernar. Sin embargo, Francisco Monroy Sánchez, logró que el pueblo sudcaliforniano y paceño en particular, le colocara la corona de buen presidente municipal.

No fue una aspiración, más bien fue el efecto de no llegar a transar al pueblo. Fue así que pasó la prueba de fuego: No aprobó trabajos de minería tóxica. Junto a dos extraordinarios regidores que pasaron a la historia, como amigos del pueblo:

Un político común sucumbiría a un cañonazo millonario. Monroy se mordió los labios y el corazón decidió: Dijo no. Se miró al futuro por muchos años en la ciudad de La Paz, alrededor de su familia que son un tesoro más grande.

No es que revelara nada el corredor de of road. Simplemente hay hechos que hablan por sí mismos.

Hizo pública su postura negativa a la minería tóxica y permitió que defensores ambientales, permanecieran en las áreas estratégicas por donde pudiera entrar o salir algún documento.

Subió a la tarima junto a diputados y diputadas locales y asumió liderazgo en contra de dañar el agua de consumo humano en tierras paceñas.

Su prestigio social aumentó y cimentó nuevas amabilidades, la tarde que no lo dejaron entrar a sus oficinas a terminar su mandato constitucional en uno de los edificios del ayuntamiento de La Paz.

Los agentes de policía que le impidieron el paso, lo desconocieron por órdenes de arriba, dijeron. Y mostraron el rostro rudo y serio, cuando horas antes eran pura amabilidad para con el presidente saliente.

Dentro, los nuevos funcionarios le decían en lo cortito a los presentes del pueblo paceño, “no va a ver informe del saliente, será la primer vez que no se haga”. “Le están fallando al pueblo”, remataban su expresión.

Involuntariamente el gobernador abrió un espacio que permitió a Monroy y sus acompañantes llegar a la puerta principal. Dijo el mandatario: “Déjenme ver qué pasa”, entró y los dejó esperando.

Mientras se daba la espera, empezaron de ambos lados de la puerta a forcejar, unos para abrir y policías para no abrir. Monroy tenía que entrar para leer y entregar su informe.

Alguien de dentro gritó: “Que entren el presidente y los regidores nada más”. Fuera quedaron familiares, ambientalistas y la prensa, acompañantes de Monroy.

En su aún oficina Monroy, más como invitado incómodo, que como apoderado de ella, fue recibido por el presidente entrante y el gobernador actual. Hicieron faramalla de recibir el informe de Francisco y su cabildo venido a menos porque la mayoría de regidores andaban escondidos por miedo a la población que les reclamaba firmar y aprobar trabajos a favor de la minería tóxica – extracción de oro –.

Luego les señalaron la salida. No fueron incorporados a la sesión protocolaria obligada de sucesión. Pero la audacia de Monroy y acompañantes impidió se dijera ante la concurrencia que esperaba el acto constitucional: “LES FALLÓ EL PRI, LES FALLÓ MONROY”. Se desvaneció la conjura.

Monroy y los dos regidores dejaban atrás la misión cumplida. Notarios de Monroy y funcionarios completaron la entrega de la administración 2011 – 2015, y particularmente, el breve período del suplente de presidente municipal.

De manera que SÍ se entregó informe y con ello se desmiente la versión del actual presidente municipal, Armando Martínez Vega, de que no hubo informe del PRI. Tan así, que él propio edil firmó el documento de entrega y recepción.

Monroy, por confianzudo y gente de bien, les prestó sus oficinas al entrante gobierno para ser cortés y los llegados de inmediato cambiaron las chapas, pintaron de azul y blanco y aventaron a un rincón las pertenencias de Francisco Javier, incluida una estatuilla de aproximadamente 70 centímetros de la virgen de Guadalupe.

No solo eso, Francisco Monroy Sánchez, también les apoyó con cuatro vehículos de motor al gobierno entrante con todo y gasolina por espacio de dos meses previos a la toma de protesta. Acción que fue respondida por los panistas de manera malagradecida, de acuerdo a lo ya contado.

Anuncios

colectivopericu Ver todo

Blog de denuncia ciudadana en Baja California Sur.

One response to “Del Tintero Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s